Asesino de Oslo no verá a su padre si no se convierte a sus ideas

El fundamentalista cristiano y ultraderechista Anders Behring Breivik, autor de una doble masacre en 2011 que costó la vida a 77 personas, se lo hizo saber en una carta cuando su progenitor trató de visitarlo en prisión

Autor:

Juventud Rebelde

OSLO, septiembre 18.— El fundamentalista cristiano y ultraderechista Anders Behring Breivik, autor de la masacre que provocó 77 muertes en Noruega en julio de 2011, no quiere ver a su padre a menos que éste se convierta a sus ideas, reveló hoy su progenitor.

Así lo hizo constar en una carta que ha sido incluida en el libro ¿Mi culpa? Historia de un padre, escrito por Jens Breivik y presentado en Oslo, indica EFE.

«La carta me asustó y me sigue asustando. Se vuelve más y más radical, y probablemente más peligroso también», afirmó su padre, quien quiso ver a su hijo mientras escribía el libro.

Jens Breivik, un diplomático ahora jubilado, se divorció de su esposa, Wenche Behring Breivik, cuando Anders tenía un año.

Intentó hacerse con la custodia del hijo tres años después, al recibir una carta de los servicios sociales noruegos, preocupados por la situación en el hogar materno, pero perdió el caso.

Hasta que Anders cumplió 16 años padre e hijo se vieron varias veces, sobre todo en Francia, donde residía el progenitor, pero desde entonces no han vuelto a tener contacto.

«Muchos niños crecen con sólo un progenitor sin que se conviertan en terroristas por ello. Que haya crecido con una relación un poco mala hacia mí no lo explica», dijo en la presentación del libro.

Jens Breivik se mostró convencido de que si él hubiera obtenido la custodia, Anders se habría convertido en otra persona y habría sido influido «positivamente» por la figura del padre, quien se considera de alguna manera «víctima» de los atentados perpetrados por su hijo.

«Tengo que seguir viviendo aunque sea el padre de un asesino de masas. Nunca podré olvidar lo ocurrido, es un peso que tengo conmigo todo el tiempo», afirmó.

Otra editorial noruega publicó el año pasado una autobiografía de la madre de Breivik, fallecida meses antes.

Breivik hizo estallar una bomba en el complejo gubernamental de Oslo el 22 de julio de 2011 y causó la muerte a ocho personas.

Justo después se trasladó en coche a la isla de Utoya, al oeste, donde perpetró una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas, en la que murieron otras 69 personas.

Tenía previsto también atacar el Palacio Real de Oslo y la sede del partido socialdemócrata, del primer ministro Jens Stoltenberg.

El extremista noruego fue condenado a la pena máxima de 21 años de prisión, aunque prorrogables de forma indefinida.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.