El crecimiento también puede tener rostro humano

La economía latinoamericana disfrutará de otro buen año. La venezolana es sui géneris

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— La economía venezolana será en 2012 una de las más dinámicas del continente americano. Quizá la de más alta tasa. Ya el primer trimestre lo cerró con un alza del Producto Interno Bruto (PIB) de 5,6 por ciento.

Para el período abril-junio se pronostican cifras mayores, según sugirieron en conferencia de prensa, la víspera, el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes.

El propósito del Gobierno es escalar este año un cinco por ciento en el PIB. No obstante, y según el optimismo de quienes dirigen su economía, se desbordará el pronóstico.

El empuje de la producción mercantil entre enero y marzo parece confirmarlo. Logró situarse muy por encima de las previsiones de los organismos internacionales, incluida la CEPAL.

Sin embargo, tampoco es un comportamiento atípico para la zona. Latinoamérica tendrá un año económico en positivo, con diferencias más o menos abultadas entre unos y otros países.

El desempeño de la economía venezolana, empero, tiene un cariz sui géneris: se trata de un crecimiento con rostro humano. Seña de que se puede cuando hay voluntad política, compromiso social y un liderazgo radical, revolucionario.

Es un auge ajeno a los modelos neoliberales impuestos hoy en el mundo. Pues no es menos cierto que si en lo político el programa hegemónico de dominación capitalista ha sido bastante maniatado en Nuestra América, en la práctica macro el neoliberalismo sigue vigente en más de uno de sus postulados.

No importa que sea de manera «light». La bestia es dura.

No todos la han podido domar. Hugo Chávez, sí. Y no es elogio gratis, ni personalización. Es una realidad donde confluyen dos casualidades históricas (un liderazgo raigalmente revolucionario, y un país que dispone a tutiplén de una de las riquezas más demandadas hoy: el petróleo) y una causalidad.

Esta última, un pueblo que desde hace más de 23 años (1989, con el Caracazo), debido al fracaso del modelo burgués aplicado a partir de 1958, ha ido cambiando toda su simbología, ideario y cosmovisión, y que se ha radicalizado durante los 13 años de Revolución Bolivariana.

El petróleo es solo siembra

Venezuela es un país todavía amarrado al petróleo. Quiérase o no, es su primera locomotora. El abrupto descenso de sus índices en 2009 y 2010 —la etapa más dura de la presente crisis económica y financiera mundial, que impactó pronto en los precios de los combustibles— así lo demuestra.

Mas no son solo los excelentes precios de los combustibles en lo que va de año (según la experticia mundial seguirán al alza para lo que resta de 2012 y en 2013), el pívot del crecimiento. En este rubro, apenas se subió un 2,2 por ciento.

Quien en verdad arrastró por el camino del incremento a la economía local fue el sector Infraestructura, en especial la construcción, que creció casi 30 por ciento. Pero no estamos hablando del postulado neoliberal según el cual el Estado debe ser el financista —de empresas privadas— para el desarrollo de infraestructuras.

En este caso se trata, por ejemplo, de la Gran Misión Vivienda Venezuela: la construcción de casas dignas —amplias, confortables, bien equipadas, y a veces subsidiadas en alto por ciento o completamente— para los sectores populares.

En lo que va de año fueron terminadas más de 50 000, y desde el inicio del programa en 2011 hasta ayer jueves —es decir, en solo 13 meses— se concluyeron 200 000. Se dice fácil...

La construcción es así la segunda locomotora de este sistema productivo, y no solo se proyectará hacia la demanda interna, sino que también será base de exportación a futuro.

Por su concepto, es solo parte de un proyecto de país que incluye salud y educación gratis, protección a los sectores vulnerables, creación de puestos de trabajos de calidad, leyes que benefician a las clases trabajadoras, reducción de la inflación, crecimiento del consumo...

A 13 años de chavismo, se han invertido  en la esfera social más de 500 000 millones de dólares, lo cual ha permitido reducir la pobreza como en ningún otro lugar, colocarse entre las naciones con mejor distribución de la riqueza, y entre las primeras en la escala del llamado Índice de Felicidad...

Que Hugo Chávez disponga hoy de casi 70 por ciento de aprobación por su gestión, y que la preferencia para los comicios presidenciales del 7 de octubre lo favorezcan en casi 60 por ciento, no solo demuestra que se está ante un liderazgo carismático, sino que es el hombre que resume y representa la aspiración de los venezolanos: una nación con rostro humano.

Es decir, el socialismo verdadero .Y no lo digo yo, es lo que dice querer el Presidente y, al parecer, quienes tan ampliamente lo respaldan.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.