La JCE llegó para quedarse

El Secretario General de la Juventud Comunista ecuatoriana conversa con JR sobre la historia y los logros actuales de la organización que hoy dirige

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Fundada en 1929, precisamente tres años después de la constitución del Partido Comunista, la Juventud Comunista de Ecuador (JCE) mantiene los estándares de lucha que enarboló en su creación, pero hoy tiene como premisa fundamental el apoyo a la Revolución Ciudadana y a su principal impulsor, el presidente Rafael Correa.

De esta manera define la principal línea actual de trabajo de la JCE su secretario general, Jaime León, en conversación con Juventud Rebelde, y explica que la organización mantiene independencia orgánica, aplicando sus propios métodos, pero guiada por el programa y la línea política del Partido.

Haciendo un poco de historia sobre el transitar político de la JCE, el joven ecuatoriano añade que esta surge como una necesidad del partido de organizar los sectores juveniles, estudiantiles y de trabajadores y «llegó para quedarse».

Desde el seno de la JCE se estructuraron las más importantes organizaciones de masas que han aportado a la historia del país.

«Hablamos de la fundación de dos de las más grandes organizaciones de secundarios y universitarios, la Federación de Estudiantes Universitarios de Ecuador (FEUE) y la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), ambas con banderas de lucha muy bien definidas desde su establecimiento: el acceso libre de los estudiantes secundarios a las universidades y la gratuidad de la educación superior para todos», detalla León.

Pero esa batalla hoy está ganada. Después de haber vivido tantos gobiernos neoliberales que no titubeaban a la hora de recortar capital para cualquier estrategia —cortes en los que el sector que primero sufría era el de la educación— la niñez y la juventud ecuatorianas cuentan ahora con una educación laica y gratuita para todos.

«La Revolución Ciudadana, liderada por el presidente Rafael Correa, dejó claro, a través de la nueva Constitución y por primera vez en la historia ecuatoriana, la educación totalmente gratuita y de calidad desde los niveles básicos hasta la Universidad», enfatizó.

De esa historia y sus grandes procesos de lucha, la JCE ha sido parte activa. Jaime recordó cómo el 29 de mayo de 1969, la JCE junto a otras organizaciones juveniles estuvo inmersa en la toma de una casona universitaria por el libre acceso de los estudiantes, acción en la que fueron asesinados varios estudiantes y otros encarcelados.  «Actuales dirigentes e integrantes del Partido Comunista, son sobrevivientes de aquella masacre», comenta.

También estuvo la JCE junto al pueblo durante toda «la larga y triste noche neoliberal», como llamara el presidente Correa a la década y media en la que la oligarquía aplicaba en nuestro país sus «recetas neoliberales». Durante todo ese proceso la juventud comunista, unida a los estudiantes, trabajadores y el pueblo en general, se mantuvo en las calles, logrando así sacar del poder a cinco presidentes oligarcas.

Con la llegada a la presidencia de Rafael Correa, la JCE ha acompañado su gestión desde los inicios; y en las dos campañas electorales a las que se ha sometido el mandatario, tanto el Partido como la Juventud Comunistas han jugado un activo papel.

«Desde nuestras dificultades económicas, los militantes hemos trabajado incansablemente y con nuestros propios recursos, sin pedir nada a cambio, ni siquiera alguna cuota de poder. Tal es así, que nuestro Partido no tiene representación parlamentaria ni en cargos públicos».

No obstante, dice León, contribuyen en la medida de sus posibilidades con criterios de carácter político, ideológico y legislativo para que se profundice el proceso.

«Nuestro único interés es que la Revolución Ciudadana progrese y se radicalice. Somos parte de esa gran avalancha de pueblo que siempre ha apoyado al presidente Correa».

Pero a lo interno, la JCE ha sufrido sus descalabros en los últimos tiempos provocados por ciertos poderes poco leales a sus preceptos dentro del propio seno comunista.

Dentro de esos poderes, agrega, se ha orquestado la división del Partido, enfocada directamente hacia integrantes más débiles políticamente. Lograron una especie de golpe interno que ocasionó una fracción dentro de nuestras organizaciones y que, «gracias a nuestra madurez política, logramos superar rápidamente».

En julio de 2013 se reorganizó la dirección del Partido y de la Juventud Comunista y hoy tenemos, como principal tarea, aunar a toda la juventud comunista del país, aseveró Jaime León.

Se explica la reelección

Cuando en mayo pasado, el presidente Correa anunció que apoyaba la reelección indefinida de todos los cargos de elección popular, incluido el suyo propio para, según dijo, «seguir ajustando nuestras instituciones a la realidad y no dar paso al retorno del dominio de las élites», la polémica se echó a rodar en Ecuador.

Aunque para ello se necesita reformar la Constitución y aún está por determinar si se realizará vía enmienda o a través de una consulta popular, sectores que lo apoyan aplauden la decisión, mientras otros pretenden desacreditar la figura de Correa, líder de la concertación política Alianza País.

En ese debate político es clave e imprescindible el trabajo del Partido y la Juventud Comunista, aseguró León.

«La Revolución Ciudadana es un proceso en formación con una larga tarea por delante, aunque ha avanzado en los campos más importantes, sobre todo en la parte social, de la soberanía, la estabilidad económica y jurídica», comenta. No obstante considera que «le falta más, específicamente en el tema de la reforma agraria, la parte productiva».

«Son estos profundos cambios positivos razones suficientes para seguir apuntalando y profundizando este proceso», no duda en responder el líder juvenil.

«Estamos seguros y tenemos la certeza de que es el presidente Rafael Correa, el motor impulsor de todo este engranaje y el ideal para optar por un nuevo mandato en 2017».

Pero hay sectores muy cercanos a él que no ven en la reelección una opción, una oportunidad para cambiar el país y abogan entonces por una alternancia en el poder, apunta.

«Son sectores opuestos a la reelección que tienen sus propios intereses y sus propias agendas de carácter económico, de negocios, y no les conviene que esto continúe», denuncia el Secretario general de la JCE.

La posibilidad de mantenerse al frente del Gobierno no es una decisión del propio Correa, explica, sino del Partido Socialista —otra de las fuerzas dentro de Alianza País— apoyado por nuestro PCE, que vimos en ello la certeza del avance pleno de la Revolución Ciudadana.

Para afianzar este proceso, ninguna otra  persona tiene la capacidad de liderazgo y de influencia sobre los sectores populares como los tiene Rafael Correa. «La reelección es más que la necesidad de los partidos políticos, es la necesidad del pueblo. Quien va a definir su continuidad no somos nosotros, sino será el pueblo ecuatoriano en las urnas. De eso sí estamos seguros».

De la UJC a la JCE

Iniciadas hace décadas, las excelentes relaciones entre la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba y la Juventud Comunista Ecuatoriana se vieron afianzadas durante la organización del XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebró en Ecuador en diciembre de 2013.

La JCE y el PCE se sienten honrados por la invitación que le cursara el Comité Central del Partido Comunista de Cuba para visitar ahora la Isla y fomentar los nexos entre las cuatro organizaciones.

Según detalla Jaime, además de constatar el excelente estado de las relaciones durante importantes reuniones, fundamentalmente cuando fueron recibidos por Yuniasky Crespo, primera secretaria  de la UJC, de esta visita «nos llevamos propuestas y acuerdos para ser elaborados y estructurados de conjunto».

De Cuba también se llevan, asegura, el excelente calor humano de su pueblo.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.