Funcionaria expulsada de Venezuela trabajó en Cuba como agente de la CIA

La encargada de negocios de la embajada norteamericana en Caracas, Kelly Keiderling Franz, mantuvo un estrecho vínculo con el oficial de la seguridad cubana Raúl Capote, quien usaba entonces el seudónimo de Daniel

Autor:

Juventud Rebelde

Kelly Keiderling Franz, la encargada de negocios de la embajada norteamericana en Caracas, enseñó su verdadera cara de agente CIA cuando dialogó con el agente doble cubano Raúl Capote.

El oficial de la seguridad cubana, quien usaba entonces el seudónimo de Daniel, conoció a Keiderling en Cuba, donde ella trabajó bajo la cobertura de jefa de la Oficina de Prensa y Cultura de la Sección de Interés de EEUU (SINA). Capote contó detalles de esta acción en su libro Enemigo.

El primer encuentro se hizo en una cena en la propia SINA donde se reunieron doce funcionarios estadounidenses junto a otros invitados de varias embajadas — República Checa, Países Bajos o Reino Unido—, reveló Raúl Capote.

«Ahí comienza una estrecha relación con Kelly que inicia un trabajo de influencia sobre mi familia. Dijo que quería facilitarme la vida, que yo era un escritor brillante», relató el «agente Daniel» en una entrevista concedida al escritor español Pascual Serrano.

La amistad con Kelly duró años, a tal punto que la agente CIA norteamericana se convirtió en la madrina de la hija de Capote. Keiderling tenía presupuesto ilimitado; llegó a sugerir llevarse a su ahijada a Estados Unidos a «estudiar con una beca» y propuso a «Daniel» crear una «agencia literaria», con el propósito de influir en los círculos artísticos cubanos.

«Se crea la pagina web Agencia Literaria Cubana Online, desde la cual se difundían los autores y se vendían obras, pero la idea empieza a convertirse en otra cosa, dicen que quiere que agrupe no solo a escritores sino también a artistas, músicos, que se coordinara con otras embajadas, como la alemana, etc… Para todo ello iba a recibir financiación», recordó Raúl Capote al describir el trabajo de inteligencia de la Keiderling.

«Daban tres, cuatro o cinco mil dólares y ni siquiera miraban si habíamos organizado la actividad para la que pedíamos el dinero. Les gustaban temas como de microemprendedores, cómo organizar la sociedad civil, cursos de “liderazgo”, proporcionaban manuales y cosas así», precisó Capote describiendo un proceso semejante al que ejcutó Keiderling en Venezuela.

La CIA invirtió decenas de millones de dólares en cinco décadas de actividades hostiles a Cuba, intentando crear focos de «disidencia».

Figura clave de plan de desestabilización

Hace unos meses, en un análisis de las actividades de inteligencia de la embajada de EE.UU. en Caracas, el investigador y periodista Nil Nikandrov describió a Keiderling como una figura clave en la organización de las actividades para la desestabilización de Venezuela.

«Luego de un entrenamiento especial, inició su trabajo en el Departamento de Estado en el año 1988. Obtuvo su primera experiencia en el servicio exterior en África. Luego de estudiar el idioma ruso, Keiderling fue enviada a Kirguistán. Posteriormente, después de estudiar durante un año en la Universidad Nacional de la Defensa en Washington, sirvió en Moldávia», contó Nikandrov antes de señalar su intensa actividad de inteligencia en Cuba.

Keiderling se encuentra en Venezuela desde el mes de julio del 2011: «La "encargada de negocios" temporal asiste a los funcionarios que mayormente tienen una manera "imperial" de pensar y una actitud condescendiente con los "nativos" y sus pretensiones de soberanía, independencia y defensa de los derechos humanos», observó Nikandrov al señalar que las agencias de inteligencia y los diplomáticos norteamericanos tienen como meta "neutralizar" al gobierno de Maduro por cualquier medio: «Mientras más sangre se derrame, cuanto mejor».

Confiesa su conexión con Capriles

Un documento confidencial fechado de septiembre de 2011 firmado por Keiderling-Franz y filtrado en Internet, reveló con nombre y apellidos el contacto directo que mantiene la embajada con el derrotado candidato presidencial, Henrique Capriles con la embajada de Estados Unidos.

«Capriles dijo que aprecia la asistencia que se le ha entregado, y recibió bien la información de que, para febrero de 2012, su apoyo desde todos los candidatos opositores con los que USAID ha trabajado anteriormente, está más que garantizado», indica la Keiderling en el punto 3. «Capriles lamentó la salida de John Caufield, estando de acuerdo al mismo tiempo en que ello, de ninguna forma, pondrá en peligro nuestros objetivos».

En el punto 4, la agente precisa: «Capriles reiteró que si obtiene la victoria en las próximas elecciones, la política exterior de Venezuela será profundamente revisada, y Caracas se convertirá en un confiable aliado de EE.UU.». Y en el punto 5 revela como su actividad conspirativa se extiende mucho más allá de las fronteras de Venezuela: «Recursos adicionales serán canalizados a sus representantes de confianza a través de nuevas entidades, principalmente a través de ONGs de Chile, Panamá, Colombia y EE.UU.», añade el documento.

Otro reporte reciente, firmado por el investigador Jean Cleaux Duvergel, mostró como —con motivo del plan golpista post electoral— se han realizado reuniones en la propia residencia de Keiderling Franz, «con representantes de la cadena Capriles, con Miguel Otero (El Nacional), Andrés Mata (dueño de El Universal), Carlos Croes (de Televen), y miembros de Venevisión, Bloque de Armas, Globovisión y Canal I».

(Tomado de Cubadebate)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.