Acuerdo del Gobierno colombiano y FARC-EP sobre tema de drogas ilícitas

Anuncia la guerrilla alto al fuego unilateral con vistas a elecciones presidenciales

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

El Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) anunciaron este viernes un acuerdo sobre el punto de drogas y narcotráfico, el tercer asunto debatido en la mesa de diálogo de La Habana, dando así un nuevo paso hacia la construcción de la paz definitiva y verdadera en la nación sudamericana.

Tras más de cinco meses de discusión de este punto, las partes informaron, a través de un comunicado conjunto leído a la prensa por los representantes de los países garantes del proceso, Cuba y Noruega, que el pacto busca liberar a Colombia del narcotráfico, flagelo al que calificaron como un combustible que ha alimentado el conflicto armado por más de medio siglo.

Según sostiene el documento, las partes apuntaron que para construir soluciones sostenibles, garantizar los derechos de los ciudadanos y el no resurgimiento del problema, se deberán emprender políticas con un enfoque territorial basado en la participación ciudadana, enfocado en los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico, que son los cultivadores y los consumidores.

Entre otros puntos concordantes está la necesidad de implementar programas de sustitución de cultivos ilícitos, de prevención del consumo de drogas y el combate a la producción y comercialización; así como la supervisión de activos vinculados al narco y el control de los insumos y precursores químicos usados.

Para todo ello el Gobierno creará y pondrá en marcha un Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, con el fin de generar condiciones para el bienestar de las poblaciones que sean afectadas por las transformaciones.

En el acuerdo, las partes coincidieron en fortalecer la erradicación manual por encima de la química y se estableció que se dejará a las comunidades decidir voluntariamente erradicar sus cultivos ilícitos.

Como un hito importante para el proceso de paz consideró Humberto de la Calle, representante del Gobierno en las pláticas, el acuerdo. «Tanto el Gobierno como las FARC-EP reconocemos que el fenómeno del narcotráfico ha alimentado el conflicto que se vive en Colombia. Ambas partes manifiestan su firme compromiso con la solución al problema de las drogas», agregó De La Calle.

El jefe negociador de la insurgencia, Iván Márquez, precisó que fuera del convenio han quedado asuntos pendientes como la suspensión de las aspersiones aéreas con agentes químicos.

El nuevo acuerdo sobre drogas ilícitas se conoce en la misma jornada en que las guerrillas de las FARC-EP y el ELN anunciaran un cese al fuego conjunto y unilateral con vistas a las elecciones presidenciales del 25 de mayo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.