Miles de belgas marchan en rechazo a recortes salariales - Internacionales

Miles de belgas marchan en rechazo a recortes salariales

Los griegos, contra la austeridad, se fueron a la huelga

Autor:

Juventud Rebelde

BRUSELAS/ATENAS, febrero 21.— Miles de manifestantes convocados por los sindicatos belgas ocuparon este viernes las calles de Bruselas para protestar contra los recortes salariales, mientras los griegos también cumplían una huelga general contra el Gobierno y las medidas de austeridad impuestas por la troika.

De acuerdo con los datos de la policía belga, cerca de 30 000 personas asistieron a la marcha en rechazo a la estrategia de austeridad promovida por el Gobierno. Se trata de la segunda protesta realizada en el país en el presente mes. Los organizadores cifraron en 40 000 los manifestantes, cuya movilización tiene como objetivo demostrar que esas políticas no son una solución a la crisis, según dijo Claude Rolin, secretario general de la Confederación de Secretarios Cristianos (CSC).

Rolin llamó a la titular belga de Empleo, Monica De Coninck, a convertirse en una verdadera ministra de Trabajo y no en una de desempleo, dijo Prensa Latina.

La huelga transcurrió sin que se registraran incidentes importantes y sin afectar el tráfico ferroviario y de los aeropuertos nacionales, pero interrumpió la red de transporte público de la capital.

Delegaciones sindicales belgas se reunieron esta jornada con los ministros de Finanzas, Steven Vanackere; de Pensiones, Alexander de Croo y con De Coninck, y sus peticiones fueron escuchadas pero sin recibir respuestas concretas.

El primer ministro belga, el socialista Elio Di Rupo, anunció durante una intervención en el Parlamento que la próxima semana retomará el diálogo con los representantes de la patronal y los sindicatos, reportó EFE.

Por otra parte, los griegos se echaron también a la calle una vez más durante una nueva huelga general, la primera de 2013, contra las medidas de austeridad y la política del Gobierno del conservador Antonis Samarás.

«¡Que se vayan todos: el Gobierno, el FMI y la troika! Con ellos no hay futuro para Grecia», denunció Mijalis, un profesor de 56 años desempleado desde hace dos que vive de la pensión de su mujer, Ada, de 60 años.

Con carteles contra las medidas de austeridad y coreando consignas contra el Gobierno, decenas de miles de personas —40 000, según la policía, y 200 000, de acuerdo con los sindicatos— pasaron por la céntrica Plaza de Syntagma, frente al Parlamento griego.

La huelga ha tenido un seguimiento masivo, según los sindicatos convocantes, GSEE y Adedy, que calcularon que alrededor de un 80 por ciento de los trabajadores se ha sumado a la convocatoria.

Al paro estaban convocados funcionarios, personal sanitario, abogados, ingenieros, profesores, empleados de banca y trabajadores de puertos y aeropuertos, entre otras profesiones, para «repeler las medidas antisociales, ineficaces y contrarias a los trabajadores de un Gobierno autoritario», según el manifiesto de los sindicatos, citado por EFE.

Los representantes de los trabajadores se quejan, además, de la extinción de facto de los convenios colectivos que engloban a 600 000 trabajadores, a causa de las medidas firmadas por el Gobierno con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), que llegará la próxima semana a Atenas para revisar el cumplimiento del programa de ajuste.

El desempleo se ha disparado en Grecia desde la intervención económica del país por parte de la terna y, conforme a los últimos datos del pasado noviembre, afecta ya al 27 por ciento de la población activa y a casi el 61 por ciento de los menores de 25 años.

En otras ciudades del país también hubo protestas y, por ejemplo, en las localidades de Larisa y Janiá los agricultores, que bloquean desde hace tres semanas las carreteras por el atraso en los pagos y la subida de impuestos, se unieron a los manifestantes.

En Iraklio, la mayor ciudad de la isla de Creta, se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y agentes antidisturbios, informaron medios locales.

Mientras, en Bulgaria, el Parlamento ratificó la dimisión en bloque del Gobierno del ya ex primer ministro Boiko Borisov, por 209 votos a favor y cinco en contra.

De esta forma se abre el proceso de formar un ejecutivo interino, un intento que, dicen los analistas, con toda seguridad fracasará y obligará a convocar a elecciones anticipadas, probablemente el 21 o el 28 de abril, y que debe realizar el presidente Rosen Plevneliev.

La renuncia de Borisov llegó tras una oleada de protestas ciudadanas cuya causa inmediata está en los altos precios de la electricidad, pero que reflejan el malestar acumulado por las estrategias de austeridad, el bajo poder adquisitivo, el alto desempleo y la ineficacia de la clase política en el país más pobre de la Unión Europea.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.