Mercenarios de Blackwater culpables por masacre de civiles en Iraq

El tribunal federal encontró culpables a cuatro guardias de seguridad de la empresa privada Blackwater por la muerte de más de 15 civiles iraquíes en Bagdad, en la masacre de la Plaza Nisour

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, octubre 22.— El tribunal federal de este distrito encontró culpables a cuatro guardias de seguridad de la empresa privada Blackwater por la muerte de más de 15 civiles iraquíes en Bagdad, en la masacre de la Plaza Nisour, el 16 de septiembre de 2007.

Nick Slatten, uno de los hombres fue hallado culpable de asesinato, mientras que los otros tres —Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard—, fueron condenados por homicidio culposo, reportaron DPA y Notimex.

Los mercenarios que protagonizaron un tiroteo en plena calle, fueron hallados culpables por un jurado de ocho mujeres y cuatro hombres que deliberó durante casi un mes antes de emitir su veredicto, y donde actúa como juez Royce C. Lamberth.

No obstante, el fallo es parcial y el jurado todavía tiene  que pronunciarse sobre otros 33 cargos, señaló AFP, que será anunciado más adelante.

Los cuatro, que formaban parte de un contingente de seguridad de 17 paramilitares asignados a la protección de personal del Departamento de Estado, fueron asimismo acusados de herir a 17 civiles adicionales, ninguno de los cuales resultó ser «rebelde».

Una pesquisa de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) encontró que los contratistas  dispararon de manera imprudente e injustificada y violaron las normas de uso de la fuerza, agregó Notimex.

Los paramilitares argumentaron durante el juicio que dispararon ante lo que creían era la amenaza de un coche-bomba y que las muertes de civiles fueron «bajas colaterales no intencionales».

La matanza exacerbó el sentimiento anti-estadounidense de los iraquíes y fue percibida como un ejemplo de la impunidad de que gozan las empresas de  seguridad contratadas por Estados Unidos en Iraq, explicó AFP.

«Personas que podían reírse, amar, fueron convertidas en meros cuerpos sangrientos, personas que no eran blancos legítimos, que no eran una amenaza»,  comentó acerca de las víctimas el fiscal Anthony Asuncion, durante el juicio.

Un quinto guardia de Blackwater involucrado en la matanza conocida como «El domingo sangriento de Bagdad», Jeremy Ridgeway, ya se había declarado culpable para obtener una condena menor al cooperar con los fiscales del caso testimoniando contra sus antiguos colegas, dijo la publicación The Intercept.

El periodista e investigador Jeremy Scahill subraya en The Intercept que la Blackwater fue fundada secretamente por Eric Prince —un seguidor de la supremacía cristiana de extrema derecha con profundos vínculos con la administración Bush—, para servir como una suerte de Guardia Pretoriana neoconservadora tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

A pesar de otros crímenes similares de Blackwater cometidos en Iraq y en Afganistán, solo han sido juzgados sus soldados, no así sus ejecutivos, y Prince tiene ahora una nueva compañía, la Frontier Services Group, que está enfocada en África. Así que permanece libre y rico, acotaba Scahill.

La empresa Blackwater Worldwide, que se convirtió en centro de una renovada polémica a raíz de ese incidente y su licencia para operar en Iraq fue revocada por Bagdad, cambió de nombre en 2009 por Xe Services y en 2011 por Academi. Al asumir la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama canceló en 2009 el contrato que el Gobierno mantenía con la firma.

Slatten, quien antes de abrir fuego contra los iraquíes habría dicho que buscaría «matar el mayor número posible de iraquíes en represalia por los atentados del 11 de septiembre», podría ser condenado a cadena perpetua, pero para ello los fiscales tendrían que convencer al jurado de que actuó de forma premeditada, apuntó AFP.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.