Oraciones por la paz, la fe y la unidad - Internacionales

Oraciones por la paz, la fe y la unidad

Es un momento de solidaridad de los que creen y no creen, que nos une con su familia, y también con aquellos que no compartieron sus ideas, manifestaron líderes religiosos en la Ceremonia de Estado con la que el pueblo venezolano y dignatarios y personalidades de 54 países rindieron honores al líder bolivariano Hugo Chávez

Autor:

Juventud Rebelde

«Nos hemos reunido para dar el hasta luego al amigo Chávez. Pudimos oir de sus labios que se aferraba a Cristo y a la vida, como deseo de vencer la enfermedad. De esa forma él se aferró a la vida sin fin. Es un momento de solidaridad de los que creen y no creen, que nos une con su familia y también con aquellos que no compartieron sus ideas», manifestó Monseñor Mario Moronta, Arzobispo de San Cristóbal, durante el oficio religioso que formó parte de la Ceremonia de Estado tributada este viernes al líder bolivariano Hugo Chávez por su pueblo y dignatarios y personalidades de 54 naciones.

Monseñor Mario Moronta agregó que las manifestaciones de tantos hombres y mujeres y líderes del mundo son muestras de aprecio que agradecemos. «A quienes oraron por él, les decimos que su oración no cayó en el vacío, sino que fructifica en el don de la vida eterna.

«En momentos como estos, además de la tristeza que embarga a familiares, amigos y seguidores; surgen interrogantes que alimentan nuestros sentimientos. Podemos encontrar una luz en la fe, que no es una actitud conformista, sino el valor de arriesgarse a creer en Dios, y abrir la mente y el corazón. Ambas actitudes conducen y orientan a la existencia humana. El Señor nos brinda un destino de libertad y salvación, que se alcanzan después de la muerte», dijo.

Dirigiéndose a Nicolás Maduro, vicepresidente Ejecutivo de Vnezuela, y a los presentes expresó que recibían un saludo solidario de la Iglesia Católica de Venezuela. «Encomendamos el alma de nuestro amigo Hugo chávez, nos sostiene la esperanza de que resucitará», concluyó.

El Pastor Alexis Romero, de la Guardia de Honor Presidencial, también participó del oficio religioso. Manifestó, en nombre de la Asamblea de Dios de Venezuela, de Iglesias Pentecostales, y de todas las iglesias que hacen vida en el país, sus condolencias. Dijo a los familiares y al pueblo que todos aquellos que crean «volveremos a ver Chávez. No habrá dolor, angustia, enfermedad, ni muerte; habrá vida eterna».

Por su parte, el reverendo norteamericano Jesse Jackson agradeció a la familia «por permitir compartir una oración en esta ocasión tan sagrada. No porque Hugo Chávez ha muerto, sino porque está vivo.

«La muerte es una certeza, la vida en cambio es incierta. Es por ello que una vida de servicio es tan importante. Rogamos al creador que el alma de Chávez encuentre la paz. La familia del presidente sufre, Venezuela llora hoy, pero que tengan la garantía de que no está sola».

El reverendo norteamericano llamó a salvar los puentes entre Estados Unidos y Venezuela y a dejar atrás la sombra de la muerte. «Vamos a perdonar y avanzar juntos. Somos vecinos, compartimos recursos naturales, combatimos las drogas, compartimos sueños, nos une la cultura, incluso la muerte de este líder. Lloramos porque perdimos mucho, pero mucho nos queda todavía para construir otra gran nación», finalizó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.