La mesa está servida - Internacionales

La mesa está servida

Misión de Unasur reitera calidad del sistema electoral venezolano. Llama a respetar los resultados que emita el árbitro comicial. Partidos de la Revolución ratifican que respetarán al ganador del domingo, sea quien sea. Autoridades desmantelan planes desestabilizadores

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— El jefe de la misión de acompañamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para los comicios presidenciales en Venezuela de este domingo, Carlos «Chacho» Álvarez, se mostró esperanzado de que los resultados que emita el Consejo Nacional Electoral (CNE) se acojan por los siete candidatos, en especial por los dos principales aspirantes: el mandatario encargado Nicolás Maduro y el derechista Henrique Capriles Radonski.

En horas de la tarde de este viernes, Álvarez ofreció una conferencia de prensa en el elegante hotel Tamanaco, al oeste del Distrito Capital. Aquí se hospeda buena parte de los miembros de Unasur y demás personalidades internacionales que trabajarán en estas elecciones, además de colegas extranjeros que han dispuesto sus set de televisión en sus jardines.

«Es muy importante que los dos principales candidatos que confrontan reconozcan el resultado que emane del CNE», señaló el político argentino a los reporteros nacionales y foráneos acreditados para el evento de mañana 14 de abril.

«Chacho» Álvarez ratificó la calidad del sistema electoral venezolano, sus garantías, la preservación del secreto del voto y la inviolabilidad del soporte tecnológico.

En su criterio, hay un «gran antagonismo político en Venezuela, y lo que garantiza que ese nivel de polarización, de antagonismo y de confrontación se canalice pacíficamente, es tener un árbitro confiable, un CNE creíble, confiable y transparente, que garantice el voto y los resultados».

Sobre las denuncias de irregularidades técnicas en la actual contienda, en especial la referida a que un informático del  Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) había obtenido una clave de acceso al sistema que no podía tener, señaló que eso había preocupado a la misión de Unasur.

«Chequeamos con nuestros técnicos informáticos, y nos dijeron que eso no tenía ninguna significación». No obstante, explicó, para nosotros era muy importante la opinión de los especialistas de la oposición, y tras mantener con ellos varias reuniones, estos aseguraron que el sistema electoral venezolano es invulnerable, refirió Álvarez.

Para estas elecciones se anunció la presencia de más de 150 acompañantes internacionales, entre expertos en procesos electorales, parlamentarios y políticos de América, Asia, África y Europa.

Según anunció esta semana el secretario ejecutivo de la OEA, José Miguel Insulza, recibió una invitación de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, para participar en los comicios. El dirigente de la vieja organización continental será representado por el ex gobernador estadounidense Bill Richardson.

Gran polo patriótico aceptará resultados

Los miembros del Gran Polo Patriótico (GPP), el conglomerado de partidos de la Revolución Bolivariana, se comprometieron a  aceptar los resultados electorales de mañana domingo, sea quien fuere el que se levante con la silla del Palacio de Miraflores.

Blanca Eekhout, coordinadora nacional de la instancia, ofreció declaraciones a la prensa en la mañana del viernes, en la sede del Consejo Nacional Electoral.

Junto a dirigentes de los partidos del GPP, Eekhout firmó el Acuerdo de Compromiso por la Democracia elaborado por el árbitro para garantizar el respeto a los resultados que se canten.

Antes de entrar al recinto del CNE, Eekhout dijo a los reporteros allí apostados desde temprano: «Estamos transformando la historia política, no de nuestro país sino del mundo, de la humanidad. Vamos para 17 procesos electorales en 14 años. Es una prueba de democracia, de participación protagónica».

Además del PSUV, rubricaron el acuerdo dirigentes de los partidos Patria Para Todos (PPT), Partido Comunista de Venezuela (PCV), Independientes por la Comunidad Nacional (IPCN), Podemos, Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), Redes, Unión Patriótica Venezolana (UPV), Tupamaros, Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), Corrientes Revolucionarias Venezolanas (CRV) y Nuevo Camino Revolucionario (NCR).

«Todos asumimos el deber de comprometernos con el respeto al pueblo venezolano, a la voluntad del soberano y reconocimiento de las instituciones», señaló Eekhout.

Agregó que el pueblo venezolano ha de respaldar «el reconocimiento a los resultados electorales. Tenemos un CNE que es una referencia para el mundo, de transparencia, eficacia, efectividad, de que puede ser auditado en todos los niveles, y que es reconocido por la inmediatez en que da los resultados».

Listos los centros de votación

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, emitió ayer un boletín de prensa donde informó que ya estaba instalada la totalidad de las mesas de votación que se emplearán mañana.

En estos comicios sobrevenidos se usará el mismo padrón electoral de las presidenciales del pasado 7 de octubre, donde están inscriptos 18 854 935 venezolanos. Se abrirán 13 638 centros de votación, con 39 018 mesas electorales.

Los centros de votación comenzarán a trabajar a las 6:00 de la mañana y cerrarán a las 6:00 de la tarde (hora local), siempre y cuando no queden personas en la cola, de lo contrario, clausurarán sesiones cuando lo haga el último de la fila.

El CNE dará un primer y único boletín cuando esté computada la mayoría de las mesas y el voto sea irreversible. Se espera que el anuncio del ganador se emita entre las 10:00 y las 11:00 de la noche de este domingo.

El sufragio será protegido por el Plan República, un despliegue constitucional establecido para elecciones y referendos. Se movilizarán 141 000 oficiales y tropas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Está previsto, además, la participación de unos 125 000 efectivos de orden interno.

La juramentación del presidente electo será el 19 de abril, día en que se celebra el comienzo de las luchas independentistas de Venezuela, en 1810.

El domingo pasado, cuando comenzó la veda de encuestas —las firmas ni los actores políticos ni los medios podían, a partir de ahí, dar a conocer nuevos resultados de esas investigaciones—, el Presidente Encargado aparecía como favorito, con una brecha de entre ocho y algo más de 20 puntos sobre el aspirante de la opositora Mesa de la Unidad Democrática.

En las últimas semanas, la derecha local ha reforzado su campaña para impulsar el voto. Por un lado, han continuado desacreditando al árbitro electoral, campaña que se ha basado en una supuesta tolerancia por el ente de un presunto ventajismo proselitista de las fuerzas progresistas; pero por el otro, han ratificado que el sistema tecnológico es invulnerable.

Aunque las encuestas daban el domingo al Presidente (E) como favorito —e incluso el director nacional de inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, señaló el jueves que «se espera que gane Maduro»—, la oposición va a estos comicios con un gran espíritu de triunfo.

Están confiados en las concentraciones que lograron en estas últimas semanas y en lo que ha sido, sin dudas, una bien orquestada campaña de su candidato, quien ha perfilado su imagen entre sus seguidores de la derecha, a lo largo del último año y medio.

Van —empero y, sobre todo— con la esperanza de que el pueblo quizá no acuda en masas a las urnas, bien porque Chávez ya no está o porque caigan presa del triunfalismo debido a las manifestaciones de apoyo que arroparon a Nicolás Maduro durante estos días, mucho mayores que las verificadas en la oposición.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.