El chantaje de Estados Unidos a Siria

Al inicio de la crisis siria, hace dos años, la Secretaría de Defensa norteamericana chantajeó al Gobierno de Damasco proponiéndole ayuda a cambio de cortar sus vínculos con Irán. Washington no se detendrá. Tiene ambiciones geoestratégicas que buscará satisfacer

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Siria está pagando con sangre y muerte el precio de sus relaciones con Irán. La guerra contra el régimen de Bashar Al-Assad está diseñada para desterrar del Oriente Medio a un importante aliado de la nación persa. Con la destrucción de esta alianza, que incluye también al movimiento de resistencia libanés Hezbolah, Washington y sus socios de la región limpian el camino para concretar un viejo anhelo estadounidense: apoderarse de un enorme patio con suculentos pozos petroleros y de gas.

Este martes, trascendieron nuevas declaraciones que dan cuenta de lo sucio que juega Washington para alcanzar sus metas. Al inicio de la crisis siria, hace dos años, la Secretaría de Defensa norteamericana chantajeó al Gobierno de Damasco proponiéndole ayuda a cambio de cortar sus vínculos con Irán.

El embajador de Siria en Teherán, Adnan Mansour, reveló en una entrevista con el Ayatola Nasser Makarem Shirazi, que si su país aceptaba la petición estadounidense, la Casa Blanca les proporcionaría todo lo que quisieran, citó la agencia iraní Fars.

Pero Siria no se dejó extorsionar. Por eso, la tubería de terroristas apertrechados hasta los dientes y de armas, abierta desde varios puntos de la región; el boicot a las propuestas de diálogo nacional hechas por Bashar Al-Assad, porque una salida política a la crisis hasta el momento no satisface las ambiciones imperialistas; la guerra económica y las maniobras de aislamiento internacional.

Con mucha frecuencia, varios medios de comunicación reportan la inyección de grupos armados y terroristas en Siria, y en muchos de ellos se menciona a Estados Unidos, aunque la Casa Blanca y el Pentágono insisten en que su ayuda a las bandas que combaten contra las fuerzas leales a Al-Assad es «no letal».

El senador republicano por Kentucky, Rand Paul, aseguró que contrariamente a lo que dice Obama, su país sí está involucrado directamente en el envío de armas a los terroristas que operan en Siria. En una entrevista con CNN, reseñada por varios medios, Paul dijo que le preguntó a la antigua Secretaria de Estado, Hillary Clinton, sobre un envío de armas, desde Libia a través de Turquía, destinado a los «rebeldes» sirios. La Clinton no lo negó, y le dijo más: la operación, con el consentimiento de Washington, se hizo una semana antes de la muerte del embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens.

El político republicano asegura que Stevens, no solo supervisó el envío de armas, también reclutó a yihadistas que fueron «inyectados» en Siria.

Washington no se detendrá. Tiene grandes ambiciones geoestratégicas que buscará satisfacer. Y Siria no se subyugó; tendrán que destruirla. Así, el camino a Irán, la gran presa, estaría más expedito.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.