Ordenan prisión del derrocado presidente Mohamed Mursi

Miles de seguidores y oponentes del ex presidente Mohamed Mursi acudían este viernes en marchas separadas convocadas por las fuerzas islamistas y el Ejército a la plaza Tahrir, en El Cairo

Autor:

Juventud Rebelde

EL CAIRO, julio 26.— Mientras miles de seguidores y oponentes del ex presidente Mohamed Mursi acudían este viernes en marchas separadas convocadas por las fuerzas islamistas y el Ejército a la plaza Tahrir, en El Cairo, las autoridades egipcias ordenaron la prisión preventiva del derrocado mandatario, dijo DPA.

En la ciudad de Alejandría, en el norte de Egipto, murieron dos personas y al menos 40 resultaron heridas en un enfrentamiento entre ambos grupos, informó un funcionario de seguridad.

Activistas antiislamistas se reunieron en la plaza Tahrir en respuesta al llamamiento el jueves del jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi, que orquestó el derrocamiento de Mursi, el 3 de julio, tras multitudinarias protestas populares.

Los tanques del Ejército y vehículos armados se desplegaron en torno a la simbólica plaza mientras voluntarios realizaban controles para verificar la identidad de los participantes. En la concentración colgaban carteles pro Al Sisi.

El Ministro de Defensa llamó a los egipcios a tomar las calles en todo el país para respaldar una posible operación contra la Hermandad Musulmana de Mursi, a la cual acusan de incitar a la violencia desde el golpe militar del 3 de julio. Los islamistas, sin embargo, denunciaron que el llamamiento de Al Sisi es una «declaración de guerra civil» y prometieron continuar sus protestas hasta que Mursi sea restituido.

El Ejército dio el jueves un ultimátum de 48 horas a los islamistas para sumarse a las «filas nacionales» o enfrentar severas medidas, agregó DPA.

La Hermandad insiste en que las protestas son pacíficas y acusan al Ejército y la policía de pagar a alborotadores para atacar a sus seguidores.

Los seguidores de Mursi se reunían hoy en el área de la mezquita de Rabia al Adawiya, en el noreste de El Cairo, uniéndose a quienes llevan semanas acampando para protestar contra lo que consideran un golpe de Estado contra el primer presidente elegido democráticamente.

Las manifestaciones han profundizado la división política en el país y elevan los temores sobre nuevos episodios de violencia en las calles entre los seguidores y opositores de Mursi.

De acuerdo con el diario estatal Al Ahram en su edición on-line, Mursi será interrogado por cargos de conspiración previos a su asunción de la presidencia, como su vínculo con el movimiento palestino Hamas y la perpetración de actos hostiles en el país.

La prisión preventiva supone un arresto de 15 días, prorrogable en períodos de otros 15 días.

Desde su destitución, Mursi era retenido sin cargos por el Ejército en un lugar desconocido. Las de ahora son las primeras acusaciones que se formulan en su contra.

La orden fue impartida por un juez de instrucción que acusó a Mursi de conspirar con el movimiento islamista durante el levantamiento popular contra su predecesor Hosni Mubarak, en 2011, afirma la información.

Los delitos incluirían ataques contra edificios de las fuerzas de seguridad, fuga de prisión, asesinato premeditado de policías y secuestro de otros. El juez interrogó a Mursi y le encaró con las pruebas, aseguró Al Ahram.

Un funcionario de la Hermandad dijo que se trata de una «farsa». «Esta decisión no ha sido tomada por el juez, sino por los militares», expresó el portavoz Ahmed Sabeeh. «Es un caso fabricado que nos recuerda las prácticas del régimen de Hosni Mubarak», declaró a la televisión Al Yazira.

En informaciones mediáticas anteriores se había dicho que las autoridades preparaban una denuncia en relación con la fuga de Mursi de la prisión de Wadi al Natrun en enero de 2011. La policía de Mubarak lo había detenido sin cargos junto a más de 30 líderes de la Hermandad Musulmana durante las revueltas en su contra en 2011.

Pero entonces, Mursi y los otros miembros de la Hermandad Musulmana encarcelados salieron de prisión, junto a miles de presos, en circunstancias aún sin aclarar. Un tribunal egipcio determinó en junio que habían sido liberados «gracias a un complot internacional» en el que Hamas estaba implicado, así como la milicia libanesa Hizbollah y milicianos locales.

Tras la detención reciente de Mursi, Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU pidieron que fuera puesto en libertad, asegura DPA.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.