Los jóvenes somos parte imprescindible de este presente latinoamericano - Internacionales

Los jóvenes somos parte imprescindible de este presente latinoamericano

Para la dirigente juvenil chilena Karol Cariola, la juventud tiene que ser hoy parte de la discusión y «de estar de igual a igual» con el resto de la sociedad en los procesos de transformación que se viven tanto en Chile como en Latinoamérica

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Con una madurez que parece rebasar sus años, Karol Cariola sobresale hoy en su país como una de las caras más frescas que defiende, desde hace ya varios años, la necesidad de generar no solo cambios frente el modelo educacional chileno, sino frente a las contradicciones e injusticias de un proceso económico y político implementado durante décadas en aquella nación.

Secretaria General de las Juventudes Comunistas de Chile (JJ.CC.), organización juvenil del Partido Comunista, Karol es actualmente la segunda mujer en ocupar ese cargo, luego de la recordada dirigente Gladys Marín.

Hoy y con vistas a las elecciones presidenciales del próximo noviembre, la muchacha aspira junto a otras figuras jóvenes, como Cristián Cuevas, Camilo Ballesteros y la carismática Camila Vallejo, a un escaño en el Parlamento.

Por tercera vez en Cuba, Karol participó en la última semana de abril y representando al Partido Comunista y las JJ.CC., en  tres  reuniones como la cita regional de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD) en vías de preparar el Festival Mundial que se celebrará del 7 al 13 de diciembre en Ecuador; en el Encuentro Internacional Juvenil de Solidaridad con los Cinco, y en un encuentro del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo.

Fue durante las sesiones de este último, en el Palacio de Convenciones de La Habana, donde conversé, por segunda vez, con esta obstetra de profesión y política por convicción.

A sus 26 años, Karol Cariola es una de las figuras más jóvenes que integran el Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo. A su juicio, mucho tiene que aprender de él y aportarle la juventud izquierdista, comunista, socialista de la región.

«Los jóvenes siempre estamos en un proceso de aprendizaje y el Foro de Sao Paulo ya tiene la experiencia de venir encabezando y desencadenando los procesos. Ha dado luces de cuáles son los caminos que hoy día tenemos que tomar para fortalecer todo lo que se ha venido gestando y perfeccionar aquellos en los que necesitamos avanzar.

«Como Juventud estamos y nos sentimos parte de este presente y de su construcción. Creemos que en América Latina hay una oportunidad histórica que debemos saber aprovechar de la mejor manera posible. Existe una necesidad y un germen de transformación del cual también nos sentimos parte porque hemos estado también a la vanguardia y a la cabeza de procesos de transformación a través de la historia de nuestro continente.

«Si bien tenemos la seguridad de que ningún proceso puede ser igual a otro, ni repetido, ni copiado de manera literal, sabemos que hay que aprender de lo logrado.

«Vimos el proceso de la Revolución Bolivariana; cómo el pueblo venezolano lo ratificó, valoró y mantuvo a pesar de la dificultad que se presentó con la muerte del Presidente Chávez. Es de dignificar también el respaldo del pueblo ecuatoriano al Presidente Correa. Estas son experiencias con las que hoy levantamos un nuevo proyecto programático y político desde cada uno de los países en los que aún reina el neoliberalismo y donde tenemos plena convicción de que hay que derrotarlo.

«Eso lo reivindicamos precisamente con la necesidad de ser parte de la discusión, de estar de igual a igual, de entregar nuestras opiniones. No nos sentimos inhibidos cuando llega el momento de opinar y proponer.

«Eso porque también somos parte de esa fuerza transformadora que crece desde los movimientos estudiantiles y sociales, desde la propuesta cultural que se ha venido creando en los distintos procesos. Estamos aquí a disposición de seguir avanzando y seguir trabajando».

Según comentó la dirigente comunista, en Chile están en un momento muy fuerte de discusión, debates y definiciones políticas.

«Nuestro Partido está siendo parte de la configuración de una apuesta política distinta que es la conformación de un nuevo bloque político y social que pretende contribuir precisamente a este avance arrasador que han tenido la izquierda y las fuerzas progresistas en América Latina.

«Por lo tanto en esta misma dirección es que estamos trabajando, estamos construyendo», definió.

—El movimiento estudiantil chileno cobró en 2011 un papel protagónico y en este 2013 está volviendo a tener primacía. ¿En qué estado se encuentra hoy día?

—El movimiento estudiantil chileno tuvo su principal impulso en el año 2011, cuando irrumpió con mucha fuerza a pesar de que se venía preparando hacía mucho tiempo atrás. Desde 2005 ya se veían expresiones de descontento y crecimiento en la lucha estudiantil que afortunadamente lograron generar tal impacto en la ciudadanía y en el pueblo chileno que hoy día no podemos hablar solo de un movimiento estudiantil, hablamos de un movimiento social por la educación, que involucra a los trabajadores y actores sociales y políticos. Todos, juntos, hemos entendido que el problema de la educación en Chile no pasa solo por la educación ni por los estudiantes.

«O sea, el problema es más estructural y tiene su origen en ese modelo económico garantizado por la arcaica Constitución pinochetista que todavía mantenemos. El problema de la educación es de toda la sociedad y desde ahí ha ido tomando toda su fuerza.

«Este 2013 la primera movilización que tuvimos fue el 11 de abril; más de 130 000 personas, entre trabajadores, estudiantes, niños, salimos a la calle para decir con más fuerza que nunca, que la educación gratuita ya no es una opción sino un deber y una responsabilidad de quienes nos gobiernan.

«Creemos como Juventud y Partido Comunista que es muy oportuna la movilización y el desarrollo social más fuerte, sobre todo en un año electoral, cuando necesitamos condicionar las propuestas programáticas de los respectivos candidatos, tanto a diputados como presidenciales.

«Pero definitivamente el Chile de hoy, no es el mismo de antes de esta necesaria explosión social».

—A su regreso al país, la ex presidenta Michelle Bachelet afirmó que, de ser reelegida, su gobierno sería el de «una nueva mayoría» política y social. ¿Podría ser la reelección en noviembre próximo de la dirigente socialista, una opción para que finalmente las exigencias de estos movimientos sociales, sean una realidad en Chile?

—Michelle Bachelet fue parte de una serie de gobiernos que tuvo la Concertación y que gobernaron 20 años después del término de la dictadura. Gobiernos que administraron el modelo y fueron parte y cómplices de la profundización de la privatización. Sin embargo, ella misma demostró lo que significa que el movimiento social salga con más fuerza a la calle.

«Si bien primero mostró su incredulidad respecto a la necesidad de una educación gratuita y universal, después de ver la gigantesca movilización del 11 de abril, se retractó y afirmó que esta debía ser gratuita, universal y laica. Habló de impulsarla, este sería uno de sus primeros compromisos a nivel de gobierno.

«Por lo tanto, confirmamos con este hecho en particular,  que existe hoy día, gracias al movimiento social, una expectativa distinta con respecto a la visión mantenida por muchos políticos durante este tiempo.

«Creemos que, por las motivaciones que sean, ha sido el movimiento social quien ha obligado a ciertos sectores políticos del país a tomar posiciones por las grandes mayorías.

«A pesar de que quizá sus convicciones ideológicas no digan lo mismo, su accionar político se va a condicionar, necesariamente, al avance de la política nacional. Esperamos que tanto Michelle Bachelet, como los otros candidatos presidenciales lo comprendan.

«Ella lo ha entendido de cierta manera, y se pronunció también por la necesidad del cambio de la Constitución y una reforma tributaria. Exigencias también que el movimiento social ha venido poniendo sobre la mesa.

«Sí, tenemos una esperanza en su gestión y el proyecto político que ella con otros sectores, otros precandidatos y partidos políticos, puedan contribuir a que se reflejen en sus gestiones las demandas sociales.

«Estamos construyendo una alianza político-social de centro-izquierda que esperamos pueda tener una candidatura única presidencial que nos represente, que puede ser Michelle Bachelet u otro. Esperaremos al 30 de junio, cuando se celebren las elecciones primarias, donde se definirá quién va a representar esas ideas, que ya son una urgencia para el país».

—A tus 26 años ya transitaste de dirigente estudiantil y de la Juventud Comunista de Chile y formas parte del Partido Comunista. Ahora eres candidata a diputada. ¿Cuánto ha crecido Karol Cariola como política en estos últimos años?

—Por cada cosa que aprendemos y por cada año que pasa una crece más desde todos los puntos de vista. En este último tiempo la lucha ha sido intensa. Nos hemos tenido que enfrentar a diario, a contradicciones muy fuertes tanto dentro como fuera del país.

«Pero salir al mundo significa palpar la existencia de alternativas que demuestran las mejores condiciones sociales en las que el ser humano puede vivir, y que se pueden alcanzar modelos y sistemas realmente democráticos y justos. Esto es lo que nos incentiva a seguir trabajando y es lo que a mí, en participar, me ha motivado a seguir perfeccionando mis conocimientos, los elementos para poder seguir siendo un aporte a la Juventud Comunista chilena,  al Partido Comunista y por supuesto, al pueblo de Chile, que es lo más importante.

«Desde estas organizaciones, las luchas son medios que nos permiten generar o proyectar transformaciones políticas, no más que eso. Cuando se pierde la perspectiva de que la elección es solo un medio y no un fin en sí misma, es cuando se pierden los objetivos concretos y estructurales de transformación.

«Todavía hay mucho que aprender, no me siento una persona madura. Tengo confianza que en el camino, con quienes nos estamos rodeando, vamos a cultivarnos mucho también».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.