Ataques en Iraq dejan 40 muertos

Los atentados dinamiteros y ataques por desconocidos armados tuvieron como blanco a miembros de la comunidad islámica chiíta y a una exigua minoría turcomana

Autor:

Juventud Rebelde

BAGDAD, octubre 28.— La espiral salvaje de violencia que envolvió a Iraq este sábado causó 40 muertos, más del doble de los reportados, acorde con reportes oficiales difundidos este domingo.

Los atentados dinamiteros y ataques por desconocidos armados en esta capital y en localidades del norte tuvieron como blanco a miembros de la comunidad islámica chiíta y a una exigua minoría turcomana, los shabak, que profesan esa escuela de pensamiento musulmana, indicó PL.

Los ataques más mortíferos ocurrieron en dos distritos chiíta de esta capital en medio de las celebraciones de Eid el Adha, la fiesta del sacrificio que recuerda la sumisión de Ibrahim (Abraham para los cristianos y los judíos), al mandato divino de sacrificar a su hijo único, Ismail, detenido a última hora por la visita del Arcángel Gabriel, según la tradición musulmana.

En uno de ellos murieron tres peregrinos iraníes y dos iraquíes que se dirigían a una mezquita capitalina, lugar de peregrinación para los chiítas.

En Ciudad Sadr un vehículos cargado de explosivos estalló a la hora de mayor afluencia de transeúntes y mató a 12 personas; 27 quedaron heridas, algunas de gravedad, acorde con el reporte del Ministerio del Interior iraquí.

Otros 10 hombres y mujeres murieron poco después por un atentado similar en una estación de ómnibus del mismo distrito.

La secuencia prosiguió con una explosión en un espacio habilitado como lugar de juego para niños en el barrio de Bawiya, que causó otras ocho víctimas fatales, cuatro de ellas menores y 24 heridos y provocó críticas de la población por la ineficiencia de las medidas gubernamentales para detener a los autores.

En la ciudad norteña de Mosul, desconocidos armados irrumpieron en medio de la noche en residencias de miembros de la minoría shabak y tirotearon a los residentes, con saldo de casi una decena de muertos, cuatro de ellos mujeres y tres menores, según el recuento del Ministerio del Interior.

Acorde con los datos oficiales desde mayo pasado han muerto alrededor de un millar de personas por atentados dinamiteros y disparos de obuses contra barrios en los cuales habita la mayoría chiíta del país, a la que pertenece el primer ministro Nuri al Maliki, envuelto en una guerra por el poder con los miembros sunitas de su Gobierno.

Septiembre pasado está entre los meses más mortíferos en este país, cuya sociedad quedó fragmentada tras la invasión y ocupación militar estadounidense que derrocó al expresidente Saddam Hussein en 2003.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.