Victoria aplastante de la Revolución Bolivariana en elecciones regionales (+ Infografía)

Los socialistas se levantaron con las gobernaciones en 20 de los 23 estados del país. Pueblo venezolano dedica el triunfo al presidente Hugo Chávez

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.- Veinte de los 23 estados de la República Boliva-riana de Venezuela fueron ganados por los candidatos socialis-tas a las elecciones regionales de este 16 de diciembre.

Cinco de las ocho entidades gobernadas durante los últimos cuatro años por políticos de la derecha pasaron ahora a manos de las fuerzas revolucionarias. Apenas tres quedaron como consuelo para la reacción doméstica e internacional.

Es la primera vez que las gobernaturas son hegemónicamente dominadas por hombres y mujeres raigalmente comprometidos con el proyecto de la revolución socialista y su líder.

La victoria fue considerada como aplastante por el oficialista Comando de Campaña Carabobo. (Definitiva y matemáticamente así fue).

Las inmensas mayorías populares venezolanas están dedicando el triunfo al líder revolucionario Hugo Chávez.

En Caracas, el Distrito Capital, aunque no se celebraron elecciones —aquí se escogen alcaldes—, los acostumbrados cohetazos y fuegos artificiales no se hicieron esperar.

Aún al cierre de esta información continúan. Quizá duren toda la noche. (Es posible que no pueda dormir).

La Venezuela mayoritaria, la profunda, está celebrando.

Es una mezcla extraña de júbilo, pero también de rezos.

Los venezolanos son devotos, muy religiosos. Continúan acompañando con sus ritos —cristianos, originario-americanos, sincréticos— la pronta sanación del presidente Chávez.

Es como una transmisión de fuerza y ánimo.

Con el 94,82 por ciento de las actas escrutadas y transmitidas y una participación del 53,94 por ciento del electorado, el Consejo Nacional Electoral emitió el primer boletín de los comicios estaduales sobre las 9:30 de esta noche dominical.

Conocimos que la derecha venezolana solo logró repetir en Miranda, Lara y Amazonas, cuyos actuales gobernadores fueron reelegidos.

No obstante, aún no había una confirmación firme del sufragio en Amazonas y Bolívar, cuya extensión y geografía accidentada complican las comunicaciones en eventos de esta envergadura.

Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), calificó el acto de sufragio como una muestra de la solidez de la democracia participativa y protagónica de la que se dotaron los venezolanos.

Su base —recuerdo yo— está en la aprobación por referendo de la Constitución Bolivariana en diciembre de 1999, aquella nueva que surgió cuando el presidente Chávez, al tomar el cargo a inicios de ese año, juró sobre la vieja, desterrarla.

La nueva fue esa que dio inicio a lo que años después el presidente ecuatoriano Rafael Correa definiría que en Nuestra América no se estaba viendo una época de cambios; sino, un cambio de época.

Según los datos preliminares informados por el CNE, y confirmados por el Comando de Campaña Carabobo, estas elecciones, en sumatoria, fueron otra confirmación de la fuerza del chavismo.

Número a número, si se agruparan los porcientos de cada entidad, el voto socialista resultó abrumadoramente mayoritario.

Lo fue incluso a pesar de la alta abstención que caracteriza a estos eventos regionales. En los del 2008, el abstencionismo cifró el 48 por ciento. Ahora estará, al parecer, cuando se cierre el cómputo, cercano al 46 por ciento.

Empero, tal comportamiento —que parece costumbre, agravado por las fiestas navideñas, que son aquí sagradas: el asueto es rito en esta idiosincrasia— es contrario a la sumatoria que evento tras evento van sumando las elecciones presidenciales de los últimos 14 años, las que siempre gana Chávez.

(Solo el pasado 7 de octubre los comicios por el primer si-llón del Palacio de Miraflores superaron el 80 por ciento de asistencia. Se constituyó en la mayor concurrencia a las urnas en la historia de las elecciones democrático-burguesas en el continente americano donde votar no es obligatorio).

Los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganaron en Anzoátegui, Apure, Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Mérida, Monagas, Portuguesa, Sucre, Táchira, Trujillo, Vargas, Yaracuy, Zulia y Nueva Esparta.

Lo más probable es que también los socialistas hayan podido mantener en el poder regional en Bolívar al actual gobernador: a Francisco Rangel Gómez.

Debido a problemas de comunicación, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, informó en su primer boletín electoral que los datos de sufragio en ese Estado no mostraban una tendencia irreversible, aunque los datos computados ofrecían una ventaja de alrededor de un punto al candidato del PSUV.

Tras el parte preliminar del CNE, el jefe del Comandado de Campaña Carabobo (CCC) —el médico-psiquiatra Jorge Rodríguez, alcalde del municipio caraqueño Libertador—, confirmó que, a través de los mecanismos de conteo rápido y las actas en su poder, Francisco ganaba en Bolívar.

Afirmó que este era el regalo que desde hace días las fuerzas revolucionarias tenían reservado para el presidente Hugo Chávez, quien se recupera en La Habana de la compleja y dura intervención quirúrgica a la que debió acceder, como continuación de su tratamiento para enfrentar la tumoración maligna que se le detectó en Cuba en el verano de 2011.

El jefe del CCC resaltó el funcionamiento perfecto de la maquinaria de la Tolda Roja (PSUV y partidos aliados) para las elecciones regionales.

Señaló también que la aplastante victoria de este domingo 16 de diciembre fue una continuación del triunfo del presidente Chávez en las presidenciales del 7 de octubre, cuando superó por casi dos millones de votos al candidato de la ultraderecha local e internacional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.