EE.UU.: 800 000 empleados gubernamentales a la calle - Internacionales

EE.UU.: 800 000 empleados gubernamentales a la calle

Este es el primer cierre del gobierno en 17 años, y tiene como trasfondo la batalla por la reforma sanitaria, que para Obama constituye su programa estelar «e innegociable». Los empleados gubernamentales fueron a la calle, por tiempo indefinido y sin sueldo

Autor:

Juventud Rebelde

Washington, octubre 1ro.— La pulseada política entre el demócrata Barack Obama y la mayoría republicana en la Cámara de Representantes ha dado como resultado que este martes unos 800 000 empleados gubernamentales fueran a la calle, por tiempo indefinido y sin sueldo, al quedar paralizada la administración pública porque no se ha aprobado el presupuesto para su funcionamiento.

Este es el primer cierre del gobierno en 17 años, y tiene como trasfondo la batalla por la reforma sanitaria, que para Obama constituye su programa estelar «e innegociable», según comentaba DPA.

La «Obamacare», como la llaman los republicanos, fue votada durante su primer mandato, refrendada por la Corte Suprema, pero los republicanos quieren bloquear a toda costa, definió AFP.

Ahora, departamentos como el de Trabajo, Salud y Educación, entre otros, están entre los más afectados por la medida, cuyo impacto inmediato y visible fue el cierre de los museos, zoológicos y parques nacionales de todo el país, como los famosos Yosemite y Yellowstone. Al mismo tiempo, innumerables parejas se vieron imposibilitadas de casarse en los juzgados, dijo DPA, a lo que apostilló la AFP que algunas agencias pasarán a actuar con apenas cinco por ciento de su personal.

Solo los funcionarios considerados «esenciales» por encargarse de la seguridad nacional u otras áreas claves seguirán en sus puestos de trabajo, aunque sin paga.

Por supuesto, de ese destino incierto se salvaron los militares. «Aquellos de ustedes en uniforme seguirán en su estatus normal de servicio», dijo Obama en la madrugada de este martes en un mensaje grabado a las tropas, a las que les aseguró que contarán con los medios necesarios para continuar con sus misiones dentro y fuera del país.

Pocas horas después, en una comparecencia en vivo desde la Casa Blanca, empleó un tono más duro para advertir a los republicanos que no les permitirá salirse con sus «demandas insensatas».

«Han cerrado el Gobierno por una cruzada ideológica para denegar seguro médico asequible a millones de estadounidenses», aseguró y llamó a los legisladores a hacer su trabajo e impedir un golpe que, advirtió, no se puede permitir la economía del país.

«El cierre de los republicanos amenaza nuestra economía en momentos en que millones de estadounidenses siguen buscando un puesto de trabajo y los negocios empiezan a tener algo de ritmo», dijo según DPA.

En un estudio de opinión de la universidad Quinnipiac, 77 por ciento de los encuestados atribuye a los republicanos la responsabilidad por el cierre de servicios federales. Solamente 22 por ciento apoya la estrategia republicana, informó AFP.

Analistas aseguran que eso puede perjudicar a los republicanos en las elecciones legislativas de noviembre de 2014.

Al margen del impacto concreto del «shutdown» (cierre) del gobierno federal, su efecto en los mercados mundiales era apenas perceptible. Wall Street y las bolsas europeas abrieron con alzas y Tokio cerró en verde, advirtió AFP.

Pero los expertos miran con inquietud otra fecha: si antes del 17 de octubre republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo sobre un aumento del límite legal de endeudamiento, EE.UU. podría verse incapacitado para hacer frente a sus obligaciones financieras y hallarse en default sobre parte de su deuda, de consecuencias imprevisibles sobre el costo de su financiación y con un nefasto efecto de reacciones en cadena en los mercados mundiales, según expertos, apuntó AFP.

En cuanto a la manzana de la discordia, la ley de reforma de salud, el Partido Republicano se opone a su implementación porque obliga a las empresas a pagar seguros de salud a sus empleados y prevé ayudas del Gobierno a las personas que no tengan dinero para pagarse uno por sí mismas.

Según esta reforma, todo estadounidense deberá tener un seguro para el 1ro. de enero de 2014, pero los republicanos quieren impedir su aplicación, alegando que el sistema constituye un abuso de poder del Estado federal y que haría disparar el presupuesto, versión a la que se aferra el sector más extremista, los «rebeldes» del Tea Party, que consideran que el «Obamacare» es una «socialización de la medicina».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.