Estados Unidos apuesta por la violencia en Siria sin sutilezas

El nuevo secretario de Estado norteamericano,John Kerry, anunció que su país enviará alimentos y suministros médicos para el brazo armado de la oposición, algo que aunque se niega es el abastecimiento logístico y confirma la apuesta por la confrontación sobre el diálogo

Autor:

Juventud Rebelde

Estados Unidos apuesta por la violencia para solucionar la crisis en Siria y se aleja de las propuestas de diálogo realizadas por otros actores, según evidencian declaraciones de John Kerry en su primera gira por nueve naciones como jefe de la diplomacia de la Casa Blanca, informa PL.

El nuevo secretario de Estado anunció que su país enviará alimentos y suministros médicos para el brazo armado de la oposición, el denominado Ejército Libre Sirio (ELS), algo que aunque se niega es el abastecimiento logístico y confirma la apuesta por la confrontación sobre el diálogo propuesto por la nación levantina y que apoyan Rusia e Irán.

Los Estados Unidos también entrenan a un grupo selecto de los rebeldes sirios en Jordania, en virtud de un programa secreto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), dijeron funcionarios citados por el Times.

Muchos se preguntan si estos serán los participantes en los planes para asesinar al presidente Bashar al-Assad y al canciller Walid al-Moallen, denunciados recientemente por las autoridades de Damasco. Todo parece indicar que a su paso por Europa, el canciller estadounidense delimitó con sus colegas en Francia, Reino Unido y Alemania la participación de cada cual en los planes para derrocar a las actuales autoridades sirias y establecer en Damasco un gobierno que responda a sus intereses.

Si en un inicio se habló de una política "sutil" para la región, donde Siria, Irán y el problema palestino estarían en el centro, Kerry dejó claro que no hay ningún alejamiento de las posiciones de fuerza que su antecesora, Hillary Clinton, y los llamados halcones certificaron como vía para cambiar el orden en el país del Levante.

Desde hace meses aliados incondicionales facilitan armas de todo tipo a bandas armadas sirias, la mayoría integradas por terroristas vinculados a al-Qaeda.

Aunque hay preocupación en círculos occidentales y en Washington de que la ayuda, que muchos califican eufemísticamente de no letal, pueda ser desviada a grupos de extremistas islámicos, esa es la opción confirmada.

Desde hace meses otras naciones envían ayuda a los rebeldes. Reino Unido tiene previsto anunciar un paquete de asistencia militar "no letal", que podría incluir elementos como chalecos antibalas, vehículos y equipos de visión nocturna, según informes de los propios medios de prensa occidentales.

Arabia Saudita financia una gran compra de armas de infantería de Croacia y la canaliza a los grupos irregulares, aseguró The New York Times, lo que se une a los grandes arsenales provenientes de la incursión occidental en Libia, entre otras.

La oposición siria es capaz de manejar adecuadamente la ayuda militar que recibe, dijo Kerry en declaraciones citadas por el rotativo neoyorquino.

El exsenador habló en Riad, Arabia Saudita, de una «oposición moderada y legítima» a la que llegarían los pertrechos bélicos, algo visto como una reiteración del doble rasero de la política exterior de la Casa Blanca pudiera interpretarse como otra «sutileza» que el presidente Barack Obama asegure que no enviará armas a los rebeldes. No hace falta, ya que el ministro de Exteriores saudita ratificó en Riad que su país continuará prestando ese apoyo.

Según algunos expertos, en momentos en que la Casa Blanca centra su atención en una ambiciosa agenda doméstica, es de esperarse una política externa sin grandes iniciativas diplomáticas, pero Kerry parece dispuesto a presionar por dejar algún legado antes de abandonar la política en 2016.

En el propio discurso de investidura de Obama, el exterior estuvo relegado a un segundo plano para dar relevancia a asuntos como la crisis fiscal, el cambio climático, la inmigración o los derechos de los homosexuales.

No obstante en ese segundo plano y luego de su gira, Kerry aclaró que fortalecer los vínculos con Europa y tratar asuntos controversiales como la crisis en las relaciones con Israel y el problema palestino, el diferendo nuclear con Irán y la crisis en Siria, tendrán un destacado lugar en su agenda para los próximos meses.

Luego de un primer mandato en el cual la exsecretaria de Estado Hillary Clinton trató de enmendar los errores cometidos por la anterior administración republicana de George W. Bush, en especial la retirada de las guerras de Irak y de Afganistán, ahora el reto parece diferente.

Todo indica, y según la interpretación de Aaron David Miller, analista del Wilson Center, en un artículo en la revista Foreign Policy, que Obama insistirá en salir de las guerras y asegurarse de que no se implica en ninguna nueva pero de ahí a abandonar los planes del Gran Medio Oriente hay un gran trecho.

Aunque se habla de más sutileza en la política exterior, es difícil, sin embargo que la Casa Blanca se aleje de los problemas del Medio Oriente, la crisis en los países islámicos de África, y es poco probable que Obama presione en la búsqueda de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Está por verse si luego de su gira de estreno, Kerry abre caminos para estabilizar las relaciones con la región y asegurarse un mejor diálogo a fin de solucionar la presunta amenaza nuclear que Washington e Israel ven en Teherán,  señalan medios de prensa, ya que hasta ahora todo apunta a la confrontación.

Obama y Kerry planean viajar a Israel, los territorios palestinos y Jordania para escuchar ideas, algo que en Washington no es costumbre. En cuanto a Irán, cuyo programa nuclear es una preocupación importante para Arabia Saudita y otros países del golfo Pérsico, el jefe de los diplomáticos estadounidenses repitió el estribillo de la Casa Blanca, de que el tiempo se acaba para una solución diplomática. Ahora está claro que luego de su visita a Londres, con paradas en Alemania, Francia, Italia, Turquía, Egipto, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar, Kerry tratará de imponer la fuerza para buscar un legado de Obama en este campo.

Las crisis en Siria e Irán, y ayudar a negociar un nuevo pacto comercial con Europa, serán las asignaturas que ocuparán su atención, y según opinan comentaristas políticos, los interlocutores deben olvidarse de las sutilezas, a no ser que esa definición sirva como cortina de humo para ocultar la guerra encubierta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.