Cuba seguirá trabajando con fuerza por una sociedad cada vez más justa

Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores, presenta el Informe de la Isla al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos, previsto para el próximo 1 de mayo en Ginebra.

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

A pesar del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos hace más de 50 años, de las agresiones y la permanente política de descrédito con el objetivo de socavar los fundamentos de la Revolución, el Gobierno cubano ha defendido su voluntad política de garantizar el cumplimiento de los derechos humanos a todo su pueblo, como pocos países en el mundo, y seguirá trabajando con fuerza en cambios que resulten en una sociedad cada vez más justa, libre, independiente, participativa y democrática.

Así lo manifestó este martes Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores, en una videoconferencia que enlazó al Minrex con la Misión de Cuba ante Naciones Unidas en Ginebra —encabezada por Anayansi Rodríguez Camejo—, en ocasión de dar a conocer el informe que llevará Cuba al Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos, el próximo 1ro. de mayo.

Ante periodistas nacionales y extranjeros acreditados en La Habana, y de los reporteros presentes en la Misión cubana en Ginebra, Moreno destacó que si se revisa el caso cubano, se encuentran «diferencias abismales» con respecto a otras sociedades.

Ejemplificó que en nuestro país no se ha dado ni un solo caso de ejecución extrajudicial ni de desaparición forzada, ni la práctica de torturas.

En cambio, la Revolución ha garantizado el pleno cumplimiento de derechos humanos como el acceso gratuito a la educación, la salud, la cultura, el deporte, la alimentación; la protección de los niños, adultos mayores y discapacitados, la libertad religiosa, el  justo tratamiento a reclusos, la igualdad de géneros y el empoderamiento de la mujer, según el Informe distribuido a la prensa en La Habana.

Respecto al tratamiento de los reclusos, objeto de tantas manipulaciones en el sistema transnacional de medios, recordó que la prensa nacional y extranjera acreditada en Cuba ha tenido la oportunidad de comprobar el trato humano que reciben y cómo el sistema penitenciario cubano estimula la formación en oficios y profesional, para que estas personas puedan tener una inserción laboral al concluir su condena.

Además de estos puntos, el Viceministro se refirió al cumplimiento, en gran parte, de las metas establecidas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lo que es reconocido por organismos internacionales.

En cuanto a la religión, destacó el respeto de todas las creencias sin discriminación alguna y la libertad de culto. Sobre este último aspecto puntualizó que el Gobierno mantiene y consolida sus buenas relaciones con todos los credos e instituciones religiosas en la Isla.

Respecto a la educación, destacó que este ha sido uno de los pilares de la Revolución que ha garantizado este derecho con niveles de acceso gratuito a todos los niveles de la enseñanza.

«La Revolución Cubana se hizo para la protección y la defensa de los derechos humanos», manifestó Moreno.

Apuntó que en materia de educación Cuba es un caso único porque el Estado tiene como política que «no se quede un solo  joven sin estudiar» porque «ese es el futuro de la Patria».

Al respecto, el informe de nuestro país al EPU destaca que el Estado trabaja en «la reincorporación al trabajo y al estudio de jóvenes desvinculados de estos ámbitos, el mayor y mejor acceso a las tecnologías de la información, la formación de una cultura integral y el estímulo del hábito a la lectura».

Ejemplifica que en septiembre de 2011 «se adoptaron medidas que permitieron a 41 417 jóvenes adquirir tierras en usufructo para utilizarlas en la producción agrícola», cifra que representa el 26,1 por ciento de «los beneficiados por esta política».

En un intercambio con la prensa, Abelardo Moreno destacó que el bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos a Cuba constituye la principal violación de los derechos humanos de todo un pueblo, pues no existe una sola actividad económica, social, y de cualquier tipo, que no resulte afectada por esta política.

Reiteró que el bloqueo clasifica como acto de genocidio a la luz de los tratados internacionales en esa materia. ¿Qué violación más bárbara a los derechos humanos de un pueblo que el crimen de genocidio?, cuestionó.

Moreno aseguró que Cuba tiene el compromiso de seguir fortaleciendo su institucionalidad «con leyes políticas y programas de una clara naturaleza popular y participativa», e indicó que a partir de la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social de la Revolución, esa base normativa se ha ido ampliando paulatinamente por la vía de nuevos mecanismos como la entrega de tierras en usufructo, el trabajo por cuenta propia y la actualización de la política migratoria.

Aseguró que la Isla sigue enfrascada en el perfeccionamiento de la participación ciudadana y en que el pueblo siga disfrutando de los beneficios que la Revolución le ha otorgado.

Moreno también resaltó el interés del Gobierno por continuar estimulando la confrontación de ideas, criterios y preocupaciones que conduzcan al perfeccionamiento del sistema social, político y económico, y advirtió que no tienen cabida los criterios que promuevan la subversión de las bases de la sociedad cubana.

Hablemos de derechos de igual a igual

El Viceministro también defendió la voluntad de Cuba de dialogar en materia de derechos humanos sobre la base de principios como la colaboración, la igualdad, la objetividad, y no de la discriminación, el doble rasero, la politización y la selectividad.

Al respecto, destacó la cooperación que mantiene la nación con los organismos de Naciones Unidas en materia de derechos humanos.

El Informe de Cuba al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos (CDH) recuerda que la nación caribeña «nunca ha interrumpido su cooperación con los mecanismos de derechos humanos», incluso cuando en el pasado, Estados Unidos impuso «una espuria maniobra anticubana» en el marco de la extinta y desacreditada Comisión de Derechos Humanos.

El documento resalta que la Isla siempre ha demostrado «su inequívoca voluntad de dialogar en todos los temas y con todos los Estados», sustentado ese debate «en el respeto recíproco, la igualdad soberana, la autodeterminación y el reconocimiento al derecho de cada pueblo a escoger su propio sistema político, económico y social».

Resalta asimismo que Cuba «ha continuado ratificando los tratados en la materia y cumpliendo sus compromisos y obligaciones internacionales en virtud de estos».

Según Moreno, la realización del documento fue resultado de un largo proceso que involucró a los organismos del Estado y a integrantes de la sociedad civil cubana. Más de 400 organizaciones no gubernamentales internacionales y 60 de la sociedad civil cubana enviaron al CDH sus opiniones, que en su mayoría reconocen los avances de Cuba en la materia, apuntó el funcionario.

El 1ro. de mayo, Cuba concurrirá al Examen Periódico Universal (EPU), mecanismo establecido por el CDH para monitorear el respeto al tema en los 193 Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas.

Salud y educación para el mundo

Cuba también ha contribuido a que otros pueblos del mundo, que no cuentan con el capital humano necesario, puedan tener salud y educación, dos derechos humanos elementales.

—Desde 2004 hasta enero de 2012, se han realizado 2 261 987 intervenciones quirúrgicas dentro del programa Operación Milagro. Esta iniciativa ha beneficiado a 34 países de América Latina, el Caribe y África. Se han creado 47 centros oftalmológicos en el exterior con 59 instalaciones quirúrgicas y trabajan 525 colaboradores en 16 países.

—Desde la creación del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias (Brigada Henry Reeve), 5 490 colaboradores cubanos han brindado asistencia médica a más de tres millones de damnificados. Este contingente ha realizado más de 33 800 intervenciones quirúrgicas y ha contribuido a salvar 468 000 vidas.

—Desde diciembre de 1998 se mantiene de manera ininterrumpida la misión médica en Haití. Han brindado sus servicios allí 3 774 galenos. En conjunto con ese país y con el apoyo de Venezuela y otras naciones del ALBA, se trabaja en el fortalecimiento del sistema de salud haitiano.

—Se han formado más de 35 000 profesionales de la salud en 11 países.

—Hasta noviembre de 2012, se han graduado con el programa Yo, sí puedo (aplicado en 29 países) un total de 6 950 693 personas; y del programa Yo, sí puedo seguir hay 975 837 beneficiados.

—Desde 1961 hasta el curso escolar 2010-2011, se han graduado en nuestras universidades más de 35 671 jóvenes de 129 países, de ellos 14 202 de África Subsahariana y 1 879 de África del Norte y Medio Oriente.

—Un total de 16 955 becarios de 131 países cursan actualmente sus estudios en la enseñanza superior y media superior cubanas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.