Sufría de paranoia atacante del centro naval de Washington

Aaron Alexis era tratado por especialistas en Psiquiatría de la Armada estadounidense, donde sirvió en su Reserva desde mayo de 2007 hasta enero de 2011, cuando fue dado de baja tras una serie de incidentes de mal comportamiento

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, septiembre 17.— Aaron Alexis, el sospechoso de ejecutar el tiroteo el lunes en un edificio del Comando de Sistemas Navales en esta capital, sufría de paranoia y serios trastornos del sueño, informaron las autoridades estadounidenses, reportó PL.

Según la cadena CBS, citada por EFE, en ocasiones no distinguía la realidad de sus fantasías y llegaba a escuchar voces y por esos problemas mentales «pidió ayuda al Departamento de Veteranos varias veces. Tenía episodios (de descontrol) por los que estaba tratando de conseguir tratamiento», explicó el ex asistente de dirección del Buró Federal de Investigaciones (FBI) John Millar.

Alexis, de 34 años y residente en Fort Worth, estado de Texas, fue ultimado por la policía tras realizar un ataque que provocó la muerte a 12 personas y heridas a una decena.

Desde agosto pasado, Alexis era tratado por especialistas en Psiquiatría de la Armada estadounidense, donde sirvió en su Reserva desde mayo de 2007 hasta enero de 2011, cuando fue dado de baja tras una serie de incidentes de mal comportamiento. Allí se convirtió en un electricista de aviación, dijo Reuters.

Fue arrestado en 2004 por la policía de la ciudad de Seattle, en el occidental estado de Washington, por disparar contra las ruedas del auto de otra persona que discutió con él, agregó PL, y también en 2010 por disparar en su casa con un arma de fuego, aunque alegó que fue un hecho accidental mientras limpiaba el artefacto, señala el diario local Fort Worth Star Telegram.

Mientras continúan las investigaciones para dilucidar cuál fue la causa de su acción, varias fuentes cercanas al caso han afirmado que Alexis llevó a cabo el ataque con tres armas: un rifle de asalto AR-15, una pistola y una escopeta, que adquirió de manera legal recientemente en una tienda de armas en el estado de Virginia, pese a sus supuestos trastornos.

El FBI ha asegurado que aún no tiene perfil completo del pasado de Alexis, pero ha descartado que tuviese alguna conexión o vocación terrorista. Agregó que era un individuo solitario, que no frecuentaba las redes sociales y tenía problemas dentro de la compañía para la que trabajaba, una subcontratista de la empresa Hewlett Packard.

El padre de Alexis aseguró durante las investigaciones de los hechos anteriores que este padecía un trastorno de estrés postraumático (PTSD, en inglés) a raíz de su participación en las tareas de rescate en los ataques a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, lo que le causaba problemas de comportamiento.

Este martes, las autoridades de Washington D.C. se preguntaban cómo un veterano militar estadounidense con un historial de roces con la ley logró obtener autorización para entrar a la Washington Navy Yard, en la ribera del río Anacostia, donde desató el pánico a escasos dos kilómetros y medio del Capitolio y a 4,8 kilómetros de la Casa Blanca, informó por su parte Reuters.

Aaron Alexis, recientemente había sido contratado como personal civil del área de tecnologías de la información para trabajar en la intranet de la Armada y del Cuerpo de Infantes de Marina. Recibió una autorización de seguridad clasificada como «secreta», dijo a Reuters el presidente ejecutivo de la compañía en la que trabajaba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.