Temas cruciales sobre la mesa de ONU

Ban Ki-moon llamó en la 69 Asamblea General a la solidaridad y el liderazgo internacionales para apoyar a los países afectados con la epidemia de ébola; solicitud que también hizo el Papa Francisco desde el Vaticano

Autor:

Juventud Rebelde

NACIONES UNIDAS, septiembre 24.— El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, abrió este miércoles los debates de la 69 Asamblea General con un llamamiento a los líderes de todo el planeta a que devuelvan la esperanza a un mundo golpeado por la guerra y la violencia.

«Podría parecer que el mundo se está viniendo abajo», dijo en un sombrío discurso en el que repasó las grandes crisis que se repiten en todo el orbe, como el alto número de refugiados, demandantes de asilo y necesidades humanitarias a causa de los conflictos en países como Siria, Iraq, Ucrania y varias naciones africanas.

«Ha sido un año terrible para los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas», señaló y refirió varias fuentes de preocupación: «Desde bombas de racimo a decapitaciones, desde hambrunas provocadas a asaltos de hospitales, refugios de la ONU y convoyes humanitarios. Los derechos humanos y el Estado de derecho están bajo ataque», apuntó la información de EFE.

Ban Ki-moon reconoció que «los fantasmas de la guerra fría han vuelto», divulgó DPA.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff —como es la tradición—, fue la primera oradora del segmento de alto nivel de la Asamblea que, durante seis días, contará con la toma de posición ante los más diversos temas internacionales de interés común, por los 193 Estados miembros, los dos Estados observadores (el Vaticano y Palestina) y la delegación de la Unión Europea.

En los temas estará la Elaboración e Implementación de una Agenda de Desarrollo Transformadora posterior a 2015, así como las crisis urgentes desatadas por los actuales conflictos en Siria, Iraq, Ucrania y Sudán del Sur, entre otros, y la epidemia del ébola, reportó Xinhua.

ANSA describió que en una sala nueva, limpia de décadas de incrustación de humo y de amianto y reequipada, los 140 jefes de Estado y de Gobierno llegados a Nueva York ocuparon su lugar en «la gran aula que es la casa de todos los pueblos», al decir de Ban Ki-moon,  palacio diseñado por Le Corbusier y Oscar Niemeyer, ahora restaurado y a prueba de bombas.

El diplomático ugandés Sam Kutesa, presidente de esta 69 Asamblea General, apeló a los líderes mundiales para que aprovechen esta oportunidad «histórica y sin precedentes» para mejorar la vida de todas las personas y ubicarlas en el camino hacia el logro de un desarrollo sostenible.

La presidenta Rousseff consideró que «es imperioso poner fin al descompás entre la creciente importancia de los países en desarrollo y su insuficiente participación en los procesos decisorios de instituciones como el FMI y el Banco Mundial» y defendió con vehemencia la concreción en 2015 de una reforma del Consejo de Seguridad, al que criticó su ineficiencia para evitar acciones militares que no logran solución para los problemas del mundo.

«El uso de la fuerza es incapaz de eliminar las causas profundas de los conflictos. Esto está en claro por la persistencia de la cuestión palestina, por la masacre sistemática del pueblo sirio, por la práctica de desestructuración nacional de Iraq, por la grave inseguridad en Libia, por los conflictos en Israel y por embates en Ucrania», la citó DPA.

Similar pronunciamiento hizo el presidente venezolano, Nicolás Maduro, uno de los últimos líderes en hablar en la jornada de apertura, quien señaló: «Estamos de acuerdo en combatir el terrorismo», pero criticó la estrategia militar  adoptada por Estados Unidos para enfrentar al Estado Islámico  en Iraq y Siria.

«Solamente una alianza que respete la soberanía de estas naciones, el concurso de sus Gobiernos, de sus pueblos, de sus fuerzas armadas, derrotará de  verdad al terrorismo islámico y a todas las fuerzas terroristas que han surgido como un Frankenstein, como un monstruo amamantado por el propio Occidente», citó AFP a Maduro, para quien la «más grande amenaza» es la epidemia del ébola, pero las potencias están más ocupadas en «bombardear a los pueblos de Iraq y de Siria».

También aseguró que la ONU requiere una «transformación profunda» y una «refundación democrática» para «adaptarse a un mundo multipolar, con países y regiones emergentes, voz propia, aspiraciones de ser respetados».

Entre los presidentes latinoamericanos que hicieron uso de la palabra este miércoles, el de Bolivia, Evo Morales, pidió «transformar profundamente las estructuras excluyentes» de entidades como el FMI y el Banco Mundial, como parte de un proceso mayor de «transformación de la arquitectura financiera mundial» para poner fin al «colonialismo financiero».

De acuerdo con el mandatario boliviano, tales organismos «no pueden estar gobernados solo por los países desarrollados, que a través de hábiles estrategias financieras chantajean y oprimen a los países en desarrollo y en particular a los más pobres», dijo AFP.

Necesitamos más palomas de la Paz para construir un mundo más seguro, necesitamos más respeto internacional y menos injerencia, reclamó a su vez  la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien alertó que el mundo está «viviendo una tercera guerra; son guerras focales en donde las únicas víctimas terminan siendo poblaciones civiles».

Tras señalar que «esta mañana un presidente» habló de abrir un nuevo frente bélico —en alusión a lo expresado por el estadounidense Barack Obama para impulsar los ataques contra Siria e Iraq—, la Jefa de Estado argentina aseguró: «no podemos seguir utilizando a la política internacional, a la geopolítica, como instrumentos para lanzar guerras», a lo que agregó la pregunta: «¿Quiénes formaron y armaron a los talibanes, Al-Qaeda y ahora al Estado Islámico?», señaló PL.

La Presidenta argentina, además, llamó «terroristas económicos» a los fondos buitre que acosan a su país, apuntó EFE.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo Notimex, dio a conocer que su Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) decidieron hacer público los acuerdos parciales en tres puntos de la agenda de los diálogos de paz, iniciados en noviembre de 2012 «para que los colombianos y el mundo entero vean exactamente lo que se ha venido negociando».

También fueron oradores la chilena Michelle Bachelet, quien aseguró que la desigualdad es una de las mayores amenazas para el desarrollo de los países y para la seguridad internacional, y el mexicano Enrique Peña Nieto, quien anunció el regreso de su país a las llamadas misiones de mantenimiento de paz de la ONU, reportaron Notimex y AFP.

Entre los mandatarios de otras regiones, también intervinieron en este primer día del segmento de alto nivel, el presidente francés Francois Hollande, el de Turquía Recep Tayyip Erdogan, y Abdel Fattah El Sisi, de Egipto.

ONU y el Papa sobre el ébola

Ban Ki-moon llamó a la solidaridad y el liderazgo internacionales para apoyar a Guinea, Liberia y Sierra Leona en el combate a la epidemia de ébola, una solicitud que también hizo el Papa Francisco desde el Vaticano.

Esas armas pueden ayudar a ponerle fin al brote y a reencausar a esos países de África Occidental por el camino hacia un mejor futuro, afirmó Ban ante la plenaria de ONU.

Necesitamos aumentar en 20 veces los recursos para atender a los enfermos y garantizar el transporte y el equipamiento, con el tema de los alimentos como otra preocupación, ante los altos precios y las limitaciones de las entidades encargadas de suministrarlos, explicó para ilustrar la importancia del respaldo. El Secretario General advirtió que, además de la batalla frontal contra el ébola, urge librar una campaña para superar «el virus del miedo y la desinformación».

Por su parte, tras la audiencia general en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco instó a las instituciones y jefes de Estado del mundo para que intensifiquen la ayuda enviada a los territorios afectados por la enfermedad en África Occidental, precisó Radio Vaticano.

De acuerdo con el citado medio, es la segunda ocasión en 24 horas en la que el Santo Padre se pronuncia acerca del ébola y de las naciones con brotes de ese virus, principalmente, Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria, señaló PL.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.