Colombia: se cierra otro ciclo sin acuerdos

Culminó este jueves el decimocuarto ciclo de conversaciones de paz, con críticas de las FARC-EP a «unilaterales» decisiones gubernamentales, y por parte del ejecutivo colombiano reiterando pedidos de celeridad en el proceso

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Con críticas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a «unilaterales» decisiones gubernamentales, y por parte del ejecutivo colombiano reiterando pedidos de celeridad en el proceso, culminó este jueves el decimocuarto ciclo de conversaciones de paz, en el que tampoco se alcanzó un acuerdo sobre el tema de participación política, que discuten desde mayo pasado.

Ni guerrilla ni Gobierno hablaron de avances o retrocesos en este punto. En un texto, las FARC-EP reprocharon, una vez más, la firme postura gubernamental de convocar a un referendo como forma de sellar un futuro acuerdo de paz y no mediante una Asamblea Constituyente, exigencia que han venido planteando las FARC-EP desde hace varios ciclos.

En ese sentido, el documento leído a la prensa por el jefe de la delegación insurgente, Iván Márquez, hace referencia al acuerdo general firmado en agosto en La Habana, del cual, dicen, se desprenden derechos y obligaciones para ambas partes, que el Gobierno ha desconocido.

El referendo es una «propuesta unilateral que el Gobierno puso a consideración del Congreso fuera del espíritu y la letra de lo pactado». En esas condiciones, aseguran, no se harán parte de dicha iniciativa; «no corresponde a acuerdo alguno con las FARC-EP, ni las compromete», sentenció Márquez.

«La paz no puede atarse a fechas ni responder a intereses partidistas», agregan en referencia a que el presidente Juan Manuel Santos intenta hacer coincidir el posible referendo con las elecciones presidenciales y legislativas del próximo año.

Las FARC-EP han propuesto aplazar por un año los comicios, para que no interfieran en el diálogo.

En esta ocasión, la insurgencia no respondió a preguntas de la prensa y reprochó que no se les haya permitido reunirse con congresistas, senadores, partidos y movimientos políticos que habían sido invitados a la mesa para mostrarles su criterio frente a la iniciativa del presidente Juan Manuel Santos de refrendar el futuro acuerdo que se tome en La Habana.

Por su parte, el ex vicepresidente de Colombia y jefe de la delegación gubernamental al diálogo de paz, Humberto de la Calle, mantuvo la postura del Gobierno y aunque habló de avances y logros importantes, dijo que eran insuficientes. En ese sentido pidió celeridad al proceso para mostrar más resultados porque, aseguró, «la paciencia de los colombianos no es infinita».

También cuestionó las declaraciones que hace la insurgencia a la prensa cada mañana para responder a los más diversos temas políticos y sociales de su país. De la Calle lo calificó como un «exceso de retórica» que nada tiene que ver con la agenda y el trabajo que llevan a cabo en la mesa de paz, confunde a los colombianos y le resta credibilidad al diálogo, señaló.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.