Presidente de Venezuela solicita Ley Habilitante

En un ovacionado discurso, Maduro llamó a un debate de altura a toda la sociedad

Autor:

Osviel Castro Medel

Caracas, Venezuela.— En medio de enormes expectativas en toda la República Bolivariana de Venezuela, el presidente de este país, Nicolás Maduro, presentó el proyecto de Ley Habilitante ante la Asamblea Nacional (AN), que le otorgaría poderes especiales durante un año para luchar contra la corrupción y reformar la economía nacional.

En su largo y reflexivo discurso para demostrar la necesidad de su petición ante los diputados, el mandatario precisó que la nación requiere una transformación del modelo ético republicano; pero también una transformación del modelo económico.

Aplaudido constantemente en su intervención —llena de citas de Bolívar, Chávez y varios pensadores universales—,  el Jefe de Estado señaló que más allá de la promulgación de una Ley Habilitante, Venezuela requiere un debate histórico y de altura de todos sus actores; y en consonancia llamó a la bancada opositora a no quedarse atrás de la actual coyuntura, decisiva para el país.

El Presidente enfatizó que es imponderable combatir la corrupción, sea de cuello blanco, cuello amarillo o de cuello rojo-rojito, en una clara referencia a todos los entes políticos; y anunció una «ofensiva a fondo» contra esa «enfermedad».

Acotó que la construcción del modelo socialista no podrá ser posible si no se derrota ese mal, que ha desangrado la patria y que representa una amenaza para la República y la propia existencia de la Revolución Bolivariana.

Maduro hizo un largo recuento de cómo se fue incubando, a lo largo de la historia, ese flagelo en la vida nacional, al punto de que llegó a ser visto como algo normal, como también se miró de manera ordinaria la «sociedad de cómplices, el robo y la especulación».

Asimismo, llamó al pueblo a la vigilancia sobre las instituciones, a ejercer la denuncia oportuna y responsable contra los corruptos, y a cultivar el «control popular» y «la participación protagónica de las masas».

También hizo un llamado a los medios de comunicación a no hacer invisible la guerra contra los inmorales y a ser verdaderamente responsables ante los hechos.

Frente a diputados, gobernadores, el Alto Mando militar, embajadores venezolanos en varios países y cientos de personas del pueblo que colmaron el hemiciclo de la AN, Maduro apuntó que el centro del debate actual también pasa por el punto de hacia dónde se dirige la riqueza de la renta petrolera, la cual todavía va a parar a manos de una burguesía parasitaria.

En esa cuerda, apuntó que aún, por varias distorsiones, gran parte del producto interno bruto cae a las arcas de la burguesía, y que el Estado Bolivariano no ha alcanzado la eficiencia necesaria ni ha logrado implementar un modelo de economía diversa y productiva, pese a los esfuerzos realizados.

Reconoció que en Venezuela existe especulación, acaparamiento, un mercado ilegal de divisas y una colección de dificultades económicas que hay que erradicar, porque también favorecen la descomposición de la sociedad.

El dignatario expuso que es preciso también eliminar la ineficiencia, el burocratismo y la indolencia de ciertos funcionarios, porque son tan dañinos como la corrupción, y recalcó que Venezuela requiere un sistema de justicia más fuerte contra los corruptos.

Expresó que es preciso seguir el ejemplo de Chávez, paradigma de la ética y la austeridad, y el legado de Bolívar, quien en enero de 1824 firmó un decreto contra los funcionarios públicos que robaran o se creyeran por encima de los ciudadanos.

La presentación de este proyecto por parte del mandatario resulta el primer paso para que la ley se convierta en instrumento legal, de acuerdo al artículo 204 de la Constitución. Después, la junta directiva de la AN establecerá si la proposición cumple con los requisitos establecidos en el Reglamento Interno de la Asamblea Nacional y luego se procederá a distribuirla entre los diputados para su subsiguiente discusión en el hemiciclo República. Para aprobarse debe estar respaldada por tres quintas partes de los asambleístas; es decir, 99 diputados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.