Tormenta se acerca al Pentágono

El secretario de Defensa de Estados Unidos anunció recortes en el Ejército

Autor:

Granma

Cuando el año pasado el presidente estadounidense, Barack Obama, nominó a Chuck Hagel como secretario de Defensa, algunos analistas lo calificaron como el acto «más valiente» del mandatario, e incluso se especuló que su decisión expresaba una voluntad de cambiar los métodos de su política exterior.

Hagel tenía ante sí el desafío de dirigir el Pentágono en época de déficit, en un país donde los recortes al presupuesto militar generan enconados debates.

Este lunes pasó lo que muchos temían. El ejército pasará de tener unos 520 mil soldados a contar con entre 440 mil y 450 mil, con lo cual quedará reducido a un mínimo histórico desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

La propuesta fue hecha por Hagel, en una rueda de prensa donde detalló el presupuesto de Defensa para el año fiscal 2015, que será presentado oficialmente la próxima semana.

«Este es el primer presupuesto en 13 años de guerra que refleja en su totalidad la transición en el Departamento de Defensa», indicó.

La noticia ha echado leña al fuego de una figura ya polémica. Hagel, un republicano, ha recibido las críticas de los sectores más conservadores de su partido, que no le perdonan haber condenado la invasión a Iraq. Lo cierto es que él apoyó la contienda bélica en sus inicios, pero cuando comprendió que la misión estaba estancada la calificó como «una de las más peligrosas equivocaciones en materia de política exterior desde Vietnam».

En el 2007 fue el único Senador republicano que votó a favor de una resolución presentada por el ahora vicepresidente, Joseph Biden, en contra del envío de 20 mil soldados más al frente iraquí. Sus compañeros de partido lo acusaron públicamente de traidor.

Se espera que su más reciente decisión genere tormenta, pues durante años, y especialmente durante la Guerra Fría, el Pentágono sostuvo que se necesitaba un ejército lo suficientemente grande como para combatir dos guerras al mismo tiempo.

Pero los planes actuales apuntan a reducir el gasto ante la austeridad del gobierno, tras las repetidas promesas de Barack Obama de po-ner fin a la participación en las guerras de Iraq y Afganistán.

La propuesta de Hagel refleja la nueva manera en que Estados Unidos planea manejar los conflictos. Al tiempo que limita las tropas terrestres, el nuevo presupuesto no escatimará re-cursos para los llamados comandos especiales y para la guerra en el ciberespacio.

Ade-más, incluye el reemplazo de los aviones de espionaje U-2 con drones, y aunque se tuvo bajo consideración el retiro de un portaaviones, la Marina mantendrá su flota de 11 por ahora.

Según Hagel, la reducción presupuestaria dejaría intacta la disposición combativa del país y mantendría su superioridad tecnológica. Asimismo, dijo que el Pentágono planea seguir con su cambio de foco hacia la zona Asia-Pacífico.

Expertos señalan que este nuevo presupuesto es la primera iniciativa que lleva la impronta completa de Hagel, quien hasta ahora se había dedicado a resolver problemas heredados.

Sus posiciones en política exterior se asemejan bastante a las de Obama, que rechaza ocupaciones prolongadas al estilo de Iraq y Afganistán, mientras prefiere potenciar la injerencia y las estrategias de la llamada «guerra no convencional», como ha estado haciendo en Siria y más recientemente en Venezuela.

Stephen Walt, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Harvard, advirtió desde el momento de la nominación de Hagel que aunque era excelente para el puesto, no traería consigo cambios significativos.

«Hagel siempre ha sido escéptico acerca de la conveniencia de usar la fuerza militar. Eso no significa que sea una paloma o un pacificador —escribió Walt—, sino que simplemente reconoce que la fuerza no es la mejor manera de hacer frente a todos los problemas».

Su propuesta aún debe ser aprobada por el Congreso, donde probablemente enfrentará oposición, pues los legisladores intentarán preservar bases militares y empleos relacionados con sus respectivos estados, especialmente en un año electoral.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.