Sorprende contraofensiva islámica a tropas francesas en Mali - Internacionales

Sorprende contraofensiva islámica a tropas francesas en Mali

Analistas comienzan a definir como operaciones guerrilleras las recientes acciones emprendidas por los insurgentes

Autor:

Juventud Rebelde

BAMAKO, febrero 12.–  Oficiales franceses, que luego de su intervención el 11 de enero último contra los islámicos hablaron de «combates cuerpo a cuerpo», admiten ahora una inusitada contraofensiva rebelde, caracterizada por escaramuzas callejeras, atentados suicidas, acciones comando y otras operaciones ejecutadas por milicias rigoristas musulmanas.

Estas acciones sorpresivas de resistencia contra las fuerzas conjuntas franco-malienses durante los últimos cinco días, colocan a Francia en un nuevo escenario de guerra, reporta Prensa Latina.

Las tropas interventoras se desconcertaron este lunes con un sorpresivo ataque comando en las calles de Gao por islámicos, que luego se atrincheraron en una comisaría y prefirieron inmolarse con explosivos antes de caer prisioneros.

Medios periodísticos y militares, comprendidos los franceses, se hacían eco en las últimas horas del cambio de rumbo de las acciones tras ataques rebeldes, que analistas comienzan a definir como operaciones guerrilleras.

Este tipo de lucha irregular puede neutralizar las tácticas y estrategias de guerra convencional aplicadas por las tropas conjuntas, o al menos desestabilizarlas y mantenerlas en permanente estado de vigilia y alerta, dijo una de las fuentes.

La dirección gala fue al parecer sorprendida al tener que enfrentar esas formas de resistencia en lugar del choque frontal en beneficio suyo calculado por sus militares, o del repliegue masivo con que las milicias rebeldes reaccionaron al principio.

El cambio en el terreno hizo a algunos especular que los grupos islámicos asumieron desde un principio la táctica de abandonar las ciudades y dejar pasar las tropas en ofensiva para luego hostigarlas, luego de enfriado el furor inicial de los invasores.

Pero, sea por razones casuales o planificadas, esa movida de los insurgentes les permitió tomar posiciones en terrenos estratégicos cerca de localidades como Gao, la mayor del país y una de las tres que los aliados afirman recuperaron, junto a Kidal y Tumbuctú.

El cambio de intensidad en la resistencia contra las tropas aliadas, integradas por efectivos africanos cuyo papel en el conflicto todavía es difícil de precisar, se agravó con el ingrediente de los atentados suicidas.

La primera de esas acciones con explosivos, consideradas inéditas en la historia de Mali, se produjo el viernes último con la inmolación de un kamikaze, mientras el segundo fue 24 horas después mediante el mismo método.

Otro elemento novedoso en las actuales reacciones de los radicales es el empleo de minas en las vías y áreas usadas por las tropas multinacionales, recurso también empleado ahora por primera vez en esta guerra iniciada por Francia.

Abu Walid Sahraui, portavoz del Movimiento para la Unidad y la Jihad en África Occidental (Mujao), acusó al ejército maliense de «dejar entrar a los enemigos del Islam» y aseguró que sus milicias «están en la ciudad y se quedarán en ella».

Francia, por su parte, sigue hablando de una pronta retirada de sus fuerzas del país, pero, curiosamente, esa propia complicación del ambiente bélico parece favorecer la permanencia de sus cuatro mil soldados, lo cual para muchos es su verdadero propósito.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.