Vacías las aulas españolas

Diez millones de alumnos y cerca de 800 000 profesores se sumaron a las manifestaciones contra la Ley Wert y los recortes educativos

Autor:

Juventud Rebelde

Madrid, octubre 24.— Docentes, alumnos y padres dejaron este jueves las aulas y salieron a las calles de más de 70 ciudades de España, protagonizando así una jornada histórica de protesta contra los recortes en educación y la inminente reforma impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy, ahora en trámite parlamentario.

La protesta se extendió a todas las etapas educativas, desde la escuela infantil hasta la Universidad, pasando por la educación especial, de adultos, y las enseñanzas artísticas y coincide con la tercera jornada de la huelga emprendida por alumnos de centros de Secundaria y universidades públicas.

Diez millones de alumnos y unos 800 000 docentes fueron convocados a la protesta y los sindicatos confirmaron un seguimiento medio del 83 por ciento en el conjunto de la enseñanza pública y de un 30 por ciento en la nocturna para trabajadores.

«Está claro que hoy hemos parado la educación», afirmaron los organizadores, que además hablaron de «un éxito rotundo» y del cierre de la mayoría de las universidades públicas, afectadas por el recorte de becas para sus alumnos.

El ejecutivo de Rajoy, por el contrario, intentó desestimar la convocatoria al tildarla de fracaso, apuntando que fue secundada por solo un 20 por ciento de los docentes.

También, la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, invitó a las organizaciones sindicales a un diálogo «real y abierto» y les acusó de utilizar a los alumnos para presionar al Gobierno por cuestiones laborales.

Pero lo cierto es que cientos de estudiantes, padres y profesores, buena parte vestidos con camisetas verdes, se concentraron en diferentes ciudades españolas con cánticos y pancartas que mostraban lemas como «escuela pública de todos para todos» o «menos curas y más cultura».

Llamada «la marea verde», esta es la segunda huelga general convocada este año por la comunidad educativa en España. La última, que solo aunó a la enseñanza pública, tuvo lugar el 9 de mayo y sacó a miles de personas a la calle para protestar por unos recortes cifrados en 6 000 millones de euros en los dos últimos cursos, y que han afectado fundamentalmente los gastos en libros de texto, becas de comedor o supresión de rutas escolares.

Como en aquella ocasión, ahora también se pide la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, principal impulsor de la llamada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce o Ley Wert), que hace unos días pasó la prueba del Congreso de los Diputados y que previsiblemente será ratificada próximamente por el Senado.

La legislación defiende que la separación de los alumnos según su rendimiento escolar a partir de los 15 años disminuirá el abandono y el fracaso de los estudios, que se eleva al 25 por ciento. Esto es considerado por muchos como una segregación.

En la Universidad se han aumentado las tasas y endurecido los requisitos académicos para lograrlas y se registran miles de impagos ante el alza de las matrículas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.