Suspensión temporal del proceso de paz colombiano

Juan Manuel Santos ratificó su decisión de suspender el viaje de los negociadores gubernamentales a Cuba, lo que significa una interrupción temporal de los diálogos de paz con las FARC-EP, tras la desaparición del general Rubén Darío Alzate y dos acompañantes

Autor:

Juventud Rebelde

BOGOTÁ, noviembre 17.— El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ratificó su decisión de suspender el viaje de los negociadores gubernamentales a Cuba, lo que significa una interrupción temporal de los diálogos de paz con las FARC-EP, tras la desaparición del general Rubén Darío Alzate y dos acompañantes en el departamento de Chocó, dijó PL.

En un mensaje al país, el mandatario advirtió en la noche del lunes que «mientras esta situación no se solucione, les he reiterado a los negociadores del Gobierno que no podrán viajar a La Habana para reanudar las conversaciones».

Para este martes las FARC-EP, que aún no se han pronunciado sobre los hechos, ofrecerán una declaración acerca de las acusaciones gubernamentales.

Santos confirmó el domingo la desaparición en el departamento noroccidental del Chocó del general Rubén Darío Alzate, junto a un soldado y una abogada y suspendió temporalmente la mesa de diálogo —que debía retomarse este martes  con el ciclo número 31—, hasta que se aclare la situación.

Según relata Telesur, se ha abierto una gran polémica sobre los motivos que llevaron al general Alzate a no seguir los protocolos en una zona con fuerte presencia paramilitar ya que se encontraba sin escolta. Según un testigo de los hechos, que —dijo— logró escapar, el trío fue apresado por grupos armados desconocidos, vestidos de civiles.

Santos acusa a la guerrilla como «responsables de este secuestro, totalmente inaceptable», indicó al anunciar que el equipo negociador del Gobierno no viajaría a Cuba.  No obstante, reconoció que Alzate violó todos los protocolos establecidos y habló de muchas circunstancias sin aclarar.

El mandatario colombiano informó que dio la orden a las Fuerzas Militares de que hagan las operaciones necesarias para rescatar a los desaparecidos.

Según EFE, encabezados por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, más de 500 hombres entre soldados, carabineros, policías e infantes de marina se han trasladado hasta el Chocó para liderar las acciones.

Las reacciones no se hicieron esperar y todas las fuerzas políticas se pronunciaron sobre la situación del proceso de paz, que esta semana cumple dos años, tiempo en el que se ha avanzado como nunca antes había ocurrido en los 50 años de conflicto armado.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe, un gran opositor al diálogo y a las decisiones de Santos. Uribe afirmó que «para el terrorismo los gestos de paz del Estado no son generosidad sino debilidad» frente a la guerrilla.

Uribe, quien el pasado domingo informó del suceso por Twitter antes de que fuera confirmado oficialmente, insistió en que «mientras el Gobierno, sus voceros políticos y periodísticos proponen ampliar el concepto de delito político para amparar la impunidad del secuestro, narcotráfico y otros crímenes, el terrorismo responde con el secuestro», dijo EFE.

En contraposición a las afirmaciones de esa esfera a la que se le vincula con el paramilitarismo y el boicot a la paz, Telesur también daba cuenta de que los integrantes del Frente Amplio por la Paz, Democracia y Justicia, reunidos en Bogotá, fueron enfáticos al afirmar que no se deben suspender los diálogos, lo que se debe suspender es la guerra.

A través de un comunicado, las cerca de 300 organizaciones campesinas, afrodescendientes e indígenas, agrupadas en esa organización, ofrecieron un  total respaldo a la paz y anunciaron para el miércoles una gran movilización nacional para exigir al Gobierno que no se levanten de la mesa y que acate un cese bilateral del fuego para que hechos de esta magnitud no se repitan.

La ex senadora Piedad Córdoba también pidió salvar el proceso con un alto el fuego bilateral y reflexionó sobre lo «fácil de pedir más guerra sentados cómodamente en la casa viendo las noticias. La Colombia campesina es la que sufre», afirmó.

Entre los políticos que se sumaron a esa iniciativa estuvieron el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro; el senador del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) y copresidente de la Comisión de Paz del Congreso, Iván Cepeda; y el movimiento Marcha Patriótica.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.