Frenesí comercial de musulmanes anuncia cercanía de Ramadán

El ambiente del Ramadán, el mes de abstinencia que los musulmanes practican cada año en señal de veneración a Alah, ya se respira por doquier en Egipto, país que hace apenas una semana vio jurar lealtad al primer presidente civil e islamista de su historia

Autor:

Juventud Rebelde

El Cairo, 6 de julio._ Tiendas y supermercados adornados con telas de vivos colores y abarrotadas de fanous (lámparas alegóricas), dátiles y alimentos típicos, anuncian hoy la inminencia del Ramadán, aunque los egipcios, musulmanes o no, aseguran tener otras preocupaciones, dijo PL.

El ambiente del Ramadán, el mes de abstinencia que los musulmanes practican cada año en señal de sacrificio y veneración a Alah, ya se respira por doquier en esta nación, que hace apenas una semana vio jurar lealtad al primer presidente civil e islamista de su historia.

Sin embargo, la incertidumbre sobre quién encabezará el gobierno del presidente Mohamed Morsy y los nombres de los futuros ministros acaparan gran parte de las conversaciones de los egipcios, a la par de problemas cotidianos como el alto costo de la vida y el desempleo. Dado que el Ramadán involucra a todos e incide en todo, el Instituto de Investigaciones de Astronomía y Geofísica de Egipto confirmó que el mes sagrado comenzará el 20 de julio y finalizará el 19 de agosto, tomando en cuenta la evolución de la luna.

En base a esa predicción, esta vez coincidente con las de institutos y expertos religiosos en monitorear la luna en países árabes, el jefe del mencionado centro egipcio, Hatem Ouda, anunció que el Eid El-Fitr o Pequeño Bairam (tres días de banquetes) empezará el 21 de agosto.

Con frecuencia, eruditos islámicos y astrónomos no concuerdan en el día de inicio de esa festividad por apreciaciones muy subjetivas relacionadas con la ubicación geográfica y la posición de la luna.

Mientras, las tiendas de barrios y los grandes supermercados ya se engalanaron y colocaron en sitios atractivos a los clientes la variada mercadería típica del Ramadán, los devotos del Islam se las ingenian para asegurarse el poder adquisitivo indispensable.

Por su lado, jeques de mezquitas y otros líderes religiosos urgieron a los comerciantes a evitar explotar de modo abusivo el noveno mes del calendario lunar, y tomar en consideración las dificultades económicas por la que atraviesa la población.

El jefe del Consejo Supremo de las Cortes Islámicas, Youssef Adeis, pidió a las autoridades monitorear los precios en tiendas, sobre todo de alimentos que los musulmanes compran para celebrar cada noche el iftar (primera comida del día, tras el ayuno).

También es común en Egipto la compra de mucha ropa nueva, básicamente para niños, durante el Eid El-Fitr, a modo de estrenar en el período posterior al sacrificio.

A la par de los exorbitantes precios de la carne, dátiles, galletas y panes tradicionales, pastas, bebidas no alcohólicas y otros artículos, una gran preocupación de los musulmanes es su preparación física para soportar más de 12 horas de abstinencias.

Más allá del reto que significa para algunos limitarse de fumar y tener sexo, para la mayoría será extremadamente duro, sobre todo, estar tanto tiempo sin ingerir alimentos y líquidos en un período de temperaturas muy elevadas y en una zona donde no llueve.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.