Ban Ki-moon y Canciller cubano dialogan sobre Celac - Internacionales

Ban Ki-moon y Canciller cubano dialogan sobre Celac

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, dialogaron también acerca del cumplimiento de los Objetivos del Milenio, la agenda de desarrollo a implementar por la comunidad internacional después de 2015 y el impacto del cambio climático en el Caribe

Autor:

Juventud Rebelde

Naciones Unidas, octubre 1ro.— El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, dialogaron aquí sobre la gestión de la Isla al frente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Durante el encuentro, enmarcado en la 68 Asamblea General de la ONU, Ban y Rodríguez Parrilla analizaron otros temas de interés regional, a partir de la presidencia pro témpore que este año ejerce Cuba en el bloque de 33 países, dijo PL.

El cumplimiento de los Objetivos del Milenio, la agenda de desarrollo a implementar por la comunidad internacional después de 2015 y el impacto del cambio climático en el Caribe, estuvieron en la agenda de la reunión.

Ban Ki-moon aprovechó el encuentro para encomiar a Cuba por su «papel constructivo como sede de las conversaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia».

Condena Ecuador el bloqueo

Con 12 discursos, la ONU celebró este martes la séptima y última jornada del debate de alto nivel del 68 período de sesiones de la Asamblea General, que convoca cada año a decenas de jefes de Estado y de Gobierno en la sede neoyorquina, una semana en la que hablaron los 193 miembros de la organización mundial, así como Palestina, el Vaticano y la Unión Europea.

Xavier Lasso Mendoza, representante permanente de Ecuador ante la ONU, denunció la actitud de EE.UU., país al que calificó de «personaje Estado», y lo criticó por los recientes casos de espionaje masivo, las trabas a conceder visados a ciertos países para su asistencia a la ONU, y el bloqueo económico, financiero y comercial que impone a Cuba.

Las sesiones de alto nivel de la Asamblea General, que empezaron el martes pasado con el discurso de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, cerraron con la belicosa alocución del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien atacó con especial dureza a Irán.

A diferencia de la oratoria conciliatoria, y las exhortaciones o compromisos con el diálogo diplomático prevalecientes en la Asamblea General, Netanyahu, en su papel de último disertante entre los casi 200 que hicieron uso de la palabra en la semana del alto nivel, llevó aires de guerra al salón plenario.

«Quisiera decirlo muy claramente: Israel no permitirá que Irán se arme atómicamente. Incluso en caso de que estuviéramos solos, defenderemos a muchos, muchos otros», dijo enfático, según lo citó DPA, en su altisonante intervención.

En la arremetida, advirtió que las sanciones contra Irán no deben ser flexibilizadas, y aseguró: «Para evitar la guerra en el futuro debemos mantenernos duros hoy».

Netanyahu, quien se había reunido la víspera con el presidente norteamericano Barack Obama, su principal aliado en la política hacia el Medio Oriente, y sustentador financiero de la capacidad militar de Israel, llegó a decir que «(Mahmud) Ahmadineyad era un lobo con piel de lobo. (Hassan) Rohani es un lobo con piel de cordero», comparando al nuevo presidente de la República Islámica de Irán con su predecesor, y en franca hostilidad lo acusó de innumerables crímenes y de querer construir bombas nucleares.

La respuesta del ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, se supo a través de la agencia noticiosa ISNA: «De Netanyahu no esperamos más que mentiras, embustes y alarmismo», por lo que llamó a la ONU y a Washington a que no se dejen influir por esa retórica, empleada también por Netanyahu contra los palestinos cuando sobre las conversaciones de paz previstas dijo: «Jamás pondré en juego la seguridad de mi país y de mi pueblo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.