El eco de Aló Presidente

Las conversaciones de Chávez con el pueblo por este medio removieron la sociedad, demostraron la importancia de hacer política desde abajo e impulsaron la conciencia política de millones de venezolanos

Autor:

Osviel Castro Medel

CARACAS.— «Es la necesidad imperiosa de que el Presidente de  Venezuela, como uno más de los ciudadanos de Venezuela, esté en contacto con la mayor parte de los venezolanos».

Así, con esta frase bien sencilla explicó Hugo Chávez, el 23 de mayo de 1999, el nacimiento de un fenómeno que marcó la comunicación más allá de la tierra de Bolívar: Aló Presidente.

El programa, que empezó por Radio Nacional de Venezuela, aquel día a las 9:00 de la mañana, «terminó siendo el programa más visto de la Televisión venezolana», como explicó ayer el veterano periodista Earle Herrera, justo en el aniversario 15 del prodigioso suceso.

Desde la primera emisión hasta la última (el 29 de enero de 2012), se transmitieron, en 378 ediciones del programa, 1 656 horas con 44 minutos y se atendieron en directo 996 llamadas de ciudadanos, según los sitios digitales Radio YVKE Mundial y el de Venezolana de Televisión (VTV).

Además, fueron recibidas más de 25 000 cartas, a muchas de las cuales el mandatario respondió en vivo.

El propio Herrera, diputado a la Asamblea Nacional, dijo en entrevista concedida a la Agencia Venezolana de Noticias, al referirse al programa, que «Chávez era la persona que podía en uno o dos minutos dar todo un mensaje que impactara a la sociedad» y que la gente se reunía en familia para escuchar al Presidente los domingos, algo que se convirtió en ritual.

El alcance social también fue estupendo en otros sentidos. Muchos ciudadanos obtuvieron turnos operatorios, viviendas dignas, acceso a programas sociales; o concretaron viejos reclamos —obstaculizados antes por la burocracia— gracias a la gestión del peculiar moderador de Aló Presidente.

El espacio no solo se originó desde Miraflores, también en más de 255 locaciones del país; incluso, en el extranjero, con ediciones en Guatemala, República Dominicana, Brasil, Argentina, Bolivia y Cuba. El más largo sobrepasó las ocho horas (unos señalan que ocho horas y siete minutos, otros consideran que fueron más).

Entre las figuras que desfilaron por Aló…, acompañando a Chávez, sobresalieron el Comandante en Jefe, Fidel Castro (primer invitado internacional, el 29 de octubre de 2000), Evo Morales, Daniel Ortega, el reverendo Jesse Jackson, los actores —también estadounidenses— Danny Glover y Sean Penn,  el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal y el futbolista argentino Diego Armando Maradona, entre otros.

Las horas de cada programa siempre estaban llenas de pimienta. En marzo de 2006 tildó a Bush de hijo de «asno» y «asesino» (...) «De  lo peor que ha habido en este planeta (...) Míster Danger», dijo desde el estado de Apure.

Earle Herrera, varias veces Premio Nacional de Periodismo, sentenció que «estamos hablando de un fenómeno comunicacional que todavía falta por estudiarlo, digamos, con carácter científico; de lo que eso significó en la historia de Venezuela y en la historia de la comunicación de América Latina», y añadió que a partir de Aló… varios presidentes comenzaron a implementar sus propios programas de radio o televisión.

Él y otros coinciden en que las conversaciones de Chávez con el pueblo por este medio removieron la sociedad, demostraron la importancia de hacer política desde abajo e impulsaron la conciencia política de millones de venezolanos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.