Latinoamérica forzó retractación de amenaza británica contra Ecuador

La reacción de América Latina forzó al Reino Unido a retractarse de su amenaza de ingresar a la embajada de Ecuador en Londres para arrestar al periodista autraliano Julian Assange, asegura el analista estadounidense, Mark Weisbrot

Autor:

Prensa Latina

La reacción de América Latina forzó al Reino Unido a retractarse de su amenaza de ingresar a la embajada de Ecuador en Londres para arrestar a Julian Assange, opinó este lunes un experto estadounidense.

Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación en Economía Política de Estados Unidos, aludió al rechazo a esa posición de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Wieisbrot dijo al diario ecuatoriano El Telégrafo que esa comunicación británica, relativa a una eventual incursión en la legación diplomática, está fuera de las normas de una sociedad civilizada.

Sin embargo, el analista en temas internacionales opina que se requerirá del respaldo de la comunidad mundial para lograr el salvoconducto que permitirá a Assange viajar a Ecuador para acogerse al asilo concedido por esta nación.

«También creo que Ecuador tiene que acudir a la Corte Internacional de La Haya», valoró el también economista, quien ofreció en esta capital una conferencia magistral sobre el tema.

Afirmó que este país suramericano y todos los Estados independientes de la región tienen peso político para lograr esa autorización londinense.

Sin embargo, aseveró, lo que ocurre con el periodista australiano es un caso muy obvio de persecución porque no existen cargos criminales en su contra como para extraditarlo, ya que es reclamado para que rinda un interrogatorio en Suecia por presuntos delitos sexuales.

Weisbrot señaló que Assange puede ser entrevistado en la embajada ecuatoriana en Inglaterra, como ocurrió recientemente en Serbia con una persona sospechosa de asesinato.

«Nada más quieren entregar a Assange a Suecia porque Estados Unidos quiere extraditarlo», aseveró, y agregó que la actitud de Inglaterra hacia este país no tiene precedentes.

«Aun los nazis en los años 30 o 40 no invadían embajadas cuando allí había personas con calidad de refugiados», argumentó.

En cuanto al papel de WikiLeaks con la difusión de miles de cables comprometedores para Washington, expuso que eso lo han hecho los periódicos cada día, entre ellos el New York Times o El País, al publicar materiales clasificados, pero esa es su responsabilidad como periodistas.

«Es notorio que solo están persiguiendo a Assange e intentando ponerlo en la cárcel, y no podrían hacer lo mismo si en este caso fuera el New York Times el que hubiera conseguido y difundido esta información», comentó.

En su criterio, el gobierno de Estados Unidos quiere castigar a todos los involucrados en la diseminación de los documentos que los han avergonzado.

Además, dijo, está trabajando en colaboración con Suecia, Australia y Reino Unido para castigar en el menor tiempo posible a quienes diseminaron la información que ellos preferirían ocultar.

El experto consideró terrible la cobertura periodística en torno al tema Assange y, en el caso de Estados Unidos, explicó que en el área de la política extranjera, los temas no son tratados de la misma forma que los temas domésticos, donde sí hay debate.

Para el caso de América Latina no hay debate, sino que cada día la prensa repite lo mismo, es monolítica al tratar el asunto, reflexionó.

Respecto al conflicto actual, expuso que Reino Unido, Estados Unidos y Suecia no quieren dialogar con Ecuador, que sí intentó hacerlo para llegar a un acuerdo.

Refirió que la posición estándar en Reino Unido, de acuerdo con el derecho, es que al autorizar la extradición de esa persona tiene 45 días de libertad y después, en este caso, iría a Suecia, pero también tiene la potestad de negar ese derecho, obviar esa ley y dejar que extraditen a Assange inmediatamente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.