Mensaje de paz y fraternidad - Internacionales

Mensaje de paz y fraternidad

Los estudiantes, profesores y tripulantes que arribaron este lunes a La Habana en el crucero Semestre en el mar anhelan conocer la realidad cubana y cultivar la amistad entre los pueblos

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Cuando Esteban Peierls, de 22 años, «tocó» tierra cubana y accedió a conversar con esta reportera en inglés y español al mismo tiempo, no sabía cómo expresar su emoción y sus numerosas inquietudes sobre «esta pequeña y agradable Isla» a la que llega por primera vez.

Descendió del crucero Semestre en el mar, al que los capitalinos podíamos ver desde las siete de la mañana de este lunes en la entrada de la bahía habanera, y aseguró que aunque la visita será corta, aprovechará el tiempo al máximo para degustar la típica comida criolla, aprender a bailar salsa y aplaudir en un juego de béisbol.

Yo también quiero aprender a bailar salsa y tomarle fotos a los autos antiguos en las calles de La Habana, se apresuró a decir Molly Mechammil, de 20 años, del estado de California, quien acompaña al joven texano. «Conozco poco de Cuba, solo sé que su pueblo sufre mucho la enemistad de Estados Unidos y que tienen médicos trabajando en el mundo entero. Cuando me vaya quiero irme con la energía de su gente».

Suman más de 500 estudiantes universitarios de más de 200 universidades, procedentes en su mayoría de Estados Unidos y de otras 19 naciones como México y Canadá, los que junto a Esteban y Molly arribaron a La Habana a bordo del barco.

El programa académico de estudios internacionales de Semestre en el mar demoró nueve años en volver a tocar Cuba, debido a las restricciones impuestas por el Gobierno de George W. Bush, hasta que el presidente Barack Obama le concedió la licencia de viaje en junio de este año.

El recorrido del crucero se inició el pasado agosto en la capital londinense y luego de recorrer los puertos de San Petersburgo, Hamburgo, Marruecos, Cádiz, Sudáfrica, Portugal y Salvador de Bahía, entre otros, llega a La Habana para que sus tripulantes puedan «respirar» la realidad cubana.

El profesor de la Universidad de La Habana (UH), Luis René Fernández, quien llevaba 12 días a bordo del buque, expresó que fue blanco de numerosas preguntas en torno a Cuba y su gente, que despiertan mucha curiosidad.

Luego de la cordial bienvenida que les ofreció Gustavo Cobreiro Suárez, rector de la UH, Julie Sivertson, de 23 años, confesó que su primera visita a Cuba fue hace 12 años. «El viaje ha sido extraordinario y lleno de vivencias asombrosas; tenía muchas expectativas de llegar a Cuba, porque ha pasado mucho tiempo de mi primera visita y he oído que han cambiado muchas cosas aquí para el bienestar de los cubanos, y eso me alegra mucho».

Los entusiastas visitantes rindieron homenaje a Julio Antonio Mella, al pie de la Escalinata universitaria.

Los acordes del tema Imagine, de John Lennon, sirvieron de estímulo para que, mientras entonaban la canción, ascendieran los 88 peldaños de la Escalinata, luego de que muchos de ellos fotografiaran al Alma Máter y a los conocidos «almendrones».

La educación es el arma más potente que usted puede utilizar para cambiar el mundo, dijo el ex presidente sudafricano Nelson Mandela, y sus palabras fueron recordadas por el decano ejecutivo Nicholas Iammarino, cuando se dirigió a los estudiantes reunidos en la Plaza Ignacio Agramonte de la UH.

«Estamos celebrando el aniversario 50 de la creación del programa académico del crucero y nuestro deseo es cultivar el espíritu de justicia y amistad entre todas las naciones, siguiendo las ideas de Thomas Jefferson, para llevar a todas las latitudes un mensaje de paz, amor y reconciliación».

A pesar de las diferencias entre los pueblos todos somos uno, ratificó la decana Kathy Thornton, astronauta de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), quien explicó que a bordo del buque no solo tienen lugar seminarios, conferencias y clases, sino también actividades extracurriculares que facilitan el intercambio y el enriquecimiento cultural.

El destacado profesor cubano Ángel Pérez Ferrero explicó a los visitantes la importancia histórica del lugar donde se encontraban y los convidó a conocer sobre el diferendo entre EE.UU. y Cuba, el sistema político cubano y el impacto de las investigaciones científicas de la UH en el desarrollo del país, antes de compartir con los grupos de artistas aficionados de la Universidad.

Hoy podrán recorrer distintas instalaciones históricas, turísticas y culturales, y disfrutarán en horas de la noche de un concierto de Arnaldo y su Talismán en el restaurante capitalino La Cecilia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.