Conductores paraguayos se crucifican para protestar por el despido injusto

Tres conductores de autobús se han clavado a cruces en el suelo frente a una dependencia del Ministerio de Transporte en Paraguay para reclamar su vuelta al trabajo tras la suspensión de las rutas que realizaban

Autor:

Juventud Rebelde

Asunción, septiembre 10.— Tres conductores de autobús se han clavado a cruces en el suelo frente a una dependencia del Ministerio de transporte en Paraguay y uno de ellos, además, se cosió la boca con alambre para reclamar su vuelta al trabajo tras la suspensión de las rutas que realizaban, reportó EFE.

Los manifestantes, se ubicaron bajo una carpa frente a la sede del Dirección Nacional de Transporte de Paraguay (Dinatran) en San Lorenzo, un municipio del área metropolitana de Asunción y aseguran que fueron despedidos injustamente y sin previo aviso, y pretenden que el Gobierno le reasigne sus rutas a otra empresa porque las empresas para las que trabajaban no les quieren dar más trabajo, apuntó BBC.

«Estoy aguantando, pero me duele mucho», dijo a EFE Elvio Cristaldo, de 39 años, quien lleva nueve días crucificado.

Hace dos días se le unieron sus compañeros Eligio Martínez y Clemente Lovera, quien además se cosió los labios e ingiere alimentos líquidos con un absorbente.

El miércoles les rodeaban decenas de compañeros en huelga, quienes dicen llevar un año y medio protestando contra las dos empresas para las que trabajan, Alto Paraná y Pycasu, que cuentan con la misma administración.

Darío González actúa como enfermero de los tres chóferes crucificados, pese a que reconoce que no tiene conocimientos médicos.

González relató que los conductores realizaban recorridos entre grandes ciudades de Paraguay, como Asunción, Ciudad del Este, Encarnación y Concepción, pero las empresas les pagaban por cada trayecto que realizaban, sin afiliarles al Instituto de Previsión Social (IPS).

Por un recorrido de ida y vuelta de Asunción a Salto de Guairá, de más de 800 kilómetros en total, que se cubre en dos días, ganaban 100.000 guaraníes (unos 24 dólares), explicó González.

No obstante, las empresas redujeron progresivamente los trayectos que les asignaban, al tiempo que se deterioraban los vehículos.

Los chóferes reclaman al Dinatran que cancele los horarios de transporte de esas compañías y se los asigne a una empresa nueva con la que puedan trabajar.

Cristaldo se queja de que en los 14 años que trabajó para esas firmas, no contribuyeron ni un día por él al IPS.

«Reclamamos que se cumpla la ley laboral», aseveró Cristaldo, padre de tres hijos, quien dijo que su familia apoya su medida de protesta «porque falta todo en casa».

El chofer dijo que los bomberos le han dado calmantes y fármacos para aguantar el dolor en los nueve días que lleva clavado.

El año pasado otros diez conductores de autobús que trabajaban para la empresa Vanguardia permanecieron 63 días crucificados en protesta por el despido de diez compañeros cuando intentaban crear un sindicato. La protesta terminó cuando la compañía aceptó la reincorporación de nueve de ellos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.