Más allá de la mitad... - Internacionales

Más allá de la mitad...

Autores:

Mayte María Jiménez
Yoelvis Lázaro Moreno Fernández

Siguen lo aires festivalescos refrescando, aunque no haga tanta falta por las bajas temperaturas del lugar, uno de los mayores parques polifuncionales a cielo abierto de Quito, el Bicentenario, con casi una decena de carpas habilitadas para la ocasión. En lo que fuera hasta hace unos meses la pista de un aeropuerto rodeado de lomas y colindante con algunos repartos de la ciudad, los jóvenes pintan el futuro que desean. Y se pintan sus rostros también, pues se ha vuelto usual ver a muchos con los colores de la bandera de sus países de origen teñidos en la cara, o con carteles que dicen «Abajo la guerra», «Libertad», «Un mundo mejor es posible»... La certeza de todo lo posible se ha podido confirmar aquí. ¡Collares de cáscara de naranja! Sí, así como les contamos, una novedad artesanal que condiciona la mirada y revela el buen gusto de todo el que por allí pasa. En primer lugar, resalta el cartel, a unos metros de los recintos feriales. Y ya en un segundo momento, atrapa la configuración de tamañas «joyas», las cuales conservan el aroma original del cítrico y el tinte utilizado para matizarlas no contiene químicos. Elaboradas con un cuidado extremo, según nos explica la maestra y creadora Elda Quezada Ramírez, natural de la costa ecuatoriana, específicamente de Machala, quien junto a su hija, se dedica a este tipo de arte ecológico, poseedor de una estética singularísima. Qué bien le quedarían estas hermosas prendas a las mujeres de nuestra Isla.  Y al cierre de esta sección los artistas cubanos invitados a la cita se alistaban para protagonizar un criollísimo concierto, con toda una delegación de bailadores incluida, en la mayor plaza del Bicentenario. Tony Ávila y su grupo, Baby Lores, Adrián Berazaín, Eduardo Sosa, Andy Rualdo, los repentistas Héctor Gutiérrez y Aramís Padilla, y la única dama de la tropa musical, la joven intérprete Laritza Bacallao, se disponían a subir hasta la fiebre la temperatura del Festival, cuando apenas faltan horas para la despedida. Entonces agarremos los tambores ¡y que suenen!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.