Celac reclama acciones inmediatas para desarme nuclear

En primera reunión de alto nivel para tratar el desarme nuclear, el canciller de Cuba Bruno Rodríguez presentó la postura de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños

Autor:

Juventud Rebelde

NACIONES UNIDAS, septiembre 26.— «La Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac) que Cuba se honra en presidir, atribuye una gran importancia a la celebración, por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, de una Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre Desarme Nuclear. Nos hemos comprometido a participar de manera activa y contribuir en todo lo posible al éxito de esta reunión», dijo el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, este jueves en la ONU.

El Canciller de Cuba presentó la postura del bloque de 33 países, mecanismo integracionista en el que La Habana ejerce la presidencia pro témpore este año.

«Los estados miembros de la Celac reiteramos nuestra profunda preocupación ante la amenaza para la humanidad que representa la continua existencia de armas nucleares y su posible uso o amenaza de uso. Es una necesidad urgente avanzar hacia el objetivo del desarme nuclear», señaló a nombre de la Comunidad fundada en diciembre de 2011 en Caracas, Venezuela, apuntó PL.

«La Celac se suma a los esfuerzos de la comunidad internacional para avanzar hacia la negociación de un instrumento universal jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares», agregó, al tiempo que planteó el diplomático que «nuestra región confiere la más alta prioridad a alcanzar el desarme nuclear, completo y verificable. La única garantía contra el empleo o la amenaza del uso de las armas nucleares, es su total eliminación».

En el foro que se celebra como parte de la agenda del 68 período de sesiones de la Asamblea, la organización latinoamericana y caribeña consideró el uso o la amenaza de uso de estos artefactos un crimen contra la humanidad y una violación del Derecho Internacional y la Carta de la ONU.

También instó a trabajar en el plazo más breve posible en la negociación y adopción de un instrumento universal jurídicamente vinculante sobre el tema, y aseguró que «los Estados miembros de la Celac participaremos de manera activa en la elaboración de propuestas concretas para alcanzar el desarme nuclear universal, de acuerdo con un cronograma multilateralmente acordado, transparente, irreversible y verificable».

La Celac defendió el establecimiento de zonas libres de tales medios de exterminio en masa, la prohibición completa de los ensayos nucleares y el derecho inalienable de los estados a desarrollar la investigación, la producción y el uso pacífico de la energía nuclear.

Según estimados, en el planeta existen más de 23 000 armas nucleares, casi la mitad de ellas listas para su empleo, y estudiosos del tema advierten que bastaría la explosión de solo cien ojivas para provocar un invierno nuclear con consecuencias catastróficas para la humanidad.

En este escenario, la Celac manifestó su orgullo por ser la «primera área densamente poblada del mundo que se declaró como Zona Libre de Armas Nucleares», por medio del Tratado de Tlatelolco y también hizo «un llamado a todos los Estados, particularmente a los Estados poseedores de armas nucleares, a eliminar la función de las armas nucleares en sus doctrinas, políticas de seguridad y estrategias militares».

Al mismo tiempo, el canciller cubano reafirmó a nombre del bloque regional «el derecho inalienable de los Estados a desarrollar la investigación, la producción y el uso pacífico de la energía nuclear sin discriminación».

También expresó «total rechazo al perfeccionamiento de las armas nucleares existentes y al desarrollo de nuevos tipos de esas armas».

En esa primera Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre Desarme Nuclear, la Celac reafirmó «la importancia de que se inicien las negociaciones para un instrumento internacional jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares» y expresó el Canciller cubano «nuestro compromiso en favor de este objetivo prioritario».

Se reiteró, además «el firme compromiso de la Celac de trabajar en la convocatoria de una Conferencia Internacional de Alto Nivel para identificar las vías y métodos de eliminar las armas nucleares en el plazo más corto posible, con el objetivo de acordar un programa por fases para la eliminación completa de las armas nucleares en un período de tiempo específico, que prohíba su desarrollo, producción, adquisición, prueba, almacenamiento, transferencia, uso o amenaza del uso, y estipular su destrucción».

Concluyó el canciller Bruno Rodríguez Parrilla que «Cuba, pequeño país que defendió su independencia incluso ante la amenaza de un holocausto nuclear, participará activamente en el movimiento internacional, por el que aboga el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, para reclamar la destrucción de todas las armas nucleares, cuya mera existencia pone en peligro la supervivencia de la especie humana».

El foro que sesionó este jueves en Nueva York partió de una iniciativa promovida por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, que contó con el apoyo del Movimiento de Países no Alineados, el cual integran 120 de las 193 naciones de la ONU.

Otros líderes de la comunidad internacional también realizaron propuestas. A nombre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), el presidente iraní, Hassan Rouhani, presentó una hoja de ruta que incluye el rápido comienzo de negociaciones para un convenio que prohíba la posesión, desarrollo, producción, adquisición, ensayo, almacenamiento y transferencia de armas nucleares.

La hoja de ruta del Mnoal contiene además la designación del 26 de septiembre como el día de renovación del compromiso con la eliminación de estos artefactos, y la realización dentro de cinco años de un foro de alto nivel para revisar los progresos.

A su turno, mandatarios de Mongolia, Nigeria, Malasia, Austria y Suiza, entre otros, coincidieron en la urgencia de eliminar la amenaza de las armas nucleares para la humanidad, a partir del trabajo coordinado de la comunidad internacional.

En la instalación del foro de un día, el presidente de la 68 Asamblea General, John Ashe, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, convocaron a caminar hacia el establecimiento de un planeta sin los mortales artefactos. Ashe lamentó que no se han dado los pasos necesarios para la eliminación de las armas nucleares, y Ban demandó a los países poseedores intensificar esfuerzos para cooperar con el propósito del desarme.

Entre otros temas abordados este jueves en Naciones Unidas, el presidente palestino Mahmud Abas afirmó que un tratado de paz con Israel debe ser «definitivo», y solicitó a la comunidad internacional presionar para poner fin a la colonización en los territorios ocupados, reportó AFP. Abas calificó a las conversaciones auspiciadas por Washington como la «última oportunidad» para la paz.

Entre los mandatarios que presentaron las posiciones de sus países ante la 68 Asamblea General de la ONU este jueves, estuvieron los de Guyana Guatemala, Zimbabwe, Ghana, Namibia, Nigeria, Japón, Lituania y Mongolia.

En horas de la tarde, y bajo la presidencia de la Alta Comisionada de la Unión Europea, Catherine Ashton, y con el tema del programa nuclear iraní, se reunieron el canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif; el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y los ministros de Relaciones Exteriores de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Rusia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y China), más el de Alemania.

Al finalizar, EFE reportó que el grupo 5+1, como se les conoce, e Irán, continuarán las conversaciones a mediados de octubre para dar seguimiento a la «muy positiva» reunión de este jueves.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.