ONU dialoga con nuevas autoridades ucranianas

El subsecretario general de Naciones Unidas, Jan Eliasson,reiteró durante los encuentros la urgencia de una salida política a la crisis, así como la importancia del apego a la Carta de la ONU y los derechos humanos

Autor:

Juventud Rebelde

NACIONES UNIDAS, marzo 4.— El subsecretario general de Naciones Unidas, Jan Eliasson, abordó este martes en Kiev la crisis ucraniana con las autoridades designadas luego de disturbios que terminaron con la democión por el Parlamento del presidente Víktor Yanukóvich.

Según una nota de prensa divulgada aquí, el alto funcionario fue recibido por el presidente actuante, Oleksandr Turchinov, y el primer ministro Arseni Yatseniuk, quienes cuentan con el respaldo occidental, pero son considerados por Rusia fruto de un golpe de Estado, apuntó PL.

El diplomático reiteró durante los encuentros la urgencia de una salida política a la crisis, así como la importancia del apego a la Carta de la ONU y los derechos humanos. Eliasson fue enviado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para evaluar la situación en el terreno, después de la escalada de tensiones en la región autónoma de Crimea, ubicada en la península homónima, donde radica la Flota rusa del Mar Negro.

Mientras Moscú explica que los efectivos movilizados allí tienen la misión de proteger las instalaciones de la Flota, ante amenazas de que grupos violentos trasladen sus actividades de Kiev a Crimea, Estados Unidos y sus aliados califican ese despliegue de agresión.

Las diferentes visiones han chocado en tres reuniones de emergencia en el Consejo de Seguridad, donde Rusia denunció la injerencia de occidente en los asuntos internos de la exrepública de la otrora Unión Soviética.

De otro lado, en Moscú, el presidente Vladimir Putin afirmó en rueda de prensa que fue legítima su decisión de defender a los ucranianos, a los rusoparlantes y a los ciudadanos de Rusia, ante las amenazas de organizaciones nacionalistas. Pero aclaró que de momento no existe necesidad del envío de tropas.

Por su parte, ANSA reporta que el presidente francés, Francois Hollande, acusó a Rusia de colocarse en un camino hacia «una escalada peligrosa» en Ucrania y no excluyó sanciones contra Moscú. «El rol de Francia con Europa es ahora el de ejercitar la presión necesaria, incluso, el recurso de las sanciones, para hallar la vía del diálogo y una solución política de la crisis», dijo Hollande.

La agencia noticiosa latinoamericana también informó que el primer ministro designado, Arseni Yatseniuk, tergiversó la realidad sobre el golpe de Estado llevado a cabo por la oposición y la destitución del presidente legítimo, Víktor Yanukóvich, en violación del acuerdo del 21 de febrero pasado.

Yatseniuk negó que las fracciones opositoras (su partido Batkivschina, entre las principales) hayan incumplido los puntos del documento, al remitirse a la decisión del Parlamento, tomado por la fuerza, de retornar a la Constitución de 2004, sin una consulta popular ni debate legislativo.

Tras la firma del acuerdo entre Yanukóvich y los líderes de la oposición, las fracciones de Batkivschina (el partido de Yulia Timoshenko), Udar y la ultranacionalista Svoboda reunieron a la Suprema Rada (Parlamento) el 22 de febrero y adoptaron una serie de leyes, con un legislativo asediado por las fuerzas extremistas y diputados de otras bancadas amenazados.

También Yatseniuk ratificó que su Gobierno introducirá todos los recortes exigidos en un decálogo por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que afectan entre otros sectores a la salud, la agricultura y la minería.

Nuestro Gobierno va a cumplir todas las condiciones del FMI, por la sencilla razón de que no tenemos otra opción, sostuvo al referirse a las diez recomendaciones en las que figura la privatización de todas las minas.

El Primer Ministro eludió, por otra parte, el descontento que provocó en otras regiones de Ucrania el curso violento de los acontecimientos en Kiev, la destitución ilegítima de Yanukóvich y el accionar impune de los comandos extremistas y de las organizaciones neofascistas.

Sobre la criticada anulación de la ley de lenguas (de 2012) por las nuevas autoridades, en detrimento de la población rusoparlante en el este y sur de Ucrania, el político desmintió que se haya derogado y se restrinjan los derechos de las comunidades rusohablantes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.