Llaman gobiernos latinoamericanos a evitar la confrontación

Varios países alertan de la necesidad de no exacerbar la tensión

Autor:

Juventud Rebelde

PYONGYANG, marzo 30.— Varios gobiernos latinoamericanos se pronunciaron a favor de evitar el aumento de las tensiones en la península coreana, donde desde el viernes la República Popular Democrática de Corea (RPDC) declaró el estado de guerra, en respuesta al traslado por parte de EE.UU. de dos bombarderos estratégicos B2 a la zona, con el objetivo de participar en maniobras conjuntas con Corea del Sur.

Según EFE, el Gobierno de Perú reiteró su permanente apego a los mecanismos de solución pacífica de controversias, mientras el presidente ecuatoriano Rafael Correa solicitó a Estados Unidos, Rusia y China —como parte del mecanismo negociador a seis bandas, del que también forma parte Japón— «no exacerbar la tensión» existente en la península coreana, apuntó ANSA.

«El Gobierno ecuatoriano deplora el deterioro de la situación entre Corea del Norte y del Sur y llama a la cordura el diálogo y la paz», escribió en su cuenta en Twitter el vicecanciller ecuatoriano Marco Albuja.

Por su parte, la Cancillería venezolana, en un comunicado oficial, aseguró que el Gobierno bolivariano «hace votos por la Paz en la península coreana y llama categóricamente a menguar las declaraciones y acciones militaristas, que podrían llevar a ambas naciones a un nuevo conflicto bélico».

El texto, citado por AFP, también expresó la «profunda preocupación» del Gobierno de Caracas «por la realización continua de ejercicios y pruebas militares, que solo contribuyen al incremento de las tensiones».

Mientras en su cuenta en Twitter, Nicolás Maduro, presidente encargado, escribió: «La Venezuela bolivariana se suma al clamor mundial de evitar la guerra, solo con un mundo de Respeto y Paz podremos Vivir en Humanidad».

Por su parte, Corea del Sur restó importancia a la declaración del «estado de guerra» por parte de la RPDC, mientras que Ria Novosti apuntó que Washington declaró se toma «en serio» el anuncio de Pyongyang y mantiene contacto permanente con su aliado Corea del Sur.

Pyongyang indicó que el traslado de los mencionados bombarderos para las maniobras militares conjuntas con Seúl no solo se trata de «una demostración de fuerza, sino de una declaración del propósito de Washington de provocar a toda costa una guerra nuclear en la península coreana».

No obstante, EE.UU. «aplicaba obstinadamente un curso hostil con relación a Pyongyang», señaló un comunicado de la RPDC, citado por ITAR-TASS. Como resultado, el pueblo y el Ejército norcoreanos «decidieron responder a las provocaciones norteamericano-sudcoreanas, incluyendo las maniobras de envergadura, con medidas militares», asegura el texto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.