En Ucrania, la solidaridad va «contra el tránsito»

La Unión Europea, la OTAN, y hasta la ONU, que han conspirado o «dejado hacer» contra el pueblo ucraniano, disparan sus alarmas por la entrada de un convoy de ayuda humanitaria ruso

Autor:

Juventud Rebelde

NACIONES UNIDAS, agosto 22.—Una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, este viernes, para discutir la entrada del convoy ruso a territorio ucraniano, resume la confrontación en torno al hecho, que ha colocado de un lado a Moscú, y del otro a Kiev, la Unión Europea (UE) y la OTAN.

Pedido por Lituania, el debate a puertas cerradas abordaría la entrada de la caravana humanitaria rusa, calificada por Ucrania como «invasión».

Un despacho de ANSA da a conocer que la alta representante para política exterior de la UE, Catherine Ashton, deploró la decisión de Moscú y consideró que el envío del convoy ruso a Lugansk es «una clara violación de la frontera ucraniana» por parte de Rusia, a la que invitó «a volver sobre sus pasos».

En tanto, desde Bruselas la agencia china Xinhua dio a conocer que el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, condenó la entrada del grupo de camiones. Rasmussen describió el acto como una «violación a los compromisos internacionales de Rusia» y agregó que «la indiferencia hacia los principios humanitarios internacionales plantea nuevas interrogantes» sobre el propósito del convoy de ayuda ruso.

Antes, el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania, Valentyn Nalyvaychenko, había acusado a Moscú de cometer una «invasión directa» y considerado, ante reporteros, que «esos camiones serán usados para transportar equipo y armas a los insurgentes».

Tales sugerencias, muy a tono con elucubraciones de Occidente de que la ayuda constituía un «caballo de Troya» de Moscú en Ucrania, ha tenido rápida respuesta rusa. El embajador en la ONU, Vitaky Churkin, desafió a la OTAN a demostrar que los camiones rusos llevaban «refuerzos militares».

«Den las pruebas. Sólo entonces confirmaremos o desmentiremos», enfatizó Churkin, quien afirmó, según ANSA, que el convoy con las ayudas rusas llegó a Lugansk.

Desde Moscú, el presidente Vladimir Putin comentó el viernes a la canciller alemana, Angela Merkel, que atrasar más el convoy humanitario ruso habría sido «inaceptable», según comunicado del Kremlin reseñado por AFP.

Ante las demoras de Kiev, Moscú decidió que sus transportes de carga cruzaran la frontera ucraniana, explicó el líder ruso a Merkel, quien el sábado llegará a la capital ucraniana. Putin expresó también su «seria preocupación» por la «escalada del uso de la fuerza» por parte de Kiev en el este del país.

En la capital rusa el Ministerio del Exterior de ese país señaló en un comunicado que Rusia estaba lista para la participación de trabajadores del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acompañando el convoy y en su proceso de distribución. Sin embargo, el CICR dijo posteriormente en su cuenta de Twitter que sus representantes no escoltaban la caravana debido a la volátil situación de seguridad en el área.

El convoy, formado por 280 camiones Kamaz, había partido el 12 de agosto de la provincia de Moscú rumbo a Ucrania con un cargamento que incluye 400 toneladas de granos, 100 toneladas de azúcar, 54 toneladas de fármacos e instrumental médico, 12 000 sacos de dormir y 69 generadores eléctricos.

La cancillería rusa ha acusado a Kiev de hacer todo lo posible para impedir la llegada de la ayuda humanitaria, inventando un sinfín de pretextos y barreras burocráticas que dilatan el alivio a una población seriamente afectada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.