La violencia en Venezuela fue premeditada

Salen más pruebas a la luz de que los actos vandálicos estaban calculados para llevar el país al caos

Autor:

Osviel Castro Medel

CARACAS.— Después de los hechos violentos generados por sectores recalcitrantes de la derecha el 12 de febrero, este país pareció volver a la normalidad ayer, con los comercios abiertos, el mismo tráfico vehicular de siempre y la calma en las principales ciudades.

Durante todo el día no se reportaron incidentes similares a los del miércoles y tras las informaciones brindadas por varios funcionarios públicos se conoció que la incitación  al vandalismo, dirigida desde la ultraderecha, provocó tres muertos —otra persona fue baleada bien entrada la noche—, 66 heridos (de ellos 17 militares o policías), propiedades destrozadas y 54 vehículos dañados.

Entre las instalaciones atacadas por los grupos violentos en la capital se encuentran el hotel Alba Caracas, el emblemático teatro Teresa Carreño, Venezolana de Televisión, las estaciones del metro de Parque Central, Parque Carabobo y Bellas Artes, la sede del Ministerio del Transporte Terrestre y la del Ministerio Público (Fiscalía General de la República).

Precisamente este jueves decenas de personas se congregaron en las inmediaciones de la sede de esta última cartera para exigir justicia y apoyar a la fiscal general, Luisa Ortega, quien dijo a los medios de comunicación que las acciones bárbaras de hace dos días, planificadas con anticipación suficiente, serán investigadas y no quedarán impunes.

Agregó que los principales actos vandálicos ocurrieron en Distrito Capital, Miranda, Táchira, Aragua, Mérida y Lara; y que ya los fiscales se distribuyeron por todo el país, sin miedos, para dirigir los procesos legales.

Durante todo el día de ayer la televisión estatal de Venezuela siguió mostrando imágenes que demuestran la premeditación de los supuestos manifestantes para generar actos violentos, pues muchos se aprecian, en su marcha hacia el Ministerio Público, con capuchas, cámaras antigases, mochilas con piedras, objetos contundentes y los llamados cocteles Molotov.

Por su parte, el ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, señaló en rueda de prensa que hasta el momento hay unos 70 detenidos vinculados a los sucesos del 12 de febrero y explicó que estos planes de disturbios se montaron desde hace más de tres años.

Detalló que la primera reunión de preparación de grupos violentos se realizó en octubre de 2010 y fue organizada por Gustavo Tovar Arroyo, presidente de la ONG Humano y Libre, que ha sido financiada, entre otros, por el ex embajador estadounidense en Venezuela, el ultraconservador Otto Reich.

En ese encuentro, según detalló el Ministro, estuvieron presentes los «líderes» Gaby Arellano, Yon Goicoechea, Freddy Guevara, David Smolansky y Daniel Ceballos. Estos dos últimos son los actuales alcaldes opositores de El Hatillo (Miranda) y San Cristóbal (Táchira), respectivamente.

Rodríguez Torres sostuvo que el escenario al que quieren llegar líderes de la ultraderecha con sed insaciable de poder como Leopoldo López es el de una guerra civil en Venezuela o algo parecido a lo ocurrido en abril de 2002, cuando se produjo el golpe de Estado contra Hugo Chávez.

El Ministro expresó que las puertas de sus oficinas están abiertas para los estudiantes que desean plantear sus inquietudes sobre el tema de la seguridad ciudadana e invitó a los alumnos de todas las universidades a sumarse a los esfuerzos que encabeza el Gobierno de Nicolás Maduro para construir una Venezuela de paz, sin violencia y con democracia absoluta.

Analiza el presidente Maduro los acontecimientos

«Que me acompañe el pueblo de Venezuela en esta batalla dura que estoy dando contra el fascismo», exhortó el presidente Nicolás Maduro a los bolivarianos en una alocución en la noche del jueves en que se pronunció sobre los hechos violentos que se dan en el país por la oposición extrema desde el miércoles y que han provocado hasta el momento tres muertes, decenas de heridos y daños materiales por el vandalismo ejecutado.

Calificó de «llamados irresponsables» las convocatorias de los grupos violentos a salir a las calles en manifestaciones para proseguir los intentos de entronizar el caos.

Maduro había anunciado en un mensaje en Twitter su alocución: «Agradezco todas las expresiones nacionales llamando a La Paz, ahora en minutos desde Miraflores hablaré al país. Pendientes tod@s...».

En sus palabras a la nación, pronunciadas en cadena de radio y televisión, advirtió a los estimuladores y organizadores de las protestas y las acciones de terror: No toquen la fuerza volcánica de un pueblo, no la provoquen, no saben lo que es capaz de hacer nuestro pueblo.

Entre esos políticos que convocan al derrocamiento y a los disturbios, están sindicados principalmente el dirigente del partido de extrema derecha Voluntad Popular, Leopoldo López; la diputada María Corina Machado, Antonio Ledesma y Henry Ramos Allup, integrantes de la llamada Mesa de la Unidad (MUD).

Durante el mensaje presidencial desde el Palacio de Miraflores y en presencia del gabinete de Gobierno, se presentaron videos que muestran los actos de barbarie y declaraciones hechas por algunos de los jóvenes participantes en los eventos y de políticos, que son prueba de la violencia generada por la oposición venezolana.

A las acciones que promueven un golpe de Estado contra el Gobierno Bolivariano se unen los medios opositores, tanto venezolanos como internacionales, evidencia de que existe un plan de la ultraderecha para desestabilizar al Gobierno Bolivariano que no han podido derrotar en las numerosas elecciones que han tenido lugar en el país sudamericano, dijeron algunos analistas internacionales.

Héctor Navarro, miembro de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), estuvo entre quienes hicieron esa denuncia. Estamos frente a un plan que ha resultado exitoso en algunos países y que pretende aplicarse a Venezuela, declaró en el programa Mesa Informativa, de Venezolana de Televisión, y agregó que tiene el mismo guión del golpe de Estado de 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez.

Mencionó la conversación telefónica revelada el día anterior entre dos conocidos conspiradores (el vicealmirante retirado Iván Carratú Molina con el ex embajador de Venezuela en Colombia, Fernando Gerbasi), de donde se evidencia que con antelación conocían de los hechos, y hablaban de que el miércoles habrían muertos.

Navarro consideró que no toda la derecha está inmiscuida en esas acciones, sino los sectores de la ultraderecha, los cuales tienen contactos con el Departamento de Estado y con el imperio estadounidense, señaló.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.