Congreso Nacional Africano gana elecciones en Sudáfrica

Significa un segundo mandato ejecutivo para el presidente Jacob Zuma y el apoyo mayoritario del pueblo durante 20 años al partido del ilustre luchador Nelson Mandela

Autor:

Juventud Rebelde

PRETORIO, mayo 9.— El Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés) celebra este viernes 20 años de gobierno democrático multirracial en Sudáfrica con una nueva y categórica victoria electoral, que además significa un segundo mandato ejecutivo para el presidente Jacob Zuma, informa PL.

Con 20 500 centros de votación contabilizados (en un total de 22 260), la Comisión Electoral Independiente (IEC) corroboró el triunfo del ANC en ocho de las nueve provincias del país austral y más de 9,9 millones de sufragios positivos.

El movimiento de liberación que derrotó al apartheid y del que fue militante ilustre el icónico Nelson Mandela ratificó ante el mundo que su gran empatía con el pueblo de la Nación del Arcoiris no ha menguado tras dos décadas en el poder, pese al lógico desgaste político que acarrea esa responsabilidad.

La IEC informó en la medianoche del viernes haber contado 16 millones de papeletas comiciales, más del 92 por ciento del total nacional, y que la organización de Zuma era ampliamente vencedora con el 62,7 por ciento del respaldo cívico.

Ese número triplica los votos obtenidos por el principal foro opositor Alianza Democrática (DA, grupo de la minoría blanca), que retuvo el gobierno en la sureña provincia de Western Cape, cuya capital es Cape Town, la segunda mayor ciudad del país.

Con la votación masiva de esta semana —lunes y martes fueron jornadas especiales para discapacitados, enfermos y embarazadas—, el pueblo sudafricano respondió con positivismo ante un partido que ha impulsado numerosos y eficaces programas contra el desempleo, la pobreza, las carencias médicas y a favor de la justicia social en general.

El apoyo mayoritario de la población acalla igualmente las voces que desde la oposición vaticinaban un estrepitoso fracaso de Zuma y el ANC en las quintas votaciones legislativas de la era constitucionalmente democrática nacional.

Fundado el 8 de enero de 1912 en la Iglesia Waaihoek Wesleyan, de Bloemfontein, el Congreso Nacional Africano tiene hoy una membresía oficial estimada en casi millón y medio de militantes, además de cientos de miles de activistas voluntarios por todo este multiétnico territorio.

Miembro de la Internacional Socialista, el ANC es la fuerza de liberación nacional más antigua del continente. Su programa principal está basado en la proclamación de una Revolución Democrática, un sistema social que busca el empoderamiento intelectual, educativo y económico de los ciudadanos.

La proporción de sudafricanos que viven en la pobreza absoluta ha disminuido desde 41 por ciento en 1994 (cuando el ANC llegó a Union Buildings) hasta 31 por ciento, de acuerdo con estadísticas del Banco Mundial. Más de 16 millones de personas reciben actualmente subsidios del Estado.

A partir del primer gobierno democrático, con Mandela al frente, la economía doméstica ha crecido a un promedio anual de 3,3 por ciento, mientras que la riqueza nacional, en términos de producto interno bruto, ha repuntado hasta más de 3,5 billones de rands (unos 300 000 millones de dólares).

Unos 15 millones de personas tienen empleo en la Sudáfrica actual, el número más alto en la historia del país, hasta 2013 la mayor macroeconomía del continente. Solamente durante el año anterior se crearon más de 650 000 posiciones laborales.

Tras las elecciones nacionales del pasado miércoles 7, tres nuevos y minoritarios partidos políticos tendrán por vez primera al menos un diputado en el Parlamento: Combatientes por la Libertad Económica, National Freedom Party y African Independent Congress.

La otra sorpresa de la jornada fue que Democratic Alliance, DA, derrotó en popularidad al tradicionalista Inkatha Freedom Party en su bastión central de KwaZulu-Natal, una pésima noticia para la organización dirigida por Gatsha Mangosuthu Buthelezi desde 1975.

Sudáfrica es una República Parlamentaria y, por ende, en este país no hay elecciones presidenciales. En días próximos los diputados que sumen mayoría en el Parlamento y en el Consejo de las Provincias (cámara baja) designarán al jefe de Estado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.