Pese a la tragedia humana, Ucrania quiere la OTAN

Arseny Yatsenyuk, primer ministro ucraniano, declaró que su Gobierno envió al Parlamento un proyecto en el que se pide la cancelación del estatus de No Alineado del país, para permitirle integrarse a alianzas militares y «convertirse en miembro de la OTAN»

Autor:

Juventud Rebelde

GINEBRA, agosto 29.—La operación militar lanzada por Kiev en el este ucraniano, que deja un promedio diario de 36 civiles muertos, contradice las normas internacionales y los criterios del Derecho Humanitario, señala un informe de la Misión de Monitoreo de la ONU para los Derechos Humanos en Ucrania, presentado este viernes.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos publicó el quinto informe de la Misión en Ucrania, referida esta vez al período entre el 16 de julio y el 17 de agosto de 2014.

Los autores indican que los «bombardeos intencionados de la población civil» lanzados por ambas partes del conflicto ucraniano «son una violación del Derecho Internacional», reseña la agencia Novosti.

El informe señala que el Gobierno ucraniano abrió corredores humanitarios para evacuar a los civiles de la zona del conflicto, pero como tales corredores pasan por zonas de combate, las pérdidas humanas son inevitables.

Precisa también que la operación militar lanzada por Kiev «va en contra de las normas humanitarias internacionales» y cita ocho casos de detención ilegítima de periodistas. Aún se desconoce el destino del corresponsal de Rossiya Segodnya, Andréi Stenin, desaparecido el 5 de agosto.

Prensa Latina informa desde Nueva York que la alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, advirtió que los ataques deliberados a civiles son una violación de las leyes humanitarias y que aquellos involucrados en las hostilidades deben cumplir con los principios de distinción, proporcionalidad y precaución.

El conflicto ha causado, según el último balance de la ONU, 2 593 muertos y unos 6 000 heridos entre mediados de abril, momento en que Kiev lanzó su operación contra las milicias, y el 27 de agosto.

El conflicto no parece acercarse a una solución; por el contrario, Ucrania da pasos para abandonar su estatus de No Alineado, lo que multiplicaría las tensiones internas y, sobre todo, los roces con Rusia.

Arseny Yatsenyuk, primer ministro ucraniano, declaró que su Gobierno envió al Parlamento un proyecto en el que se pide la cancelación del estatus de No Alineado del país, para permitirle integrarse a alianzas militares y «convertirse en miembro de la OTAN».

Xinhua reporta desde Kiev que Yatsenyuk exhortó al Parlamento a consultar la iniciativa «sin tardanza». Esa aspiración conecta con la creación, por parte de la OTAN, de fondos para modernizar el Ejército ucraniano, anunciada por el secretario general de la organización bélica, Anders Fogh Rasmussen.

Logística, estructuras de mando y de control, así como la ciberdefensa de Ucrania y el pago de pensiones a los militares de Kiev, son parte del destino de los fondos, según el diario The Guardian.

Rasmussen recordó —apunta Novosti— que la alianza «ya había tomado la decisión en el año 2008 sobre la incorporación de Ucrania a la Alianza».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.