Unasur: ONU debe pronunciarse sobre atentado a Evo Morales

En la Declaración de Cochabamba el bloque regional exige un pronunciamiento por parte de la ONU y demás organismos internacionales sobre las violaciones del Derecho Internacional a que fue sometido el presidente boliviano. Pronunciamiento de Gobierno español

Autor:

Juventud Rebelde

LA PAZ, julio 5.—El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, hizo lectura este jueves de la Declaración de Cochabamba en solidaridad con el presidente Evo Morales, quien estuvo 14 horas secuestrado en territorio europeo, debido a la prohibición de sobrevuelo del territorio francés, portugués, italiano y español por parte del avión presidencial en el que se trasladaba, reporta Telesur.

En el documento, los mandatarios y cancilleres  de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), reunido con carácter extraordinario, exigieron a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y demás organismos internacionales que se pronuncien ante esta violación de tratados internacionales y de la inmunidad diplomática de la cual fue víctima el jefe de Estado boliviano.

En el comunicado, los jefes de Estados de los países miembros del bloque de integración declararon inaceptable la restricción del vuelo impuesta al avión presidencial de Bolivia, convirtiendo al presidente Evo Morales virtualmente en un rehén.

Asimismo, rechazaron las actuaciones violatorias del Derecho Internacional, como lo es la inviolabilidad del transito aéreo al máximo gobernante de un país. De igual manera, exigieron a los gobiernos de Francia, Portugal, España e Italia que se disculpen y expliquen las razones por las cuales se tomó la decisión de impedir el vuelo del avión presidencial boliviano por sus respectivos espacios aéreos.

En el texto también se acordó conformar una comisión especial, integrada por todos los cancilleres de los países miembros, que se encargue de realizar todas las tareas necesarias para esclarecer este lamentable incidente.

Finalmente, instaron al resto de las naciones de Unasur y demás organismos internacionales que no lo han hecho, a pronunciarse sobre este hecho que consideraron injustificable.

La respuesta de España

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, declaró este viernes a una televisora de su país que España «no tiene que pedir ninguna disculpa a Bolivia», luego de haber bloqueado su espacio aéreo al avión presidencial donde se trasladaba el mandatario de esa nación suramericana, Evo Morales, durante varias horas el pasado martes.

Incluso, el Canciller insistió en que España no bloqueó en ningún momento el aterrizaje del avión del Presidente boliviano, ya que «siempre» dieron todas las autorizaciones.

Las declaraciones del diplomático distan de la realidad, puesto que el jefe de Estado boliviano permaneció retenido casi 14 horas en el aeropuerto de Viena, Austria, debido a las restricciones de sobrevuelo que impusieron arbitrariamente los gobiernos de Francia y Portugal, luego de Italia y posteriormente de España.

El Ministro refirió que «la actuación de los países europeos» —no mencionó directamente a su país— respecto al vuelo del presidente boliviano, responde a que recibieron información de la supuesta presencia del ex agente de inteligencia estadounidense Edward Snowden en la aeronave.

«Nos dijeron que los datos estaban claros, que (Snowden) estaba dentro (del avión)», enfatizó el Canciller y añadió que midieron el riesgo de que Snowden estuviera a bordo y fue cuando decidieron «confiar en un amigo», el que les envió la información.

García-Margallo se negó a precisar quién fue la fuente de información, al punto que fue consultado sobre si existió comunicación alguna con el Gobierno de Estados Unidos previo o durante el incidente, pero respondió que «eso forma parte del secreto del sumario».

El pasado martes, el presidente Morales denunció que el Embajador español en Viena, Alberto Carnero, acudió al aeropuerto con la petición de acceder al avión, cometiendo excesos al pretender revisarlo «como si yo fuera un delincuente».

Esta acción hubiera constituido otra flagrante violación del derecho internacional, de la soberanía boliviana y de la inmunidad de la que goza Morales como jefe de Estado.

Ante esta acusación, García-Margallo dijo que «lo de tomarse un cafecito en el avión puede ser cierto, pero no tiene importancia», pues señaló que fue Bolivia quien invitó al embajador español al avión.

Por un lado, el Canciller dice que España condena el espionaje, especialmente entre naciones aliadas, pero por el otro ejerce acciones en contra de la persona que reveló el plan de espionaje de Washington sobre los Estados europeos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.