Región ucraniana de Donetsk se mantiene bloqueada

Los manifestantes defensores de la federalización del país han cerrado con barricadas accesos principales a regiones del este

Autor:

Juventud Rebelde

KIEV, abril 14.— Activistas defensores de la federalización en Ucrania bloquearon este lunes el paso de agrupaciones gubernamentales en la ciudad de Slavyansk, región de Donetsk, mientras las milicias populares se preparan ante un eventual ataque de tropas especiales y fascistas.

De acuerdo con Prensa Latina, fueron cerrados con barricadas los tres accesos principales a la urbe desde Járkov, la carretera Donetsk-Kramatorsk y en dirección a la localidad de Artemov.

Voluntarios de la denominada Milicia Popular de Donbass controlan los puestos de vigilancia ante informaciones sobre el desplazamiento a la zona de combatientes de la organización fascista Sector Derecho y otras agrupaciones extremistas, dijeron los activistas a medios de prensa.

Tenemos información de que en las próximas horas, presumiblemente en la noche, llegarán combatientes de las agrupaciones especiales Jaguar con la tarea de desalojarnos del edificio, declaró a la agencia Ria Novosti, uno de los activistas sin identificarse.

Partidarios de la federalización tomaron el sábado pasado las sedes del ayuntamiento, la comisaría y el Servicio de Seguridad, en esta ciudad en el norte de Donetsk, con una población de unos 120 000 habitantes.

Una operación militar para desalojar a los manifestantes el domingo causó al menos nueve heridos y un muerto. Cinco lesionados con heridas de bala fueron trasladados al hospital.

Los agentes antimotines de Donetsk se negaron a reprimir a la población, en tanto el jefe de la policía regional renunció, en medio de las órdenes del mando de Kiev de tomar por la fuerza la urbe rebelde.

Según reportes actualizados, en ese territorio predomina una situación de aparente normalidad. Agentes del orden y milicianos populares patrullan las calles, mientras en la plaza principal continúa un mitin de respaldo ciudadano a las reivindicaciones de la mayoría de los pobladores por un referendo.

Por segunda semana consecutiva, las milicias populares en Lugansk y Donetsk controlan los edificios del Servicio de Seguridad y de la administración regional, respectivamente. La autodeclarada República Popular de Donetsk conformó un gobierno provisional alternativo y convocó a una consulta para el 11 de mayo.

A pesar de que las autoridades regionales persisten en las negociaciones con los manifestantes como alternativa de salida al conflicto, sigue la incertidumbre sobre un posible asalto sorpresa en razón de la decisión confirmada anoche por el autodesignado presidente interino Alexander Turchinov del empleo de las fuerzas armadas y elementos fascistas en una operación represiva.

De momento, los milicianos en Slavyansk lograron bloquear este lunes la entrada de dos camiones con medios y municiones del Ministerio de Defensa de Ucrania.

En la localidad de Gorlov, región de Donetsk, cerca de un centenar de inconformes ocuparon este lunes la comisaria en reclamo de una sustitución del mando policial, reportó el portal noticioso Noticias de Donbass.

La fuente detalló que los choques entre manifestantes y agentes se prolongaron por más de una hora. Con anterioridad, los partidarios de la federalización paralizaron el transporte urbano y reclamaron a la policía pasarse del lado del pueblo.

En Rusia, el Servicio Federal aclaró en una nota que no se han reforzado los contingentes de guardafronteras en la línea limítrofe con Ucrania, pero puntualizó que el dispositivo adicional de protección fronteriza dispuesto durante los juegos olímpicos de Sochi no ha sido levantado. El canciller Serguei Lavrov advirtió hoy en una rueda de prensa sobre las intenciones de Kiev de socavar la reunión cuadripartita sobre Ucrania, programada en Ginebra para este jueves.

Los anuncios del gobierno ucraniano de querer presentar supuestas evidencias durante ese encuentro acerca de una presunta implicación de Rusia en los acontecimientos del sureste de ese país hablan de sus planes de provocar un escándalo en esa cita, expuso Lavrov.

No nos inmiscuimos en los asuntos internos de ese país. Allí no tenemos nuestros agentes, refutó el canciller ante las denuncias de Occidente sobre una implicación de «manos rusas» en los convulsos acontecimientos en numerosas regiones del este ucraniano, cuyos pobladores exigen un referendo y derechos legítimos, además de una federalización.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.