Obama atacaría Siria unilateralmente

Pentágono refuerza su telaraña militar en el Medio Oriente

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, agosto 29.— El presidente estadounidense, Barack Obama, se reserva el derecho de actuar de forma unilateral contra el Gobierno sirio con el pretexto de castigarlo por el uso de armas químicas —acusación que Washington no ha podido probar—, sin esperar la decisión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ni de aliados como Gran Bretaña. Así lo dio a entender este jueves la Casa Blanca.

La vocera del Departamento de Estado, Marie Harf, calificó  las consultas internacionales sobre Siria que mantiene EE.UU. con sus aliados europeos y del Medio Oriente como «extremadamente importantes», pero advirtió también que «tomamos nuestras decisiones siguiendo nuestra propia  agenda», durante una jornada en la que el Parlamento británico rechazó una moción sobre la participación de Londres en la agresión contra Damasco.

Legisladores cautelosos, tanto en EE.UU. como en Gran Bretaña exigieron más pruebas de que el Gobierno sirio de Bashar al- Assad fue el responsable de un presunto ataque con armas químicas para dar aval a una intervención militar que podría ocurrir en cuestión de días.

Altos funcionarios estadounidenses programaron una reunión con los legisladores el jueves por la noche, para presentar a los líderes de la Cámara y el Senado, y a los comités de seguridad nacional en el Congreso, «pruebas» contenidas en un informe de inteligencia que responsabilicen a las fuerzas sirias de emplear gas sarín, reportó AP.

El encuentro se producía después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió con el líder republicano en la Cámara de Representantes, John Boehner, quien pidió al Presidente un caso más sólido sobre la justificación legal de cualquier ataque militar y sus objetivos.

Sin embargo, la evidencia clave es secreta, dijeron, lo cual sugiere que el público no verá el material más contundente que supuestamente vincula al Gobierno de Al- Assad con el ataque, lo que muestra que se está manejando información falsa, como ocurrió en 2003 cuando Estados Unidos invadió Iraq en un acto de fuerza sin precedente, pasando por encima del Consejo de Seguridad de la ONU.

Respecto a esta evaluación de inteligencia, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que el documento no clasificado no contendrá información que pudiera revelar fuentes y métodos de inteligencia y, como resultado, no será tan completa como la evaluación clasificada.

«No podremos proporcionar toda la evidencia que se ha recabado», dijo Earnest, y agregaba, sin embargo, que hay «preponderancia de la evidencia disponible al público que indica que el régimen de Assad llevó a cabo ataques con armas químicas en Siria».

Los colaboradores de Obama, quien criticó la guerra en Iraq, insisten en que el ataque contra Siria sería una acción punitiva «limitada» y rechazaron comparaciones con la  invasión de Iraq, hace diez años, y los desacreditados informes sobre las armas de destrucción masiva que se atribuían a Sadam Hussein.

En tanto, los intentos de conformar una coalición internacional chocaron este jueves con el fracaso del Gobierno del primer ministro británico David Cameron, cuya moción que aboga por una intervención militar de Londres en Siria fue rechazada, aunque por un estrecho margen.

Por su parte, Rusia bloqueó en el Consejo de Seguridad de la ONU, el proyecto de resolución británico de autorizar el uso de la fuerza.

Sin embargo, pareciera que el obstáculo británico, la negativa rusa a avalar una intervención militar en Siria, y el escepticismo en el Congreso de Estados Unidos, no vaya a frenar por mucho tiempo al jefe de la Casa Blanca, Barack Obama, quien afirmó que si bien aún no tenía una decisión sobre cuál sería la respuesta contra Damasco, Washington estaba seguro de que el Gobierno de Al-Assad empleó armas químicas contra la población civil, y por tanto, «debe haber consecuencias internacionales».

Este jueves estaba prevista la llegada del quinto destructor de misiles guiados de Estados Unidos, el USS Stout, a la zona oriental del Mediterráneo, cercana a Siria, según informaron medios norteamericanos.

Inicialmente, el USS Stout debía relevar a uno de los cuatro destructores —el USS Gravely, el USS Mahan, el USS Barry y el USS Ramaje— que ya se encuentran en la zona, informó WTKR-TV, que cubre la zona de Norfolk, Virginia, en donde el buque tiene su base. Sin embargo, debido a los planes de agresión de Washington, la armada demoró la partida del buque que debía ser relevado, lo que significa que los cuatro destructores permanecerán en el Mediterráneo.

Además de estos destructores, la armada estadounidense también tiene dos portaviones cerca de Siria, el USS Harry S. Truman y el USS Nimitz, ambos en la región del Golfo Pérsico. A ese engranaje militar se suman las bases con las que cuenta Estados Unidos en la región, y la disponibilidad a atacar de países como Israel y Turquía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.