Venezuela rechazó injerencia de Unión Europea

El Gobierno venezolano exigió a la Unión Europea respeto hacia su nación y sus instituciones, a la vez que denunció ante los pueblos del mundo las infamias que ha sufrido Venezuela por parte de algunas autoridades de la Unión Europea

Autor:

Osviel Castro Medel

CARACAS.—  El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela repudió la injerencia de la Unión Europea en sus asuntos internos y lamentó las declaraciones de varios funcionarios de ese bloque.

En un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, dado a conocer ayer, se rechazan las palabras de Maja Kocijancic, portavoz de Catherine Ashton, alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), a las que califican de injustificadas y alejadas de la verdad.

El texto señala que «el Gobierno venezolano exige a la Unión Europea respeto hacia nuestra nación y sus instituciones, a la vez que denuncia ante los pueblos del mundo las infamias que ha sufrido Venezuela por parte de algunas autoridades de la Unión Europea quienes, desde mediados de febrero de 2014, han emitido una serie de Declaraciones, Resoluciones y cuestionamientos con el más insolente tratamiento a la institucionalidad democrática de Venezuela».

También expone que la Constitución de este país garantiza la libertad de expresión, asociación y asamblea y que «el vandalismo, la violencia, la instigación a delinquir, la xenofobia, así como el asesinato de ciudadanos y funcionarios del orden público ejecutados por grupos violentos y armados de la oposición venezolana, es contrario a la vocación de paz y tolerancia de nuestro pueblo».

Finalmente señala que las puertas del diálogo con las distintas fuerzas políticas del país están abiertas, como también es posible la profundización de las relaciones con la UE, «tanto a nivel bilateral como birregional por medio de la Celac y el Mercosur, pero con pleno respeto a la soberanía y el total apego al principio fundamental de no injerencia en los asuntos internos de los Estados».

Por otra parte, ayer también fue difundido por distintos medios venezolanos un artículo del presidente Nicolás Maduro, publicado en el periódico estadounidense The New York Times, en el cual el mandatario analiza los antecedes y consecuencias de los sucesos violentos desatados por la derecha venezolana, tan solo dos meses después de las últimas elecciones municipales, donde las fuerzas chavistas ganaron 255 de 335 alcaldías.

«No olvidemos que algunos de los que apoyaron el derrocamiento ilegal del gobierno democráticamente electo de Venezuela en el año 2002 están liderando las protestas de hoy. Los involucrados en aquel golpe inmediatamente disolvieron el Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Nacional y desecharon la Constitución. Hoy, aquellos que incitan a la violencia o intentan ejecutar acciones inconstitucionales parecidas deben ser sometidos al sistema judicial», recalca el Jefe de Estado en el texto, titulado Un llamado a la paz desde Venezuela.

Maduro recordó que el Gobierno de Estados Unidos apoyó el golpe de 2002 contra el presidente Hugo Chávez, y que la actual Administración de esa nación gasta más de cinco millones de dólares al año para apoyar los movimientos opositores venezolanos y enfatiza que «un proyecto de ley para un adicional de 15 millones de dólares para estas organizaciones anti-gobierno se encuentra ahora en el Congreso».

Por último, reconoce que Venezuela necesita diálogo y paz, por eso «damos la bienvenida a cualquier persona que sinceramente quiera ayudar a alcanzar estos objetivos».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.