Denuncia presidente Maduro gestación de un golpe de Estado en Venezuela - Internacionales

Denuncia presidente Maduro gestación de un golpe de Estado en Venezuela

Juramentará el 19 de abril ante el pueblo, al que convocó a multitudinaria manifestación

Autores:

Juana Carrasco Martín
Yailé Balloqui Bonzón

La oposición volvió a la locura, retrocedieron al 9 de abril de 2002, preparando el golpe, denunció Nicolás Maduro en su primera conferencia de prensa como Presidente electo, en la que detalló todos los actos de terrorismo y violencia que ha desatado la oposición que se niega a reconocer los resultados de la elección presidencial del 14 de abril.

El presidente Maduro responsabilizó al candidato derrotado, Henrique Capriles Radonski, gobernador de Miranda, y a Leopoldo López, alcalde de Chacao, a quien calificó como agente de Washington, golpista y violento, de estas acciones que están socavando la democracia y la paz venezolana.

Con un llamado permanente al pueblo chavista a no dejarse provocar y a mantener un clima de paz, Maduro anunció que se juramentará como Presidente el próximo 19 de abril ante el pueblo y los convocó a una gran movilización de la paz y el amor, que vuelva a llenar las avenidas de Caracas, y que después se iría a un desfile cívico-militar con unas fuerzas armadas bolivarianas que están emocionadas por dar demostración de la fuerza que tienen para defender la paz, la Constitución y la estabilidad del país.

Llamó también a la paz a los grupos que están empeñados en la violencia, de cuyas acciones en los barrios que corresponden a la administración de los dos opositores mencionados, citó los bloqueos del tránsito de los ciudadanos y de las gandolas (camiones rastras) para impedir el abastecimiento de la capital, la quema de cauchos o neumáticos. Maduro dijo que retiraba la Guardia Nacional Bolivariana, y responsabilizaba al alcalde y al gobernador de esos desmanes.

Subrayó que con ello quieren cambiar la voluntad popular y desconocer las instituciones, abrogarse el poder con la misma conducta del 11 y el 12 de abril de 2002, que quitó, dijo, el cuadro de Simón Bolívar del Palacio de Miraflores, y decir que no vale esta acta —en referencia al documento del Consejo Nacional Electoral que ha proclamado a Nicolás Maduro Moros como presidente de la República Bolivariana de Venezuela—, que no vale la voluntad popular y el poder electoral.

Aseveró que sabían que Leopoldo López ha contratado a grupos de motorizados para confundirlos con los motorizados que apoyan a la Revolución y han expresado su alegría por la victoria del pueblo.

Nicolás Maduro llamó a los grupos bolivarianos a ir al barrio a trabajar en el Movimiento por la paz y la vida, y agregó que estaba dispuesto a trabajar con la Constitución en la mano y con el Plan de Gobierno, la obra de Gobierno de Chávez, para lo que ya habían arrancado.

Maduro agradeció a los gobernantes del mundo que han saludado y reconocido las elecciones y la victoria del pueblo, una larga lista de países de todos los continentes cuyos mensajes calificó de expresiones del mundo entero que respetan y aprecian la democracia venezolana.

Explicó que en ninguna parte del mundo se hace una auditoría electoral del 100 por ciento como es el capricho de la burguesía, señalando que no se hizo en Estados Unidos cuando ganó George W. Bush con el 0,3 por ciento, o en México con el 0,4 por ciento, mientras que en Venezuela se audita el 54 por ciento, cuando un 10 por ciento sería una muestra suficiente para saber la confiabilidad de su sistema electoral. En Venezuela se hace la auditoría al 54 por ciento cada vez que hay elecciones y sale impecable.

Al respecto, señaló que ese es el mismo sistema electoral en que fue electo el candidato de la oposición como gobernador de Miranda y dos veces como alcalde de Baruta, pero cuando no gana entonces dice que no vale.

Tienen un plan para desestabilizar al país y creen que llegó el momento, y citó al dirigente de la burguesía amarilla, Julio Borges, diciendo que es el momento de la muerte de la revolución, palabra clave para llamar al golpe de Estado.

Maduro reiteró la denuncia sobre los saboteos al sistema eléctrico y al económico, iniciados antes de la campaña electoral, y que ahora continúan con expresiones de odio y de intolerancia.

Advirtió que aunque ellos creen que pueden desgastar a la revolución, esta va a crecer y le dan más  fuerza para luchar y defender la herencia del gigante.

Al responder a periodistas venezolanos y de medios de comunicación internacionales, fue leyendo comunicaciones que daban cuenta de acciones violentas contra instalaciones del PSUV, viviendas de gobernadores, y de familiares de autoridades bolivarianas, en Táchira, Anzoátegui, Barinas y Miranda, preguntando «¿Esta es la democracia que ellos quieren? ¿Esta es la Venezuela que ellos quieren?».

Reiteró que en estos días han sometido al país a una guerra eléctrica, económica y psicológica brutal y a pesar de ello la victoria popular fue limpia, legal y constitucional.

Ellos están rompiendo las reglas del juego de la democracia. Se están quitando la careta. Alertamos sobre esto. Aquí no va a haber golpe de Estado.

Nosotros trabajaremos correctamente con la sabiduría que nos caracteriza. Yo soy el presidente del pueblo, lo seré hasta el 2019 y voy a trabajar junto a ustedes. En la educación de sus hijos, en los programas de salud. Vamos a relanzar con fuerza todas las misiones. Vamos a reforzar todos los planes para la educación universitaria, el sistema de residencias universitarias. Creamos un equipo extraordinario de muchachos para este trabajo. Trabajaremos por los temas vitales, ya estamos trabajando, puntualizó el presidente electo Nicolás Maduro, quien dijo que es un mandato del Comandante Supremo refrendado por el mandato de la Patria.

Hay una revolución en el poder que ya tiene 14 años y que ha pasado de todo: sabotajes, golpes de Estado, etc. Hombres y mujeres curtidos en la lucha; cada uno de nosotros estamos forjados en la lucha, en las dificultades, dijo.

Llegó la hora de la vida de la Patria, del futuro de la Revolución. Como guerreros que somos de la paz. Nadie nos va a chantajear.

Tenemos el pueblo, las fuerzas armadas, instituciones sociales y un mundo que nos entiende, subrayó a la vez que llamaba a la paciencia, la serenidad, la confianza en el destino de la Patria, y a trabajar y doblegar el esfuerzo.

Si ellos convocan a una huelga general, nosotros convocamos al trabajo general, y convido a empresarios y comerciantes a incorporarse a ese trabajo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.