Trabajadores chilenos reclaman en las calles mejoras laborales

El llamado a huelga nacional, que concentró fuerzas en servicios públicos, puertos y mineras, fue criticado por el Ministro del Interior, quien negó que tuviera respaldo

Autor:

Juventud Rebelde

SANTIAGO DE CHILE, julio 11.— Miles de trabajadores marcharon este jueves en diversas ciudades de Chile, demandando mejoras salariales, en medio del debate en el Congreso por el alza del sueldo mínimo y a cuatro meses de las elecciones presidenciales del 17 de noviembre.

«Ya es suficiente que el crecimiento del país sea a costa de la explotación de los trabajadores», arengó en la capital la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la docente Bárbara Figueroa.

El llamado a huelga nacional, que concentró fuerzas en servicios públicos, puertos y mineras, fue criticado por el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien negó que tuviera respaldo, aunque los organizadores hablan de miles de participantes y de que un 95 por ciento de los 100 000 funcionarios públicos adscritos al sindicato, paralizaron sus funciones.

Chadwick, tras lamentar la instalación de barricadas y la quema de un bus en la capital, informó que al menos 24 personas fueron detenidas durante el inicio de la jornada.

Las autoridades, que enfrentan comicios presidenciales y legislativos en noviembre, aún no logran llegar a un acuerdo sobre el monto del aumento de la paga laboral.

En comparación, países como Francia, Japón, Holanda, Nueva Zelanda, Portugal y Estados Unidos poseían un salario mínimo 2,2 veces superior al de Chile cuando tenían el mismo ingreso per cápita, dijo DPA.

La movilización, enmarcada en la ola de protestas que estallaron en 2011, surgió a diez días de que el Banco Mundial (BM) dijera que Chile ya es un país de ingresos altos, como Alemania o España.

De hecho, el ingreso por habitante alcanzó los 21 590 dólares por paridad de compra, según indicó en Santiago el propio presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, junto al mandatario Sebastián Piñera.

Sin embargo, la desigual distribución de la riqueza hace que esa cifra sea solo virtual, lo que provoca malestar entre los trabajadores, cuando el desempleo ronda el seis por ciento desde hace meses y el uno por ciento más rico acapara un tercio de los ingresos del país. Asimismo, la mitad de los trabajadores percibe salarios menores de 500 dólares.

Antes de iniciar el paro, el ministro del Interior, Chadwick, afirmó que no existían inconvenientes para que la CUT realizara la movilización, aunque las «razones para hacer un paro hoy día en el país, a juicio del Gobierno, las vemos como inexistentes», afirmó.

La intendencia de Santiago de Chile y la Central Unitaria de Trabajadores alcanzaron la mañana del jueves, un acuerdo sobre el recorrido de la manifestación por la capital, que se desarrollaba pacíficamente. Los carabineros desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, con cientos de policías.

Los accesos a los principales yacimientos mineros de la estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, describe AFP, también fueron bloqueados con cortes de carreteras, produciéndose retrasos en el inicio de los turnos, pero sin afectar el funcionamiento normal de la cuprífera, informó la compañía.

Las influyentes agrupaciones de estudiantes se sumaron a la huelga nacional, que también contó con la participación de trabajadores del Registro Civil, profesores de jardines infantiles, servicios de aduanas y la Asociación Nacional de Funcionarios de Aeronáutica Civil.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.