Francisco Flores: el «soplo de aire fresco» en las listas de la Interpol

El ex presidente salvadoreño encabeza las listas de la Policía Internacional; anda prófugo de la Justicia de El Salvador por robarse fondos públicos durante su mandato

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Como un «soplo de aire fresco para América Latina» lo calificó su amigo, el ex mandatario norteamericano W. Bush. Ahora, el ex presidente salvadoreño Francisco Guillermo Flores Pérez encabeza con «difusión roja» —uno de los más buscados del mundo— las listas de la Policía Internacional (Interpol). Anda prófugo de la Justicia de El Salvador por robarse fondos públicos durante su mandato.

Desde el pasado 30 de abril está siendo acusado por el Juzgado Primero de Paz de San Salvador por peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia. Según confirmó la magistratura, el entrañable amigo de Bush; del ex presidente de España, José María Aznar, y protector del terrorista Luis Posada Carriles, desfalcó a la nación por unos 100 millones de dólares en donaciones y préstamos de Taiwán, los cuales nunca fueron declarados al erario público en su Gobierno entre 1999 y 2004.

Según la comisión especial de la Asamblea Legislativa que investigó el caso, Flores habría cometido además, delitos como cohecho impropio, negociaciones ilícitas, actos arbitrarios, lavado de dinero y activos y falso testimonio.

Otro de los «valores» que «enriquecen» la hoja de vida del prófugo está el haber aplicado el modelo económico neoliberal durante su mandato, llevar al país a la dolarización y apoyar la invasión y ocupación de Iraq, con el envío de tropas salvadoreñas a la agresión.

Según se dice, Flores está ahora en Panamá, hospedado en una casa de la ex presidenta Mireya Moscoso y podría solicitar asilo político en esa nación.

Flores y la Moscoso, mostraron la calaña que los une desde la X Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá, en noviembre de 2000, donde el primero, entre otros «méritos», protagonizó un agrio intercambio de palabras con el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en el que, por supuesto, salió muy mal parado. La Moscoso, por su parte, alcanzó su «notoriedad» cuando liberó al grupo de terroristas que, encabezados por Posada Carriles, intentaron llevar a cabo un nuevo plan magnicida contra el Comandante en Jefe, precisamente, en aquella cita.

También se habla de que se encuentra en una zona turística de República Dominicana, pero hasta el momento no se da con él. Lo cierto es que ahora soplan aires nada frescos a su alrededor.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.