Israel confinará a miles de africanos en campos de concentración

La medida está avalada por una corte de Israel que autorizó la deportación de alrededor de 1 500 nacionales de Sudán del Sur, bajo el argumento de que sus vidas no corren peligro en el recién creado país

Autor:

Juventud Rebelde

TEL AVIV, junio 8.— El ministro israelí del Interior, Eli Yishai, afirmó este viernes que iniciará pronto el traslado de decenas de miles de inmigrantes ilegales africanos a centros de detención que denominó como una ciudad de tiendas de campaña.

Yishai, líder del partido ultraortodoxo Shass, señaló que la medida está avalada por una corte de Israel que autorizó la deportación de alrededor de 1 500 nacionales de Sudán del Sur, bajo el argumento de que sus vidas no corren peligro en el recién creado país, reportó PL.

En declaraciones a la radio pública, el titular afirmó que están en la mira 40 000 sudaneses y eritreos para que sean los próximos en ser trasladados de Tel Aviv, Eilat, y otras zonas de Israel a esa suerte de campos de concentración, que a algunos recordaron las prácticas nazis.

«Hay todavía unos 15 000 (inmigrantes) de Sudán (norte) y 35 000 de Eritrea, no estoy autorizado a expulsarlos en este momento», señaló el Ministro, quien de inmediato se mostró esperanzado en que se eliminen los obstáculos legales para deportarlos.

Los campamentos para indocumentados subsaharianos se están construyendo ahora y una ciudad de tiendas de campaña quedaría concluida en pocos meses, puntualizó Yishai, al precisar que las obras tienen un costo aproximado de 6,7 millones de dólares.

Agregó que un primer paso es acorralar y trasladar a los ilegales a un centro de detención que se edifica en el sur de Israel y, una vez concluido el campamento, se empezará a mover a los migrantes desde Tel Aviv y Eilat, en la costa del Mar Rojo.

Según Yishai, el Gobierno sionista está ofreciendo facilidades a los sin papeles preparados para marcharse de forma voluntaria, pero declinó precisar qué tipo de incentivos.

Ellos están próximos a ser expulsados, bien voluntariamente o contra su voluntad. Es una cantidad que amenaza la identidad judía (de Israel), añadió el dirigente ultrarreligioso.

Datos del Ministerio del Interior refieren que unos 60 000 inmigrantes africanos entraron ilegalmente a Israel, casi la totalidad de ellos sudaneses y eritreos entre los que hay refugiados que huyen de la persecución en sus naciones y otros en busca de mejoras económicas.

Yishai estimó que unos 6 000 ilegales podrían haber ingresado sin ser detectados a través de la frontera con el Sinaí de Egipto, a lo largo de cuyos 240 kilómetros Israel construye un muro alto y con sofisticado mecanismo tecnológico de seguridad.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.