Paraguayos exigen cambios en la política económica y social del gobierno

Sindicatos, organizaciones campesinas de todo el país, jóvenes de la Unión Nacional de Estudiantes y partidos políticos de izquierda, se unen este miércoles en una huelga general que culminará con una concentración multitudinaria frente al Congreso Nacional

Autor:

Juventud Rebelde

ASUNCIÓN, marzo 26.— La huelga general contra la política económica y social del gobierno paraguayo tiene lugar este miércoles con la participación de sindicatos, organizaciones campesinas de todo el país, jóvenes de la Unión Nacional de Estudiantes y partidos políticos de izquierda.

Según reporta PL, representantes de los distintos sectores que apoyan el paro proclamaron su comienzo en un acto efectuado en la explanada situada frente a la Catedral, en el llamado microcentro de esta capital.

Previamente, miles de campesinos que se transportaron en camiones de carga desde los departamentos del norte paraguayo y otros muchos llegados desde áreas cercanas a Asunción se unieron a los representantes de las centrales sindicales para reafirmar las consignas fundamentales.

Tres frentes principales aglutinan a la mayor parte de los participantes en la medida de fuerza: la plenaria de Centrales Sindicales, la Federación Nacional Campesina y la Coordinadora Democrática, esta última formada por partidos políticos y organizaciones sociales.

Sin embargo, todos coinciden en una serie de demandas dirigidas a lograr un cambio en el modelo hasta ahora aplicado por el gobierno del presidente Horacio Cartes, al cual califican de neoliberal y asociado a los grandes intereses económicos multinacionales.

Reclamos que unen a todos los sectores son la reforma agraria, la petición de derogación de la privatizadora Ley de Alianza Público-Privada impulsada por Cartes, el aumento salarial del 25 por ciento, mejoras en la educación y la salud pública y el cese de la represión en el campo.

La huelga culminará con una concentración multitudinaria en horas de la tarde en la emblemática Plaza de Armas frente al Congreso Nacional, escenario de numerosas protestas anteriores.

Aunque inicialmente el gobierno intento minimizar la movilización, la convicción del nivel que alcanzará la protesta le obligó a designar una comisión encabezada por el vicepresidente de la República para instalar mesas de dialogo con los sectores protestantes a partir de mañana.

La comisión oficial está integrada, además de por el vicepresidente Juan Afara por 11 funcionarios con nivel de ministros y tendrá que enfrentar el planteamiento sindical y campesino de negociar la modificación de las decisiones adoptadas hasta ahora en las áreas económica y social.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.