Cumbre franco-alemana muestra divergencias y puntos comunes

El presidente francés Francois Hollande insiste en la necesidad del crecimiento para fortalecer el empleo y el equilibrio financiero, y Ángela Merkel se mantiene aferrada al rigor presupuestario como método para enfrentar la crisis

Autor:

Juventud Rebelde

La primera cumbre entre el presidente francés, Francois Hollande, y la canciller federal alemana, Ángela Merkel, mostró las diferencias para enfrentar la crisis de la deuda, aunque ambos coincidieron en mantener a Grecia dentro de la Eurozona, informa PL.

Diversos analistas destacaron hoy los resultados de la reunión, celebrada en Berlín pocas horas después de la investidura de Hollande como nuevo gobernante del país galo.

El encuentro suscitó expectativa por la visión distinta de ambos gobernantes para resolver los problemas de las finanzas públicas en la zona euro y también por la grave situación política y económica de Grecia, donde fracasaron los intentos de formar un nuevo gobierno.

Laurent Fabius, prestigioso economista francés, señaló que el propósito de la reunión fue lograr un acercamiento inicial y no hacer una negociación formal sobre estos temas, los cuales serán abordados en otras citas.

No obstante las divergencias están claras, dijo, pues Hollande insiste en la necesidad del crecimiento para fortalecer el empleo y el equilibrio financiero, y Merkel se mantiene aferrada al rigor presupuestario como método para enfrentar la crisis.

Al finalizar la entrevista los dos mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa y en ella el presidente francés aseguró que sin crecimiento su país será incapaz de cumplir sus objetivos de reducir la deuda y el déficit fiscal.

Merkel insistió en la aplicación de las políticas de austeridad contenidas en el acuerdo intergubernamental firmado en marzo pasado por 25 de los 27 países de la Unión Europea.

A pesar de sus reticencias, agregó Fabius, la canciller federal debe comprender finalmente que si toda Europa está mal, Alemania también sufrirá las consecuencias.

Por su parte, la analista Catherine Chatignoux destacó que la posibilidad de convencer a Alemania sobre la necesidad de un pacto de crecimiento está justamente en la mala coyuntura económica del bloque continental.

Si bien Merkel se opone radicalmente a cambiar el papel del Banco Central Europeo y la emisión de eurobonos para financiar el desarrollo, existen otras alternativas, como la creación de la Tasa Tobin y el desbloqueo de los fondos de contingencia, dijo.

Mientras, los principales medios de comunicación destacan en su edición de este miércoles la voluntad expresada por ambos gobernantes de que Grecia permanezca dentro de la zona euro, así como de mantener el eje franco-alemán como motor de desarrollo europeo.

Hollande y Merkel se volverán a encontrar el próximo viernes en Camp David, Estados Unidos, durante una reunión del G-8 y el 23 de mayo en Bruselas, en ocasión de una cumbre informal de la Unión Europea convocada para analizar la situación actual.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.