Refuerza Francia su poderío militar en Mali

Canadá e Italia aprobaron el envío de apoyo logístico para la incursión belicista de París en ese país africano

Autor:

Juventud Rebelde

ROMA, enero 22.— El Parlamento italiano aprobó este martes el envío de apoyo logístico a Francia para la intervención en Malí, el cual incluye dos aviones de transporte C-130 y uno 767 para la provisión de combustible en vuelo, al tiempo que el ejército de Francia acelera el envío de tropas y equipos militares hacia esa nación norafricana, con el empleo de aviones estadounidenses que comenzaron a volar desde la base de Istres hacia el país africano.

En tanto, Canadá también anunció que prorrogará las operaciones de un avión de carga puesto al servicio de las tropas francesas para apoyar la intervención francesa en esa nación, realiza para el bajo el argumento de combatir grupos extremistas islámicos, dijo PL.

La ayuda prometida por Italia fue anunciada antes por el canciller, Giulio Terzi, y el ministro de Defensa, Giampaolo Di Paola. El primero apuntó ante la Comisión de Exteriores y Defensa del Parlamento italiano que Malí está atravesando una crisis de grandes proporciones que requiere un decidido apoyo de la comunidad internacional para que el país no se hunda.

Según precisó Di Paola, el envío es por un período de dos meses, extensible a tres, e incluirá entre 15 y 24 instructores, en el marco de la misión de la UE para entrenar al Ejército maliense.

En el caso de Roma, el apoyo es similar al expresado por naciones europeas como España, que dijo respaldar la acción de París, pero sin involucrarse con unidades militares, mientras el Reino Unido puso a disposición de Francia varios aviones de transporte.

Francia envió un contingente militar a Malí el 11 de enero bajo el pretexto humanitario y de la llamada lucha contra el terrorismo, acción que fue bien recibida por Estados Unidos, sus aliados europeos y los 15 miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El equipo militar galo tiene en Malí 2 150 militares pero se incrementa aceleradamente. Entre el lunes y martes partieron de la base de Istres cuatro aeronaves, dijo el portavoz del comando de Estados Unidos para África (Africom), Benjamin Benson. Washington también trabaja con París en temas de inteligencia y le proporciona informaciones recopiladas por sus drones y satélites.

Aunque al principio la operación contó con el respaldo de la mayoría de las fuerzas políticas de la nación francesa, once días después el aparente consenso comienza a debilitarse y representantes de diversas tendencias se interrogan sobre los objetivos de la decisión presidencial.

Los principales cuestionamientos aluden a la falta de preparación de esta operación, la posibilidad del estancamiento en un conflicto de larga duración o la transgresión de lo acordado al inicio por el Consejo de Seguridad de la ONU.

«Tengo la impresión de que nos comprometemos en reconquistar la totalidad de un país inmenso. Francia no podrá cumplir con esa tarea sola», declaró el ex primer ministro conservador Alain Juppé, de la Unión por un Movimiento Popular.

Mientras, el excandidato al Palacio del Elíseo y copresidente del Partido de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, censuró que se haya ordenado la intervención sin consultar antes al gobierno y al Parlamento. «Hay muchos puntos oscuros en este asunto», dijo Mélenchon.

Según cifras del organismo internacional, el conflicto en la nación africana ha provocado que más de 150 mil personas se refugien en países vecinos como Mauritania, Níger, Burkina Faso y Argelia, mientras otras 230 mil figuran como desplazados internos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.